MSP quiere reducir las cesáreas innecesarias y elabora un protocolo

Con esta medida buscan disminuir la cantidad de operaciones innecesarias
Las autoridades sanitarias consideran que en la sociedad uruguaya hay una "falsa percepción" de que la utilización de cesáreas no tiene riesgos, cuando tiene seis veces más que un nacimiento por parto natural: que ocurran hemorragias, complicaciones anestésicas o que se generen problemas en la lactancia, entre otras. Por esa razón buscan evitar su utilización en las pacientes que no las requieran, y para ello avanzan en la elaboración de un protocolo para unificar criterios y discusiones que existen sobre el tema.

"Vamos a establecer guías de actuación, sobre todo en la humanización de partos y la inducción de cesáreas", aseguró a El Observador la subsecretaria del Ministerio de Salud Pública (MSP), Cristina Lustemberg.
Buscan ajustar criterios, sobre todo los que permiten decidir qué procedimiento utilizar en una paciente que cuyo primer embarazo fue por cesárea, porque puede tener garantías médicas para tener un parto natural en uno siguiente, además de definir qué método utilizar según la edad gestacional, las características del feto y de la madre.
Por otro lado, a partir del porcentaje de cesáreas que se hacen en las instituciones ver por qué se decide optar por esa vía de nacimiento. El próximo mes se reunirán con las direcciones técnicas de todos los centros de salud y les pedirán que presenten un plan técnico para la reducción de esas intervenciones.

Evitar cesáreas innecesarias
Desde el MSP están evaluando el porcentaje de cesáreas que se realizaron en mujeres de "bajo riesgo", generalmente en embarazos de 37 a 41 semanas, que tuvieron un inicio espontáneo, que el feto no tiene antecedentes de patologías y tampoco de una cesárea anterior en la madre.
Las autoridades de la salud se reunieron con profesores de las cátedras de ginecotocología y neonatología de la Facultad de Medicina y con la Escuela de Parteras para aunar los criterios sobre el tema y reducir la cantidad de cesáreas innecesarias.

Existen varios argumentos que son manejados para explicar el aumento significativo de este fenómeno. Uno de ellos es el beneficio económico, ya que el sistema colabora en estimular la utilización de las cesáreas por parte de los médicos. Por ejemplo en ASSE no se paga el parto y sí la cesárea.

Por otro lado, el "marketing" que existe para las cesáreas y no para el parto natural –que hace que las mujeres o sus familiares las pidan sin justificación médica-, algo que las autoridades buscan eliminar a partir de la humanización del parto y de la explicación de riesgos de las cesáreas.
La "falsa percepción" del riesgo sería otra de las explicaciones para Lustemberg, ya que hay mujeres que prefieren evitar las horas de trabajo de parto y sustituirla por una operación que tiene más riesgos que beneficios si no es necesaria.

Cuatro veces la recomendada
La tasa de cesáreas es un tema que preocupa a las autoridades sanitarias locales, pero también a las internacionales porque ha demostrado ser eficaz para reducir los riesgos cuando está indicada, pero éstos superan a los beneficios si no es necesaria y es un indicador que no paró de aumentar en los últimos 20 años.

También consideran que no es posible establecer una tasa ideal de cesáreas para un país, pero evidencia científica internacional demuestra que cuando se supera el 10% no significa una reducción de la mortalidad materna y neonatal. En Uruguay ese porcentaje asciende a 44,2%, cuando en 1997 era del 22%.

Tampoco es posible establecer una tasa por hospital ya que ésta depende de la población atendida y los recursos sanitarios disponibles.
Las autoridades del MSP establecieron como meta para 2020 reducir un 10% la cantidad de cesáreas evitables, ya que podría ser un indicador que haga peligrar la calidad de atención sanitaria. Este objetivo se enmarca en la mejora de la calidad de atención en los centros asistenciales, tanto públicos como privados y disminuir las brechas que puedan existir entre ellos. En ese sentido, una de las medidas será la regionalización y la unificación de maternidades, que permitan la complementación de servicios y mejorar la calidad de atención que reciben las pacientes.

Populares de la sección

Acerca del autor