Mir: "Uruguay tiene una de las tasas más bajas de excelencia en PISA"

El director Ejecutivo del Eduy21 dijo que "hay urgencia" en encarar una reforma educativa en el país
Embed

A más de un año de haber dejado su cargo en el gobierno como director nacional de Educación, en un episodio que no estuvo exento de polémica, Juan Pedro Mir intenta aportar a la educación del país desde otros ámbitos. Hoy es director de la escuela Nº 121 (Pocitos) y además es uno de los líderes de la iniciativa ciudadana Eduy21. En entrevista con Jaime Clara en El Observador TV llamó a los partidos políticos a responsabilizarse de la crisis educativa y a dejar de ver la educación como un campo de batalla. El experto está convencido que para solucionar los graves problemas de la enseñanza "no hay otra salida que un acuerdo nacional" entre actores políticos y sociales.

Hubo comentarios en Facebook que hablaban de su discurso en el acto de fin de año de la escuela donde es director. Decían ´esto debería ser publicado´. ¿Qué fue lo que dijo?

Uno trabaja para que la sociedad valorice los espacios educativos como puntos de encuentro, no solamente donde los chicos pasan el tiempo, sino donde la sociedad comparte con sus hijos la formación. Se trata de revalorizar la escuela como espacio de cuidado, de contención, de acogida del niño, pero también un espacio de orden y de construcción de una disciplina en el conocimiento. En Uruguay en los últimos años parecería que hay un discurso hegemónico que solo reconoce a la escuela como un lugar de priorización de algunos elementos fundamentales como el espíritu crítico, solidario y valores, pero no hace el mismo énfasis en el desarrollo de las actitudes del conocimiento. Si esto no se hace en la escuela y en el liceo no se hace en ningún lado. No podemos decir nosotros nos fiamos de lo afectivo y los valores y no nos importa lo académico. Eso es suicida para el país.

El tema es que los resultados de la educación no condicen con esa expresión de deseo. Ahí está la gran piedra en el zapato.
Tenemos un problema que atraviesa todo el sistema, tanto público como privado. El otro día el sociólogo Tabaré Fernández, un investigador de la Facultad de Ciencias Sociales, que fue director del área de PISA en ANEP hace unos años, señaló con perspicacia algo que por lo general no se dice: el problema no solo se da en los estudiantes que no aprenden, en Uruguay el problema también se da en las bajísimas tasas de alto rendimiento que tiene el país. (En la edición PISA 2015) en ciencias solamente el 0,6% de los estudiantes se ubicó en el nivel superior (nivel 6).
Estamos hablando de que solamente 450 chiquilines porcentualmente alcanzaron los niveles máximos en la evaluación internacional. Si uno compara con otros países, Uruguay tiene una de las tasas más bajas del mundo en niveles de excelencia.
Por supuesto que tenemos una infantilización de la pobreza, pero tenemos por lo menos un 40% de chiquilines que han comido, que están integrados socialmente, que asistieron a instituciones educativas con regularidad, que tienen un lenguaje amplio, pero tampoco llegan a los niveles más destacados en las distintas aéreas. Otros países siguiendo esa lógica llegan a 20, 18 y 15% en los niveles 5 y 6 de PISA. Uruguay ni siquiera llega 7% entre esos dos niveles. Ese es un problema.

Cuando dicen Uruguay es un pueblo culto, yo siempre aclaro que es un pueblo instruido, que sabe leer y escribir y con ciertas dificultades. Pero de ser un pueblo culto cada vez nos alejamos más.
Tiene que ser un tejido, donde las instituciones como las escuelas cumplen un rol central, pero también lo cumplen los medios de comunicación, los museos, las bibliotecas. Da pena recorrer las bibliotecas, da pena recorrer los espacios públicos donde los ciudadanos podrían tener acceso a una circulación de bienes culturales. La inversión cultural es tan importante como la inversión educativa.

Usted o (Fernando) Filgueira alguna vez mencionaron que el tema educación debería salir de la agenda electoral para no contaminarlo. Pero cuando se consulta a otros actores, dicen que hay que tener cuidado porque las reformas siempre pasan por el sistema político.
Sí, yo creo que ahí el sistema político uruguayo, que es muy maduro en algunas cosas, como la defensa de la democracia y de la legalidad, no ha estado a la altura de entender que los problemas educativos (también necesitan de esa madurez). Lo ha entendido en otras áreas, como seguridad, donde el gobierno se sentó a negociar con todos los partidos y logró acuerdos. Pero en educación, seguimos desde 1985 con la educación convertido en un campo de batalla. Yo creo que si los partidos políticos no empiezan por asumir la cuota parte... No hay otra salida que un acuerdo nacional, que contemple a los actores políticos y que contemple de forma muy clara a los actores sindicales.

Hoy la fuerza política y los que están en el gobierno de la educación se empeñan en defender el statu quo y minimizan los problemas.

Creo que el presidente (Tabaré) Vázquez es un hombre sumamente inteligente y tengo esperanzas de que se logren acuerdos. Confío en que los actores de la oposición logren bajar los decibeles en cuanto a entender que esto no es un coto de caza.

¿Cambiando lo nombres del gobierno de la enseñanza se cambia algo?
No sé, no puedo responder a eso.

¿Si cambiás a (Wilson) Netto, presidente de Anep, no cambias la educación?
No. Los procesos de transformación educativa son procesos de 20 años, son procesos de largo aliento.

Está bien, los cambios en la educación son procesos que llevan 20 años, pero no por eso debemos quedarnos con que esto es algo a mediano plazo.
No. Hay una urgencia. Hoy tenemos miles de hijos de trabajadores a quienes el modelo de escuela de cuatro horas no les satisface y no tenés 20 años para esperar.

Las colas de la UTU se deben arreglar ya mismo, no se puede esperar. ¿A los gurises que quedan afuera como los recuperas?

Hay que ordenar la oferta. Hay que buscar formas originales de pensar la extensión educativa a mediano plazo en una demografía uruguaya que es totalmente predecible. Pero además de los cupos es tan importante lo que pasa dentro de los centros educativo

Populares de la sección