Migración divide nuevamente en la carrera a la Casa Blanca

Demócratas tienen matices sobre reforma, pero en los republicanos hay posiciones extremas
La multimillonaria carrera para las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos, que arranca con las primarias el 1° de febrero, vuelve a estar en parte marcada por un asunto jamás resuelto: la suerte de millones de inmigrantes en situación irregular.

La promesa de una amplia reforma de la legislación migratoria estadounidense ayudó de forma decisiva a pavimentar el camino a la reelección de Barack Obama en 2012, y como esa promesa no avanzó un milímetro más allá del papel el tema vuelve a tener en 2016 un impacto directo en la máquina política norteamericana.

A mediados de junio de 2015 la cuestión migratoria, como siempre, era una nube que flotaba en forma general sobre la entonces incipiente campaña electoral, como un eco del fracaso del Congreso en aprobar una reforma y la firma de decretos presidenciales de alivio migratorio en diciembre de 2014. De repente, con una frase explosiva al lanzar su candidatura presidencial, el excéntrico Donald Trump se encargó de poner la cuestión en el centro mismo de la campaña, cuando afirmó que la mayoría de los inmigrantes mexicanos estaba formada por "violadores", aunque tuvo el cuidado de añadir que "algunos, yo asumo, son buena gente".

La virulencia de Trump, detestada por la mayoría pero aplaudida por parte del campo conservador estadounidense, literalmente obligó de inmediato a todos los otros aspirantes a asumir una posición clara sobre la cuestión.

Marcar posición


Entre los tres aspirantes presidenciales Demócratas (Hillary Clinton, Bernie Sanders y Martin O'Malley) el apoyo a una amplia reforma migratoria que brinde una vía de regularización a los millones de inmigrantes en el país es unánime, aunque con leves matices. Más próxima a Obama, Clinton es más cuidadosa en la crítica a las recientes redadas migratorias, aunque Sanders y O'Malley se han mostrado hasta ahora más enfáticos en condenar esas medidas o pedir un Estatus Temporario de Refugio para los provenientes de América Central.

Pero en el campo Republicano el terreno es mucho más pantanoso, no sólo por la multitud de candidatos sino porque la mayoría parece haber olvidado la lección que el partido debió aprender después del fiasco de Mitt Romney ante Obama en las elecciones presidenciales de 2012. En esa elección, ante la promesa de Obama de impulsar una reforma migratoria Romney consideró oportuno oponerse frontalmente a la idea, y con ello promovió una fuga en masa del voto latino hacia el candidato demócrata, que terminó siendo reelegido. Inmediatamente después del polémico discurso de Trump en junio de 2015, una estratega de la campaña de Romney en 2012 escribió un furioso artículo en el diario Washington Post alertando al partido que no cometa el mismo error.

Lección por aprender


Y sin embargo, hasta el momento los debates entre aspirantes republicanos se tornaron una carrera para ver cuál de ellos era más virulento en la oposición a cualquier idea de reforma migratoria, temerosos de ser llamados "blandos" en el tema.

El aspirante ultraconservador Ted Cruz, por ejemplo, en el último debate dejó claro que su propuesta para la cuestión migratoria es aún más radical que la de Trump, quien se propone expulsar del país a 11 millones de personas en un plazo de dos años y construir un gigantesco muro en la frontera con México.

Trump, alegó Cruz, admite que un inmigrante expulsado pueda volver a ingresar a Estados Unidos legalmente, al tiempo que su propio programa transforma la deportación en un camino sin retorno posible.

Cruz y Trump trabaron en la última semana una verdadera guerra de anuncios de TV acusándose mutuamente de abrir la puerta a una "amnistía" a inmigrantes ilegales y de no ser suficientemente duro en el tema.

John Kasich y Marco Rubio, en tanto, ya se han mofado de la idea de Trump de una deportación en masa de millones de inmigrantes.

Rubio es un ejemplo de las presiones internas entre los republicanos: hijo de inmigrantes cubanos en Florida, había apoyado un proyecto de reforma de la legislación migratoria que llegó a ser aprobado en el Senado, pero ante las críticas por ser un 'blando' terminó por marcar respetuosa distancia de esa iniciativa.

Jeb Bush es el único entre los republicanos que defiende la búsqueda de un mecanismo que permita la regularización de los inmigrantes. La deportación en masa "es ignorar nuestro valores y además despedazará comunidades enteras", dijo. Para Bush "lo que debemos hacer es permitir que esas personas adquieran una situación legal".

Otro multimillonario estaría en carrera


Michael Bloomberg, el multimillonario exalcalde de Nueva York, dijo a sus asesores que esbocen planes para una campaña independiente para la presidencia de Estados Unidos, informó ayer el diario New York Times. Bloomberg dijo a amigos y socios que estaría dispuesto a gastar al menos US$ 1.000 millones de su propio dinero en una campaña para las elecciones del 2016, dijo el periódico, citando fuentes familiarizadas con el empresario. Bloomberg, de 73 años, se dio plazo hasta marzo para entrar en la carrera, tras pedir un sondeo en diciembre sobre cómo le iría ante el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton, los precandidatos favoritos de cada partido actualmente. Ningún candidato independiente ganó nunca una elección en EEUU. Pero Bloomberg, que tiene firmes lazos con Wall Street y opiniones liberales, ve una apertura para su candidatura si los republicanos nominan a Trump o al senador por Texas Ted Cruz y los demócratas eligen al senador de Vermont Bernie Sanders, dijo el diario. Bloomberg fue alcalde de Nueva York desde el 2002 al 2013. Cambió su afiliación partidaria de republicano a independiente en 2007


Claves


  • Republicanos. El conjunto de precandidatos del Partido Republicano, con una docena de aspirantes, es inusualmente grande. El hecho de que no lideren la manada candidatos respaldados por la clase dirigente, sino personas sin mayor trayectoria política como Donald Trump, alienta predicciones de que el partido podría sufrir divisiones.
  • Sorpresa. El éxito de Bernie Sanders ha sido toda una sorpresa, sobre todo porque el precandidato se autodefine como "socialista democrático" en un país donde el término "socialista" es evitado como la plaga por los políticos. Pero si bien su mensaje franco ha calado entre los demócratas jóvenes y liberales, su falta de experiencia en materia de política exterior puede restarle apoyo.
  • Trump. El polémico Trump ha realizado la hazaña de liderar las encuestas pese a haber proferido polémicos comentarios que hubieran hundido a otros candidatos. Hasta sus adversarios admiten que ha sabido usar las redes sociales para mantener sobre sí los focos.
  • Rechazo. Tanto republicanos como demócratas pueden terminar con candidatos presidenciales con altos porcentajes de rechazo. Según un reciente sondeo de NBC News/Wall Street Journal, casi la mitad de los votantes estadounidenses tienen una mala imagen de Hillary Clinton y 6 de cada 10 de Donald Trump.
  • Historia. Pese a la inesperada escalada de Sanders en las encuestas, Clinton sigue bien posicionada para convertirse en la primera mujer nominada por un partido como candidata presidencial. Y si gana en noviembre podría hacer historia como la primera presidenta del país, en cuyo caso su esposo, el exmandatario Bill Clinton, estrenaría el rol de "Primer Caballero".


Fuente: AFP, Reuters

Populares de la sección