"No es tarde para frenar el terrorismo del Estado Islámico"

El experto dijo que Europa y Estados Unidos deben tomar la iniciativa, y que el mundo debe estar alerta
Por Ana Jerozolimski
Especial para El Observador



Recientemente se cumplieron dos años desde que Abu Bakr el-Baghdadi se autoproclamó Califa, al frente del Estado Islámico. Los atentados cometidos por su inspiración se multiplican, pero el experto israelí está convencido que no es tarde para frenarlos. Yoram Schweitzer encabeza el programa de Terrorismo y Conflicto de Baja Intensidad en el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS), marco en el cual se ha adentrado en la investigación del islam radical.

Podemos contar dos años desde que ISIS se convirtió en el Califato o Estado Islámico, según la autoproclamación de su jefe. En Oriente Medio, donde nació la organización, están sufriendo golpes, perdiendo inclusive terreno. Pero los ataques al mundo libre se multiplican. Imagino que usted no ve en ello una contradicción...
En absoluto. El ataque a Occidente fue desde el comienzo uno de los objetivos estratégicos centrales del Estado Islámico, razón por la cual, entre otras, hicieron esfuerzo por concentrarse en la atracción a occidentales. Los usaron como combatientes y suicidas en Siria e Irak, pero además fueron entrenados con objetivos estratégicos de cara al futuro: atentar contra Occidente. Los atentados cometidos en diferentes partes de Europa, así como los frustrados a tiempo, han dejado en claro que ese era el objetivo del Estado Islámico. Todas esas leyendas que alegaban que mientras Al Qaeda había atacado en Occidente, lo que quería el Estado Islámico era asentarse en Oriente Medio, en el mejor de los casos, fueron una muestra de ingenuidad.

¿Importa si un atentado es perpetrado por un miembro formal del Estado Islámico o por quienes se inspiraron en su accionar e ideología?
Unos y otros se complementan para crear la imagen de un imperio del terrorismo de enorme poderío. Cuando actúan células de gente entrenada en la organización, lo hacen en los lugares que eligen, con el cálculo predeterminado destinado a dejar una imagen de fuerza y disuasión que buscan para imponerse. Los otros ataques pueden ser menos efectivos, pero hay un efecto acumulativo.

¿Cuán clave es la participación de occidentales en las filas del Estado Islámico, o de musulmanes que viven en Occidente?
Es un elemento central por cierto. Los que vuelven a Occidente ya entrenados, suponen un gran peligro. Puede haber células creadas por algunos que volvieron y a las que se incorporan otros que conocen, que no pasaron entrenamiento, pero a los que "inspiran" o contagian y de los que no hay registro previo porque no habían hecho nada en el pasado. Es un serio problema. Hoy se estima que aproximadamente el 20% de los miembros del Estado Islámico, vienen de Occidente. Europa no se preparó para eso y ahí está hoy el peligro central.

¿No es necesario ante todo que haya un cambio conceptual para poder lidiar con el peligro?

Por supuesto. Hay que internalizar cuál es la amenaza y cuán necesario es destinar importantes recursos para combatirla. Parte del problema con el que lidia Europa ahora es que no se preparó a tiempo. Si hay una lista de 90 o 200 personas que pueden ser sospechosas potenciales como eventuales perpetradores de un atentado terrorista hay que estar atentos, seguirlas, no hay otra. Aunque en Israel no ha habido todavía un atentado directo del Estado Islámico, (el país) está preparado. Claro que eso no significa que logrará frustrar todo, esa problemática la conocemos de la lucha anti terrorista en general. Pero no hay duda de que Israel está más preparado que otros. Europa esperó a dos grandes atentados para empezar a organizarse.Pero Europa tiene los elementos. Ya ha actuado en forma eficaz a comienzos del 2000, contra Al Qaeda, que logró perpetrar atentados , pero fue frenada en otros. Hay que refrescar los elementos que tienen, moverse, ponerse las pilas. Me he reunido recientemente con parlamentarios y gente de servicios de seguridad en Europa en varias ocasiones. Veo que ahora están tomando medidas. En Francia por ejemplo, los policías tienen mayor libertad para detener sospechosos. No hay más remedio.

¿Diría que parte del problema es el deseo de ser "políticamente correcto"? Por ejemplo ¿influye el no usar el término terrorismo islamista?
Oí lo que dijo el presidente (Barack) Obama al respecto hace poco. No suelo contarme entre sus críticos, pero creo que en este tema se equivoca. Si usa el término terrorismo islámico no está manchando con eso a todos los musulmanes. Es terrorismo en nombre del Islam tal cual el Estado Islámico y Al Qaeda lo interpretan. Entre ellos no hay diferencia sino únicamente en la estrategia de acción. Así que se puede decir que es lo que es, terrorismo en base a su interpretación del Islam. Eso no mancha a 1500 millones de musulmanes sino a los que secuestraron a la religión islámica de manos de la mayoría de los musulmanes. Esto es terrorismo islámico, y el decirlo no convierte a la religión musulmana en terrorista.

¿Es tarde para frenar a estos terroristas?

No. No es tarde y no hay más remedio que frenarlos. No se puede vivir con temores, paralizados, ante la amenaza a los valores básicos de la vida de Occidente. Hay que hacerlo, no es cuestión de alternativa. No considero en absoluto que haya que darlo por perdido. Es comprensible que en Europa sientan ahora que están expuestos al terrorismo como los patos en un juego de tiro en el parque. Pero creo que ello carece de fundamento. Hay lo que hacer. Es necesario que especialmente Estados Unidos y Europa un tanto desgastada, combata, entrene mejor a su gente, que desarrolle mejor cooperación entre países, para ser más efectivos. Pero se puede lidiar con esto, claro que se puede. Si no lo hacemos, se está proclamando rendición. Creo que esa no es una opción.

¿Hay peligro en América Latina?
Ya hubo dos grandes atentados en Buenos Aires. El responsable, Hizbalá, también intentó otros, por ejemplo en Perú, pero fueron detectados y frustrados a tiempo. Por otra parte, hubo diferentes informes que señalaban que el Sheikh Muhamad de Al Qaeda había visitado Brasil. Puede que estén intentando y no logren ahora mucho éxito en infiltrarse al continente. La gran pregunta ahora es qué pasará durante los Juegos Olímpicos. Hizbalá no creo que haga nada, por intereses políticos de Irán, que lo frenarían, y por su propia agenda actual. Y hoy nos preocupa el Estado Islámico y es un enigma que pasa con su jihad en Latinoamérica. Quizás parte de la explicación radica en que no llegaron latinoamericanos a las filas del Estado Islámico, al menos seguro que no en forma masiva.

Hizbalá está ocupado ahora en la guerra en Siria. Pero hace poco se informó que una organización brasileña había jurado fidelidad al Estado Islámico.
Es cierto, también se publicó que descubrieron células. No sé si fue algo auténtico o se publicó con otro fin, no lo podría decir. Los peligros en América del Sur son un tema que nos acompaña hace mucho.

La sensación a veces es que atacan donde tienen oportunidad...
También hay algo de eso por supuesto. Y creo que no sólo Europa y Estados Unidos tienen que estar muy alertas. También Australia , Canadá, el mundo libre en general. Los escenarios son múltiples. Ya hubo atentados en Francia, Bélgica, Alemania, hay advertencias y alerta en Gran Bretaña y otros países. A mí personalmente me sorprende que todavía no haya habido atentados en Escandinavia, porque es sabido que allí hay no pocos radicales islámicos.

Populares de la sección