Nueva comisión de seguridad de Peñarol "no negocia con barras"

Sus integrantes afirmaron en el Parlamento que actúan con "total autonomía" de la dirigencia
La Comisión Especial del Deporte de la Cámara de Senadores recibió ayer a una delegación de Peñarol y los legisladores notaron que hay un cambio sustancial en el club sobre la forma de abordar la violencia. La nueva comisión de seguridad de Peñarol tiene claro que no tendrá ningún tipo de diálogo con los hinchas violentos algo que genera molestia en algunas facciones de la barrabrava.

La apuesta para controlar a esos hinchas es a dos bandas. Por un lado, a través del trabajo de ese equipo de seguridad. Por el otro, con la identificación de ellos en la venta previa de entradas para los partidos.

El Ministerio del Interior elaboró una lista de personas con antecedentes que tienen la entrada prohibida a los estadios y por tanto no pueden adquirir los boletos en las redes de pago que las comercializan. Para el primer partido que jugó Peñarol por el campeonato la semana pasada hubo dos hinchas a los que se les negó las entradas.

Para el partido que jugará contra Liverpool este fin de semana Peñarol tuvo a disposición 900 boletos. El asesor del Ministerio del Interior Celestino Conde informó a El Observador que en esta oportunidad no hubo "hinchas rebotados". La "lista negra" está compuesta de 98 personas y las autoridades esperan que los clubes eleven su propio listado de hinchas "prohibidos", para que los controles previos sean más completos. Si bien el tema no se habló ayer en la comsión, el jefe de Seguridad de Peñarol, el presidente de la Corte de Justica, Jorfge Ruibal, había informado a El Observador que el club armó una lista de cien hinchas violentos.

Comisión
Ruibal fue uno de los que asisitó ayer a la comisión del Senado junto al dirigente Jorge Barrera, y los otros integrantes del plantel de seguridad del club que son el comisario retirado César Inzaurralde y el exdirector nacional de Cárceles, Horacio Zaugg.

El senador del Partido Independiente Pablo Mieres —que integra la comisión— dijo a El Observador que sorprendió la actitud mostrada por la delegación aurinegra.

"Mostró un nuevo equipo de trabajo en materia de seguridad con una altísima profesionalidad y con una mirada inteligente sobre el tema", señaló .

Además, del intercambio con los profesionales quedó evidenciado que la comisión llegó a trabajar el tema de la violencia con una postura clara. "Tiene dos elementos sustanciales. El equipo dirigido por Ruibal va a actuar con total autonomía, la toma de decisiones no estará condicionada por nadie, más allá de que informará al consejo directivo del club. Lo otro es algo que la comisión toma como una máxima: no negociará nada con los barrabravas", explicó Mieres.

En el encuentro quedó claro que hubo un punto de inflexión en Peñarol con la llegada de este equipo de seguridad. "Hay un antes y un después, se dijo expresamente", añadió Mieres.
Indicó que el equipo liderado por Ruibal tiene claramente detectado donde estaba situado el problema de la violencia en la hinchada de Peñarol. "Tienen claramente identificadas a las personas, saben perfectamente quienes son ", sostuvo Mieres.

Ayer además concurrió a la comisión una delegación de Nacional y la semana que viene será el turno de una delegación de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Banderas
La asunción de la comisión de seguridad en Peñarol genera resistencia en sectores de la barrabrava del club. El domingo pasado, en el partido que el equipo jugó contra el Tanque Sisley en el estadio Campeón del Siglo hubo una muestra de ello.

Cuando comenzó el segundo tiempo se pudo ver en la tribuna Washington Cataldi una bandera que decía: "Damiani. La asonada la armó tu comisión de seguridad", refiriéndose a los incidentes que ocurrieron en noviembre en el Estadio Centenario y que llevaron a la suspensión del partido clásico ante Nacional que debía jugarse esa tarde.

Hinchas de Peñarol que estuvieron en el Campeón del Siglo contaron a El Observador que hubo doble cacheo previo al ingreso al estadio realizados por policías. Sin embargo, dijeron, que la bandera ingresó el mismo día del partido, sorteando los dos controles.
Consultado por El Observador, Ruibal indicó que "la comisión se quedó con el 'trapo´que estaba pintado de forma casera, que de alguna manera logró entrar al estadio". Añadió que la protesta era previsible. "Lo que sucedió es una forma de manifestarse en contra de la comisión de seguridad", dijo.

Populares de la sección