Multitud despidió en Maldonado a Felipe Romero, el niño asesinado

La Justicia investiga cómo fue el asesinato y prepara varias convocatorias
Cientos de personas llegaron ayer hasta el cementerio de Maldonado para darle el último adiós a Felipe Romero, el hijo de 10 años del exfutbolista Luis Romero, asesinado por un entrenador de baby fútbol que lo había retirado de su escuela y que después de matarlo se suicidó.

El silencio dominaba la escena y los llantos se hicieron más fuertes cuando en el cementerio bajaron el cajón con los restos de Felipe.

Entre los presentes estaban la madre del niño, Alexandra Pérez, con su otra hija. Había familiares, policías compañeros de Pérez y la maestra de Felipe, que el sábado había tenido una crisis de nervios por lo ocurrido, informó El País.

La madre, la maestra y la directora de la escuela número 2 a la que iba Felipe Romero serán las primeras en declarar ante la Justicia la semana próxima.
.
Este fin de semana hubo quienes dejaron flores en la puerta de esa escuela, según comprobó El Observador. Hoy habrá una jornada de reflexión en ese centro educativo y no se dictarán clases.

La jueza Adriana Morosini dijo a Telenoche 4 que también convocará a la psicóloga del niño, quien había hecho una evaluación sobre el joven recomendando su alejamiento del entrenador junto a quien apareció muerto.

A todo esto, la autopsia confirmó que el niño sufrió abuso sexual, informó a Subrayado el médico forense Sergio Mozo. No está claro cuándo en el tiempo empezaron esos abusos.

La Policía encontró en la mañana del sábado en Villa Serrana (departamento de Lavalleja) los cuerpos de Felipe Romero y del entrenador, Fernando Sierra, quien lo había retirado de la escuela el jueves, sin permiso de su madre, quien luego reportó a su hijo como desaparecido.

El hombre no tenía antecedentes penales y se presentó en la escuela, donde fue reconocido por las maestras y dijo que tenía el permiso de la madre del niño para retirarlo antes de que terminara el horario escolar. Ese jueves había pronóstico de precipitaciones y pidió para llevárselo antes que empezara la lluvia.

Sierra había estado incluso en la escuela en reuniones de padres y el niño lo presentaba como su padre a pesar que no lo era.

El jefe de Policía de Maldonado, Erode Ruiz, afirmó que el hombre era para el niño una "figura paterna" y que lo iba a buscar a la escuela con asiduidad.

Los dos cuerpos fueron encontrados el sábado. "Lo que podemos decir es que las dos personas fallecieron cada uno a causa de un disparo de arma de fuego a nivel de sus respectivas sienes. Todo nos hace suponer al día de hoy que Fernando mató a Felipe y posteriormente se quitó la vida", dijo la jueza Morosini.

La Federación Uruguaya de Magisterio emitió un comunicado expresando su "profundo dolor ante el lamentable hecho" y envió su solidaridad a los "compañeros y la comunidad educativa" de Maldonado.
"Hay que continuar luchando y aportando, desde nuestro lugar, con el conjunto de la sociedad, para construir una cultura de paz, garantizando los Derechos Humanos y la convivencia armónica"; agrega el texto. El ministro del Interior Eduardo Bonomi, dijo que este caso "consternó" a los uruguayos.

Minuto de silencio


Este fin de semana hubo manifestaciones de duelo por Felipe Romero en los partidos de fútbol infantil.
Jorge Burjel, vicepresidente de la Organización Nacional de Fútbol Infantil, explicó que en canchas de todo el país se hicieron minutos de silencio y se jugó con brazalete negro en las mangas en señal de luto.

Populares de la sección