Molestia de EEUU tras rechazo a un centro de formación militar

Uruguay no aceptó financiación a escuela de idiomas en Durazno para tropas de las misiones de paz

El rechazo de Uruguay a que Estados Unidos establezca un centro de formación militar en Durazno para personal que participe en misiones de paz de las Naciones Unidas, generó molestias en la administración del presidente Barack Obama.


En el gobierno de EEUU sienten que –pese a los esfuerzos de ese país de actuar con transparencia– hay quienes en Uruguay no dejan atrás la idea de la guerra fría.


La propuesta era negociada a nivel diplomático. Los militares de Uruguay la apoyaban y consideraron que “al menos merece ser estudiada”.  Sin embargo, el mando político del Ministerio de Defensa la rechazó. “Políticamente no es aceptable que un centro americano se instale dentro de un predio militar uruguayo. No hay condiciones para hacerlo”, dijo a El Observador el subsecretario de Defensa, Jorge Menéndez.


Voceros diplomáticos de EEUU explicaron que el planteo es para capacitar personal y no para crear una base de entrenamiento. La obra sería financiada por el Departamento de Estado con el objetivo de apoyar a los países que participan como cascos azules de la ONU. En ese centro se enseñaría, por ejemplo, francés a uruguayos que van al Congo.


El rechazo de Uruguay es “frustrante” para EEUU, dijo uno los voceros de ese gobierno en Uruguay. La fuente diplomática dijo que en Estados Unidos creen que con esa actitud el gobierno uruguayo “mantiene la sospecha sobre intenciones de dominación, sin considerar los cambios que hubo incluso desde el punto de vista sociológico respecto a la conformación latina de la sociedad norteamericana”. Como ejemplo de los cambios y de la buena voluntad tendiente a la transparencia, la fuente puso como ejemplo la desclasificación  de documentos de su Embajada durante los años de la dictadura (1973-1985) que se hace luego de un pedido de Uruguay.


Hasta hace unos meses, los militares uruguayos estaban convencidos de que un simulador de tanques de guerra que tiene el arma de Infantería sería colocado en un galpón multiuso, cuya construcción sería financiada por el gobierno norteamericano y para lo cual ya estaba contratada una constructora local. “La orden fue: con Estados Unidos, nada”, dijo un oficial del Ejército.


Con estos hechos, las autoridades del Ministerio de Defensa se enfrentan al mando militar, que ya había dado vía libre a estas obras. El semanario Brecha informó el viernes que en setiembre, Defensa envió un comunicado a todas las embajadas y agregadurías militares extranjeras para que las invitaciones a cursos y entrenamientos a los militares lleguen directamente al ministerio para que este decida si se participará y quién viajará.


Memorándum


Uruguay y Estados Unidos son contestes en reformular el convenio de asistencia militar bilateral que rige desde 1952, y ambas partes reconocen que debe ser actualizado. El tema comenzará a ser tratado por Uruguay desde hoy y lo primero será estudiar la propuesta que presentó el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, que el domingo pasado estuvo reunido en Punta del Este con el presidente José Mujica y el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro. Luego de analizado por Defensa, el texto pasará a la Cancillería y posteriormente empezará el intercambio de propuestas.

En caso de alcanzarse un nuevo acuerdo militar con EEUU, Uruguay lo presentará a los países de la Unión de Naciones Sudamericanas “pero no para preguntar si están de acuerdo, sino para informar”, dijo Menéndez a El Observador. El mismo camino siguió Brasil que notificó de su acuerdo a los países socios.


Populares de la sección

Comentarios