Nuevas exigencias del BCU para instituciones financieras

La autoridad busca evitar el riesgo de liquidez de corto plazo
Desde el mes pasado, el Banco Central (BCU) incorporó una nueva exigencia para todas las instituciones de intermediación financiera autorizadas a recibir depósitos en controles relativos a la liquidez mínima de corto plazo, en busca de que cuenten con suficientes activos líquidos de alta calidad para hacer frente a sus necesidades de fondos en un escenario de estrés severo a 30 días.

La autoridad monetaria define como escenario de estrés, entre otras cosas, a la pérdida parcial de las captaciones minoristas y de la capacidad de financiación no garantizada, así como aumento de las volatilidades del mercado y el uso no programado de las facilidades de crédito y de liquidez que la institución conceda a sus clientes. Esto surge en el marco de alinear sus normas banconcentralistas a las directrices del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.

Así, según el informe titulado "Ratio de cobertura de liquidez (LCR)" realizado por el abogado Javier Domínguez y los contadores Jennifer Manguian y Leandro Burastero del estudio de CPA Ferrere, las instituciones regidas por esta normativa deberán mantener ratios de cobertura de liquidez mínimos. Los mismos no podrán ser inferior al 80% en moneda nacional, 100% en cada moneda extranjera y 100% por el consolidado en moneda nacional.

El excedente o déficit de cobertura de liquidez estará determinado por la diferencia entre el promedio diario de los activos líquidos de alta calidad y el promedio diario de las salidas netas de efectivo. El BCU determinó que estas disposiciones entrarán en vigencia a partir del 1 de enero de 2017, mientras que a partir de junio de este año, las instituciones de intermediación financiera deberán comenzar a reportar su ratio de cobertura de liquidez –donde no se aplicará penalidad en caso de no alcanzar los mínimos propuestos–.

En el informe se plantea una serie de desafíos para las instituciones a partir de la nueva exigencia. Se "deberán atender y/o modificar en mayor o menor medida la gestión de sus activos y pasivos, a efectos de lograr cumplir con los mínimos de liquidez que se establecerán normativamente" generando un perfil "más conservador" en la estructura bancaria, aclaran los técnicos.

A su vez, añaden como otro desafío mencionar la disponibilidad y brindar apertura de la información necesaria, para poder incorporar estos nuevos requisitos a su gestión habitual.

Populares de la sección