Mucho más que sólo sushi

Un matrimonio suizo-japonés se instaló en Montevideo con la idea de "brindar salud" a través de la comida japonesa

Varias consignas son las que guían la misión del novel emprendimiento PequeñITO, que ofrece el servicio gastronómico de comida japonesa en Montevideo: la más importante para sus dueños, quizás sea la de brindar salud y felicidad a través de sabores desconocidos para muchos uruguayos.

Desde sushi, pasando por distintas opciones de platos basados en arroz o vegetales, sopas, e incluso dulces tradicionales llamados Mushipan, son muchas las ofertas entre las que se puede elegir a la hora de optar por una forma diferente de almorzar, merendar o cenar.

En la carta, también dice presente el Udon, otra delicia típica japonesa que se elabora principalmente en base a fideos de harina, y que admite diversas variantes. Este plato es apto para ser consumido tanto frío como caliente, y es preparado con distintos ingredientes, según la opción elegida.

Están disponibles también los servicios de catering. A esos efectos, PequeñITO dispone el préstamo de las llamadas "cajas Bento", de uso individual.

Hasta el momento, sólo es posible acceder a las opciones contactándolos por medio de su sitio web, y por teléfono. Sin embargo, se planifica para el futuro cercano de PequeñITO la apertura de su propio restaurant.

Sibylle y Kazuo Ito -nacidos en Suiza y Japón, respectivamente-, son un matrimonio que vive en la capital uruguaya desde el pasado febrero, y son los emprendedores que, motivados por su deseo de tener un negocio propio vinculado al rubro gastronómico, iniciaron este llamativo proyecto.

El punto de partida

Desde joven, Sibylle Ito (quien cambió su apellido al casarse) sintió el interés por viajar y conocer otros modos de vida; por descubrir lo que realmente significa "ser global". "Era importante para mí dejar Europa y moverme. Llegué a Estados Unidos y viví siete años allí, pero desde siempre me había sentido fascinada por Asia. Tiempo después, me mudé a Tokyo, en Japón", narró la directora de este emprendimiento, quien es ingeniera química de profesión.

Ya instalada en la capital japonesa –y tras haber trabajado durante años en el área de la ingeniería química y en el procesamiento de alimentos– se formó como especialista en la preparación de Udon. Contrajo matrimonio con Kazuo Ito, quien además de ser contador, es chef especialista en sushi, formado por quien estos emprendedores consideran como el más importante "maestro" de esta especialidad de Japón.

En 2011, fueron sorprendidos por un terremoto en Japón, y posteriormente, quedaron muy conmovidos por el accidente ocurrido en la central nuclear de Fukushima, que dio origen a varias explosiones en la planta.

Estos incidentes –temporal y geográficamente conectados entre sí– los llevaron a tomar la decisión de irse.

"Ese terremoto fue sin duda alguna un punto de partida para nosotros", relató Sibylle Ito.

Desde cero

Kazuo Ito, desde joven, miraba partidos de fútbol internacionales y le llamaba la atención la habilidad de los jugadores latinoamericanos. Por ello tenía el anhelo de vivir en un país de habla hispana. Con la idea de iniciar un negocio juntos, definieron los requisitos que su nuevo país de residencia debía cumplir: un mercado pequeño y un lugar seguro para vivir.

En 2012, el matrimonio llegó a Uruguay para hacer un estudio de mercado, y detectó que en Montevideo no existía oferta gastronómica del "verdadero sushi japonés", a pesar de que sí había propuestas similares. Vieron una fuerte oportunidad de negocio: era un lugar donde poder empezar algo realmente desde cero.

El momento adecuado

Hoy, los responsables de PequeñITO afirman que su cometido es brindar felicidad y salud a los uruguayos, acercando la oportunidad de conocer sabores distintos. También, detectan que existe un "nuevo tipo" de uruguayo, que se preocupa mucho más que antes por el cuidado de su salud, y que a su vez, se siente mucho más interesado por descubrir nuevas culturas y por la apertura de su mente a lo global.

"Creo que llegamos a Uruguay en el momento adecuado. Si hubiésemos venido hace unos años atrás, hubiera sido demasiado pronto. No esperamos que a todo el mundo le fascine la comida japonesa de la noche a la mañana. Pero iremos paso a paso", dijo la directora de PequeñITO.

En resumen, el foco de los emprendedores es desafiar el paladar local con platos novedosos, y saludables, que de cierto modo, contrarresten a las costumbres alimenticias habituales de la población montevideana.

Algunos precios

En PequeñITO, los platos elaborados en base a arroz, pueden encontrarse en el rango de los $ 80 y los $ 400. El Udon (en sus diversas preparaciones), en el entorno de los $ 250. Por su parte, las recetas basadas en vegetales, se hallan entre los $ 70 y $ 100 (porciones individuales).

Uno de los siguientes pasos a dar por la firma es abrir un restaurante. En ese sentido, los propietarios del emprendimiento se encuentran en la búsqueda del lugar adecuado para ello. En tanto, toda su carta se encuentra a disposición en pequenitouruguay.com.



Populares de la sección

Acerca del autor

Valentina Bianchi