Moana, la primera joya animada del año

La nueva película de Disney augura otro año auspicioso para el estudio
El estudio Disney continúa su próspera relación con el agua. Desde las películas La sirenita y Atlantis, el imperio perdido hasta las de su subsidiaria Pixar, Buscando a Nemo y Buscando a Dory, la división de animación en la compañía ha encontrado en los océanos una fuente inagotable de inspiración. Su última película, Moana: un mar de aventuras, que se estrena hoy en Uruguay, es la prueba de ello.

Dirigida por la dupla de realizadores de Ron Clements y John Musker, quienes han trabajado en La sirenita, Aladín y La princesa y el sapo, se trata de una comedia musical sobre una joven isleña de 16 años llamada Moana, quien debe reclutar al semidiós Maui en una misión a través de los océanos para salvar a su pueblo.

"Estábamos lidiando con esta cultura, realmente éramos extraños", señaló Musker durante una mesa redonda entre diferentes animadores realizada por The Hollywood Reporter al explicar el origen del proyecto. "Le propuse la idea a John (Lasseter, director creativo Disney y Pixar). Fue hace cinco años. Leí mitología de la Polinesia y descubrí que está este personaje Maui que puede levantar islas con su anzuelo mágico y es un cambiaformas y otras cosas impresionantes para animar y me pregunté; '¿Por qué nunca se hizo esto antes?'"

THR Full, Uncensored, Oscar Animator Roundtable ft. Seth Rogen, Mark Osborne, Travis Knight, & More!
Para la creación de la historia y el aspecto del filme, que está inspirado en leyendas de la Polinesia, un equipo de creativos de Disney viajó a diferentes islas del Océano Pacífico.

Según las notas de producción del largometraje, hasta se llegó a conformar un grupo de asesores denominado Oceanic Story Trust (Comité de historia de Oceanía), que incluyó antropólogos, educadores, lingüistas, tatuadores, coreógrafos, especialistas de haka (una danza de origen maorí), navegantes profesionales y asesores culturales que funcionaron como colaboradores para el estudio.

La historia detrás de Moana surgió con el objetivo de la división de animación de Disney de mostrar culturas e historias diferentes a la estadounidense y otras naciones de Occidente, algo que hicieron en 2014 con Grandes Héroes, liderada por un protagonista de origen asiático.
Según contó el director, durante uno de sus viajes al Pacífico un anciano de la isla Moorea le hizo una pregunta que luego se convirtió en un mantra para la película: "Durante años nos tragamos su cultura. ¿Por una vez podrían digerir la nuestra?"

Otro de los impulsos creativos detrás del largometraje fue el de posicionar a su protagonista femenina como una figura fuerte e inspiradora para los espectadores.

"Ella es realmente la heroína de la película y el género está fuera de la historia", señaló Musker. "El problema es si ella sabe quién es. La diseñamos de forma que pueda realizar acciones impresionantes", agregó en relación a las características físicas de Moana.

Disney tomó en 2016 un enfoque similiar con Zootopia, protagonizada por una coneja policía, y se posiciona, al igual que Moana, para una candidatura al Oscar a Mejor película animada. La terna se conocerá el próximo 24 de enero.

Reseña

Moana trailer

Es muy fácil dejarse entretener por Moana: un mar de aventuras. La nueva película de Disney tiene todos los elementos narrativos en el lugar correcto para demostrar que desde hace décadas sus historias son un sinónimo asegurado de una experiencia divertida y emocional en el cine.

Con los mares de la Polinesia de fondo, la historia de la película toma el esquema familiar del viaje del héroe que el autor estadounidense Joseph Campbell planteó en la década de 1950 en su libro El héroe de las mil caras, pero la provee del encanto suficiente para que nadie se aburra.

Los responsables de ello son los dos protagonistas principales: Moana –una adolescente cuyos deseos de viajar se verán confrontados con su rol como futura gobernadora de un pueblo aislado de la isla Motunui– y Maui, un semidios fortachón, engreído y sumamente carismático responsable de una hazaña de consecuencias impensadas para los habitantes de esas tierras.

Antes que el personaje mitológico cuya voz es interpretada por Dwayne Johnson en la versión original entre en escena, Moana (Auli’i Cravalho en inglés) es rápidamente retratada lejos del esquema esperable en una princesa de Disney. Sin miedo a lo desconocido, el afán por la aventura de la protagonista la posiciona como uno de los personajes femeninos de la compañía más inspiradores a la fecha. La interacción de Moana con Maui, quien poco a poco se convertirá en un aliado y en un mentor, es el principal motor emocional del filme, que no abunda en poner a prueba a su protagonista escena a escena.

Con un sinfín de bromas a pura comedia física y un diálogo muy bien logrado para definir a sus personajes, Moana muestra a Disney en un punto muy alto de sus labores. La animación es de un nivel técnico admirable. Si en Buscando a Dory el agua parecía ser más real que nunca dentro de una película generada por computadoras, Moana lleva este aspecto a un nuevo límite, al punto de convertirla –literalmente– en un personaje secundario. El mar interactúa con los personajes y altera su movimiento, su pelo y hasta su piel con un detallismo cuidadoso.

Principalmente, el relato se sostiene por su naturaleza nómada. Embarcados, ambos héroes deberán enfrentar diferentes peligros y atravesar parajes bellamente construídos –se destaca el Mundo de los Monstruos y un entretenido cruce con un cangrejo avaro por oro– que hace recordar a las mejores partes de la saga de Piratas del Caribe.

Mientras que en 2016 el rubro de la animación se destacó gracias a obras como Zootopia (también de Disney) Kubo y la búsqueda samurai (del estudio Laika) Moana es la primera joya del género del año y también merece la atención del público adulto adepto al género. No ir tras su hallazgo en una sala de cine es un error.



Populares de la sección

Acerca del autor