Mimetizada con la naturleza

Adriana Guelfi, su orfebrería y el peso de la naturaleza en sus trabajos
Dolores de Arteaga - www.lacitadina.com.uy

Comprometida con lo todo lo que la rodea. Aguerrida en todo lo que emprende. No flaquea así nomás. Así es Adriana Guelfi. La vida le presentó la oportunidad de aunar dos pasiones: la joyería con su querida naturaleza. Una naturaleza que siempre sintió tan cercana, que siempre la sensibilizó tanto.

Durante tres años, cada 15 días, Adriana estuvo yendo a Buenos Aires a estudiar orfebrería. Ya terminando el curso, la idea de hacer una muestra propia rondaba en su cabeza, pero siempre la posponía. Su creatividad parecía trancada. Hasta que a principios de 2016 todo empezó a fluir: "¿Viste cuando te dicen que el Universo conspira? Yo creo que Dios está detrás de todo y para mí la energía también actúa, y que todo se dio para que yo retomara mi parte creativa. Creo que en la joyería descubrí un camino abierto, un medio en el cual expresar mi creatividad. Y lo que me desata más la creatividad es la naturaleza", comenta.

joyas3

¿Cómo fue tu primera relación con la joyería?
Hace muchos años fui durante tres años al taller de orfebrería de Gastón Zina, del que salí dominando toda la parte de técnica e iba una vez por semana; pero llegó un momento en que necesitaba profundizar más la parte creativa. Ahí empecé a averiguar en Buenos Aires e hice el curso. Una vez terminado supe que esto era lo que quería para mi vida.

¿Cómo fue tu primera colección, Naturaleza muerta, viva?
En esta colección de 200 piezas había aros, anillos, collares, dijes, y las dos cosas más distintas fueron los brazaletes anchos y los pasa-pañuelos. Para el verano quiero hacer tobilleras, pins, detalles. Lo que más trabajo es la plata 925, también el bronce con una pátina antigua, piezas con baño de oro. Me gusta el metal como es, tengo muy pocas piezas pulidas y brillantes; la mayoría son más bien opacas, mate. Mi meta es trabajar en oro, ya que para mí es la culminación de los materiales; y para eso tengo que crecer un poco más, porque la inversión es más grande.

Calculo que en las próximas muestras voy a aumentar la colección: es como un ecosistema al que uno le va incorporando piezas, ya que son atemporales, porque la naturaleza es atemporal. Va a haber cuatro incorporaciones anuales a la colección.

joyas1

¿Qué tomaste de la naturaleza?
Hice una colección de estrellas. Hay unas que son como estrellas de mar, a las que yo les tallo las piezas. Y hay otras que las llamo estrellas góticas, inspiradas en las iglesias góticas; ¿viste cuando te parás debajo de los arcos que tienen cinco puntas? Si sacaras fotos ahí, son como estrellitas de patitas finitas.

Después tengo la colección de flores que nacieron de una leyenda mexicana, donde hay una buena mujer y otra mala. La mujer mala vive de la prostitución, pero tiene un corazón buenísimo. La mujer buena es virtuosa y amorosa, pero tiene un corazón más frío. Estas dos mujeres se mueren en distintos momentos y de la casa de la mala-prostituta emana olor a flores y cuando muere la mujer buena su casa despide feo olor. Entonces, en esa contraposición, empecé a dibujar flores inspiradas en artistas mexicanos; ahí elaboré una colección de florcitas que son superlindas. Hice pulseras y después sumé telas bordadas.

También tengo la colección Algas, como lenguas de fuego, que es todo en cuero. Después están las piedras típicas del departamento de Artigas.

¿Siempre tuviste una relación muy cercana a la naturaleza? La disfrutás especialmente.
Sí, la disfruto un montón. Siempre me gustaron las plantas, cuando era chica tenía mi huertita, me encanta hacer arreglos florales. No hay vacaciones si no puedo ver los atardeceres. Amo el mar y mi nombre Adriana significa "mujer del mar"; cuando me enteré dije: "¡Listo!, por algo me gusta tanto todo esto."

joyas2

Yo siento que el hombre es naturaleza, ya que es parte de ella. Me maravilla ver el orden de la naturaleza en cuanto a que todo se da por una razón y que todo siempre es para mejor. Por ejemplo, para la flor todas sus partes son importantes; todo eso me llena el espíritu.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?
Todo. Desde las sombras, las luces, los diseñadores de muebles setentosos. Las ciudades, pero no como la ciudad en sí, sino sus lugares, sus zonas, la gente. También me inspiran los géneros, las estampas. Esas cosas me encantan,más allá de que yo considero que mis piezas son más artísticas que trendies. Quiero decir que a veces el camino que toma la moda también es una inspiración, por ejemplo, si se van a usar los volados, no es que vaya a hacer joyas con volados; me inspira la tendencia. Además, es difícil incorporar a las joyas tendencias de la moda, ya que pierden su atemporalidad, y las joyas son algo permanente, son para siempre.

¿Qué sentís cuando te compran una de tus joyas?
Me gusta que la persona disfrute de mis piezas que son como joyitas especiales, ya que no es lo típico ni lo clásico. Pero que tampoco sean cosas que no se las pueda poner o que sienta que es demasiado. Me gusta que la gente elija mis joyas porque siente que son parte de ella misma; es decir: que se las ponga, las disfrute y las sienta cómodas.

Populares de la sección