Monitoreo conjunto confirma que UPM no contamina, según el gobierno uruguayo

Las "situaciones puntuales" registradas fueron corregidas por fábrica de pasta de celulosa

Los gobiernos de Uruguay y Argentina publicaron ayer por primera vez los resultados del monitoreo del Comité Científico binacional que verificó la calidad del agua del Río Uruguay por la actividad de la planta de celulosa UPM (exBotnia), y en el río Gualeguaychú.

El informe detalla los resultados obtenidos a lo largo de 50 muestras de los efluentes de la planta de UPM y de la desembocadura del Río Gualeguaychú, llevadas a cabos entre junio de 2011 y julio de 2015, y de 32 campañas de monitoreo del Río Uruguay desarrolladas entre setiembre de 2012 y abril de 2015, en un tramo que va desde Las Cañas a Nuevo Berlín.

Los análisis, que fueron realizados mayormente en laboratorios canadienses, determinaron el cumplimiento mayoritario de la normativa vinculada a los efluentes del proceso industrial y las descargas de las piletas de pluviales de la planta ubicada en Fray Bentos, departamento de Río Negro.

Según dijo anoche a El Observador el viceministro de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Jorge Rucks, las "situaciones puntuales" detectadas por los estudios que correspondían a UPM fueron corregidas en su momento. Para ello, se multó a la empresa y se le exigió cambios en la forma de desechar sus efluentes. "Eso no significa que exista una contaminación en general. Botnia (por UPM) no contamina, lo que hubo fueron situaciones puntuales y absolutamente aisladas", insistió el jerarca, que en el gobierno pasado estuvo al frente de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama). Rucks aseguró que el informe en conjunto que divulgó la CARU da "tranquilidad" y confirma lo que siempre pensaron en el gobierno uruguayo sobre el funcionamiento correcto de la planta de celulosa. "También nos da tranquilidad que ahora la información sea pública, y con eso no se trata de buscar culpables", apuntó.

El informe determinó que hubo desvíos en lo que refiere a sólidos retenibles en rejas ubicadas a la salida de los clarificadores secundarios de la planta "en varias ocasiones". Pero aclara que esos elementos no se volvieron a detectar luego de que se colocaran rejas a la salida de los clarificadores secundarios en mayo de 2014.

A su vez, se detectó la presencia de aceites y grasas en el efluente del proceso industrial una única vez y se comprobó, en dos ocasiones, que la temperatura del efluente quedó fuera de la normativa al superar los 37 grados centígrados. Finalmente, se advierte un desvío de la normativa vinculada al pH en la salida de la pileta de pluviales.

En cuanto a la desembocadura del Río Gualeguaychú con el Río Uruguay, se establece que hay una serie de elementos que están dentro de los parámetros aceptados.

No obstante, hubo reiterados apartamientos de la normativa por los niveles encontrados de: aluminio (39 ocasiones sobre 39 resultados válidos), amonio (35 ocasiones sobre 50 resultados válidos), manganeso, niquel, atrazina, berilio (37 ocasiones en 39 resultados válidos), cadmio, fenoles (14 ocasiones sobre 50 resultados válidos), hierro (50 ocasiones sobre 50 resultados válidos), hidrocarburos aromáticos policíclicos e hidrocarburos del petróleo.

En cuanto al Río Uruguay, en la zona de influencia de la planta de UPM y el río Gualeguaychú, se apartaron de los parámetros presentes en la normativa los siguientes elementos: hierro, aceites y grasasm oxígeno disuelto, cobre, cromo, níquel y PCBs.

Una sola voz

Con el objetivo de tener una sola narrativa sobre un tema que dividió las aguas en el Río de la Plata, es que las cancillerías de Uruguay y Argentina coordinarán la realización de un único informe sobre los monitoreos realizados en las aguas del Río Uruguay durante los últimos cinco años, dijo una fuente de gobierno a El Observador. Luego de que cada parte estudie el texto técnico en profundidad, habrá contactos para la elaboración de un informe final a una sola voz.

La ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida de León, informó el lunes en el Consejo de Ministros abierto en la localidad maragata de Ecilda Paullier que se extenderá el monitoreo conjunto para todo el Río Uruguay. De hecho, la CARU comenzará a realizar ese monitoreo en la totalidad del tramo compartido apartir de diciembre.

De León dijo que en los temas medioambientales se han ido "superando" los conflictos con Argentina y que se pudo estrechar "lazos de cooperación" con ese país. "Superamos la visión contrapuesta que hay en torno al desarrollo productivo y la protección de las aguas del Río Uruguay", afirmó.

En este sentido, la ministra indicó que se sigue trabajando para la implementación de un laboratorio binacional "de última generación" que se pueda convertir en una referencia en la región. "Aspiramos que el laboratorio tenga suficiente importancia para inspirar a la región: estamos hablando de toda la cuenca del Río Uruguay y que incluya Brasil y Paraguay", concluyó.


Populares de la sección