No hay flota estadounidense en la península coreana

Contrario a lo que dijo la administración Trump, los barcos están todavía frente a Australia, lejos de Corea del Norte

Medios chinos y estadounidenses acaban de destapar un nuevo escándalo en la administración Trump, esta vez, en medio de una escalada de declaraciones y amenazas con nada menos que Corea del Norte en el centro de la cuestión. El portaaviones estadounidense que, según recientes declaraciones oficiales, navegaba hacia la península coreana - junto a una flotilla de barcos- en medio de la creciente tensión, todavía no inició su viaje a la región, admitió el martes un oficial de defensa de Estados Unidos.

La Marina anunció el 8 de abril que se había ordenado a un grupo naval de ataque dirigido por el portaaviones USS 'Carl Vinson' "navegar hacia el norte" como "medida prudente" para disuadir a Corea del Norte de lanzar un misil.

El jefe del Pentágono Jim Mattis dijo el 11 de abril que el 'Vinson' estaba "en camino" hacia la península y el presidente Donald Trump afirmó al día siguiente: "estamos enviando una armada muy poderosa".

Pero un oficial de defensa dijo este martes a la AFP que los buques permanecen en estos momentos frente a la costa de Australia. Una foto de la Marina mostraba al 'Vinson' frente a la isla indonesia de Java durante el fin de semana.

"Van a zarpar hacia el norte a través del mar de Japón en las próximas 24 horas", dijo el oficial, que solicitó mantener el anonimato.

El funcionario dijo que la flota no llegará a la región antes de la semana próxima, como mínimo, ya que hay miles de millas náuticas entre el mar de Java y el de Japón. De hecho, la noticia se conoció pues el barco publicó fotos de su actividad en la zona de Sumatra.

Cuando se anunció el despliegue de la flota de ataque, muchos medios dijeron que los buques navegaban hacia Corea del Norte cuando, de hecho, estaban navegando en dirección opuesta.

Washington subió el tono de su retórica antes del desfile militar de Corea del Norte y del fallido lanzamiento de un misil durante el fin de semana, mediante declaraciones del vice presidente Mike Pence el lunes, por las que advertía que la "paciencia estratégica" de Estados Unidos con Pyongyang había llegado a su fin. El concepto ha sido reiterado anteriormente por el secretario de Estado, Rax Tillerson.

Corea del Norte había respondido con sus propias advertencias belicosas, amenazando con efectuar pruebas semanales de misiles y amenazando con una "guerra termonuclear". De todos modos, Pence dijo que Estados Unidos no descarta negociar o tomar cualquier otra medida que permita evitar llegar a un conflicto armado.


Fuente: El Observador y Agencias

Populares de la sección