Mortal guerra de narcos en cárceles brasileñas

Dos bandas del crimen organizado rompieron una alianza de más de 20 años y se enfrentaron en las prisiones
Brutales enfrentamientos entre presos de las dos mayores facciones del crimen organizado en Brasil dejaron 18 muertos, algunos decapitados, entre el domingo y ayer en dos cárceles de estados amazónicos fronterizos, en una guerra del narco que puede extenderse a otras prisiones del país.

Ayer, ocho presos murieron carbonizados y otros dos resultaron gravemente heridos en una cárcel de Porto Velho, la capital de Rondonia (noroeste, fronterizo con Bolivia), un día después de que en una prisión de Boa Vista, la capital de Roraima (norte, fronterizo con Venezuela) otros 10 internos murieran, tres de ellos decapitados, según un reporte actualizado que redujo la cifra dada inicialmente por la policía de 25 muertos.

"El lunes, un grupo de reclusos encerró a sus rivales en sus celdas y los prendió fuego. Sospechamos que se trata de una disputa entre facciones", dijo a la agencia AFP un responsable policial de Porto Velho, e indicar que 40 detenidos fueron trasladados a otra prisión.

El domingo, en la penitenciaría rural de Monte Cristo, en Boa Vista, el choque estalló después de que los internos de un pabellón invadieron otra de las alas de la cárcel.

"Siete cuerpos estaban carbonizados y otros tres decapitados", dijo la encargada de prensa del gobierno de Roraima, Jessica Laurie, al precisar que seis presos también resultaron con leves lesiones.

"En un primer momento, la policía creyó que había más muertos. Los internos estaban armados con piedras y pedazos de madera que arrancaron de los muros y con estos pedazos decapitaron a sus rivales. Fue algo brutal", relató.

La funcionaria dijo que los conflictos en las dos prisiones del norte del país están relacionados: "La facción del crimen organizado PCC (Primer Comando de la Capital) dio la orden de matar a los miembros de la facción rival CV (Comando Vermelho) en todas las prisiones del país", aseguró Laurie, luego de romper "su alianza de más de 20 años", subrayó.

"Iba a pasar alguna cosa"

La secretaría de administración penitenciaria de Río de Janeiro (SEAP) estaba en estado de alerta desde el viernes por la ruptura de esta alianza y un centenar de miembros del PCC y del CV empezaron a ser trasladados de cárceles.

El secretario de seguridad de Roraima, Uziel Castro, confirmó ayer que "todos los sistemas penitenciarios de Brasil sabían que algo iba a pasar" pero que fueron sorprendidos el domingo porque los enfrentamientos ocurrieron durante un día de visita.

"Existe una tradición en el mundo del crimen de que no hay revueltas los días de visita", dijo Castro, citado por el portal G1.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos alertan regularmente a las autoridades de las condiciones de detención deplorables que a menudo prevalecen en las prisiones brasileñas.

Fuente: AFP

Populares de la sección