Nivel de violencia en jóvenes uruguayos, similar al de Zúrich

Factores de riesgo, como el contexto o relación con los padres, son los mismos
Un estudio publicado por la Facultad de Ciencias Sociales, con apoyo de la ANEP, que se basó en una investigación de los criminalistas uruguayos Nicolás Trajtenberg y Manuel Eisner, reveló que los grados de violencia juvenil en Mointevideo y Zúrich (Suiza) no difieren sustancialmente.

El informe de los uruguayos –que cursaron en la Universidad de Cambridge esa carrera, inexistente en Uruguay– fue financiado por Optimus Foundation, y contó también con el aporte del Ministerio de Desarrollo Social. Si bien no tuvo una gran difusión, el objetivo de sus realizadores es que sirva para aplicar políticas públicas en materia de adolescencia.

Para el estudio se trabajó sobre una muestra de 2.000 adolescentes de liceos públicos y privados. Eso equivale a uno de cada ocho alumnos de Montevideo. Tuvo lugar sobre fines de 2013 y se basó en un cuestionario del llamado estudio z-proso, que buscó medir los niveles de violencia y victimización de jóvenes en la ciudad Suiza de Zúrich.

Cuando el estudio fue replicado en Uruguay, el Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de Suiza era de US$ 53.000 y el uruguayo de US$ 18.000.

El estudio reveló que el robo en la vía pública y el arrebato se denuncian mucho más a menudo en Montevideo que en Zúrich. "De hecho, las tasas de robo en la vía pública en Montevideo son al menos cinco veces más altas (1.044 por cada 100.000 habitantes) que las de Zúrich (192 por cada 100.000 habitantes)".

El 17% de los adolescentes admite haber cometido al menos un acto de violencia durante el último año.

Sin embargo "la exposición de los jóvenes a distintos tipos de violencia es sorprendentemente similar en las dos sociedades. Los niveles generales de experiencia de castigos abusivos por parte de los padres en casa, agresión y lesiones por parte de personas de la misma edad o bullying crónico son muy comparables".

Probablemente los robos (con una tasa cuatro veces superior a Zúrich) marquen una diferencia significativa entre ambas ciudades.

En el ítem violencia grave "no se hallaron diferencias significativas para hombres ni mujeres entre las dos ciudades. De hecho, resulta llamativo lo similares que son las tasas de prevalencia de violencia autorreportada en las dos ciudades, dado que están a 11.000 kilómetros de distancia una de otra, que tienen estructuras económicas, sociales y políticas distintas, y una mezcla étnica y cultural muy distinta en sus poblaciones jóvenes", dice el estudio.

En la perpetración de bullying, sobre todo insultos y burlas, son los adolescentes de Zúrich quienes admiten estas conductas con mayor frecuencia que los de Montevideo.

"Este es especialmente el caso para los hombres, cuyas tasas de perpetración en Zúrich son casi el doble de las de Montevideo. Este resultado contrasta llamativamente con los datos sobre victimización, donde los hombres uruguayos reportaron sustancialmente más victimización por bullying que los hombres suizos. En la actualidad, no tenemos una buena explicación de esta inconsistencia", admiten los investigadores.

Los resultados indican que hay, en cierto modo, más jóvenes en Montevideo que están involucrados en actividades de grupo que implican el uso de violencia. "Sin embargo, en ambas ciudades la inmensa mayoría de los adolescentes no está involucrada en ninguna actividad grupal violenta".

Los mismos

El estudio concluye que Zúrich y Montevideo podrán ser distintas en el plano económico, social y cultural, pero la mayoría de los factores de riesgo asociados con la violencia juvenil son los mismos en ambas ciudades.

"De hecho, para 21 de los 25 factores de riesgo el tamaño de la asociación estadística no difiere en ambos contextos. Aquellos factores fuertemente asociados con la violencia juvenil en un contexto también tienen una correlación alta en el otro. En el ámbito de las características individuales, la falta de autocontrol, la debilidad de las creencias en las reglas y normas convencionales, ser cínico respecto a la ley y tener pocas habilidades de resolución de conflictos están asociados con un alto índice de violencia, tanto en Zúrich como en Montevideo. En ambas ciudades, las mismas variables relacionadas con el centro educativo al que concurren los jóvenes están asociadas con la violencia: el poco compromiso con la institución tiene la correlación más alta con la violencia juvenil, seguido de una mala relación con los profesores, una mala percepción de las futuras ventajas del aprendizaje y una alta tasa en términos de escaparse del centro educativo".

Casi dos de cada diez adolescentes reporta estar involucrado en un grupo que amenaza, roba o agrede.

Sostiene además que "las asociaciones más fuertes con la violencia en ambas ciudades son con la débil supervisión de los padres y la falta de implicación de los padres en actividades compartidas. Se ven asociaciones muy fuertes entre las conductas violentas y las actividades de rutina. En ambas ciudades, los adolescentes que pasan mucho tiempo con pares delincuentes, que consumen muchos contenidos violentos en los medios de comunicación y que pasan mucho tiempo libre a la noche con personas de su edad tienen una probabilidad mucho mayor de agredir a otros. En ambas ciudades hallamos que la violencia está fuertemente asociada con tipos no violentos de conductas problemáticas que incluyen robo, vandalismo, consumo de alcohol y consumo de cannabis".

"Conviene señalar que dentro del ámbito de las actividades de rutina fuera de la institución educativa, los adolescentes de Montevideo tienen mayor probabilidad de pasar mucho tiempo jugando a juegos violentos de computadora que los adolescentes de su edad en Zúrich. Por ejemplo, se preguntó a los adolescentes de cada ciudad cuánto jugaban a juegos recomendados para mayores de 18 años en sus computadoras o consolas. En Zúrich, 8 % de los adolescentes señaló que jugaba esos juegos a diario. En Montevideo, la proporción era tres veces mayor, concretamente 24 %".

Sin causa única para la violencia

"Los resultados de más de 70 años de investigaciones empíricas sobre las causas de la agresión y la violencia indican que la violencia juvenil no tiene una causa única. En lugar de eso, parece ser el resultado de la confluencia y la interacción de distintos factores de riesgo, procesos evolutivos y dinámicas de toma de decisiones a corto plazo", señala el informe.

*Las tasas significativamente más altas en Montevideo se escriben en negrita; las tasas significativamente más bajas en Montevideo se escriben en cursiva.

**Cifras en cursiva: niveles significativamente más altos en Zúrich que en Montevideo. Cifras en negrita: valores significativamente más altos en Montevideo que en Zúrich.

Populares de la sección