MPP promueve reducir Fuerzas Armadas con recorte de oficiales

Topolansky asegura que es la forma de hacer rentable la caja castrense
Mientras el gobierno proyecta una reforma en el sistema de retiros y pensiones de las Fuerzas Armadas para aumentar la edad jubilatoria y poner topes a las pasividades de los militares, el Movimiento de Participación Popular (MPP) impulsa otras modificaciones que implican una reducción en la cantidad del número de oficiales.

La iniciativa del mujiquismo apunta a reformar las leyes orgánicas de las tres fuerzas para "achicar" en su pirámide el tamaño del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, dijo a El Observador la senadora del MPP, Lucía Topolansky.

Además de los avances tecnológicos que alientan a realizar las mismas tareas con menos personas, en el MPP argumentan que cuando esos funcionarios de alto rango se retiran, sus jubilaciones elevan el déficit del sistema previsional de los militares.

A su vez, en el mujiquismo advierten que una reducción de la cúpula puede habilitar mejoras salariales para los integrantes de la tropa que perciben algunos de los salarios más sumergidos de la administración pública.
Topolansky propone "fijar una cantidad de efectivos" y "achicar la pirámide".

Como postulado teórico Topolansky propone unas fuerzas armadas "pequeñas y tecnificadas".

En la práctica, la legisladora impulsará una reforma donde se determine, entre otras cosas, la cantidad de efectivos necesarios para cada fuerza y se limite el número de uniformados que acceden a los rangos más altos.

Topolansky propone "fijar una cantidad de efectivos" y "achicar la pirámide".

"El país tiene que definir las pautas: las Fuerzas Armadas tienen que ser tantos efectivos, tantos por armas, y dentro de las armas, la pirámide tiene que ser esta. Si lo haces con racionalidad se va a reducir el déficit", dijo.

La ley orgánica vigente para las tres fuerzas fue aprobada en 1974 durante la dictadura (1973-1985).

La legisladora advirtió que no está en discusión la existencia de las Fuerzas Armadas, cuya función sí es cuestionada por otros sectores del Frente Amplio como Casa Grande, pero consideró necesario reducir la cantidad oficiales como mecanismo para que el sistema jubilatorio no se desfinancie.

En ese sentido insistió en que, usando como ejemplo el Ejército, "hay una proporción" adecuada hasta el rango de capitán pero existe "una pirámide muy distorsionada" a partir del grado de coronel. Topolansky argumentó que los avances tecnológicos permiten reducir la cantidad de personas para algunas tareas y que se continúe con la "función principal" que es "proteger la soberanía".

Otra de las ideas impulsadas por Topolansky es la de unificar la Escuela Militar, la Escuela Naval y la Escuela de Aeronáutica en una misma institución donde cada estudiante pueda elegir una especialidad en los últimos años de formación.

Según la senadora del MPP, en los primeros años de las carreras militares hay asignaturas que son similares y podrían impartirse en una misma institución.

Más allá de esa intención, otros dirigentes del MPP admitieron dificultades para lograr consensos en el oficialismo sobre los cambios estructurales en las FFAA y dijeron que, por eso, de momento el foco está puesto en los cambios a la caja militar. Además, el Frente Amplio quedó en minoría en Diputados tras el alejamiento de Gonzalo Mujica y la implementación de esos cambios se complica.

El MPP aprueba la iniciativa del Ministerio de Economía de crear un impuesto, durante 18 meses, para las pasividades militares mayores a $ 100 mil.

El tributo actuará como un instrumento recaudador mientras se espera que la reforma de la caja militar comience a regir, algo previsto para 2019.

El MPP frenó el año pasado la discusión de ese tema en el Senado en reclamo de que sea debatido en conjunto con la reforma integral de la caja militar.

Populares de la sección

Acerca del autor