Obama alza el tono frente a Pekín por mar de China

El presidente de Estados Unidos viajó a Laos, donde se desarrolló la cumbre de países del sudeste asiático
El presidente estadounidense, Barack Obama, llamó ayer jueves a Pekín a respetar el fallo en su contra sobre el mar de China, objeto de una disputa regional, cuyo cumplimiento, subrayó, es "obligatorio". La decisión de la Corte Permanente de Arbitraje (CPA), que dictaminó en julio que Pekín no tiene derechos históricos sobre el mar de China Meridional, debe ser respetada, insistió Obama en Laos en una cumbre con los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) y las potencias regionales.

El "arbitraje emitido en julio, que es obligatorio, ayuda a clarificar los derechos marítimos en la región", dijo Obama.

En las últimas semanas, Washington había mantenido silencio sobre este explosivo tema en Asia, ante la falta de flexibilidad de Pekín, que rechaza someterse a la decisión de la Corte de La Haya.

Pero el silencio de EEUU disgustaba a algunos en la región. Filipinas, Vietnam o Japón tienen también pretensiones sobre este mar estratégico, principal vía navegable entre los océanos Pacífico e Índico.

Para evitar exponer las diferencias de nuevo, el grupo omitió las referencias al fallo del tribunal de La Haya.

China rechazó como "nulo e ilegal" este fallo que días después rompió la cohesión de Asean cuando Camboya –estrecho aliado de Pekín, del que recibe ayuda millonaria– vetó que este se mencionara en el comunicado final de una reunión ministerial del grupo.

Para Pekín, controlar estas aguas constituye un enorme desafío económico y militar. Es también una forma de debilitar la influencia estadounidense en la región, lo que Obama intenta contrarrestar al participar asiduamente en las cumbres asiáticas.

Los 10 miembros de la Asean (Brunéi, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Birmania, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam), así como países de Asia oriental o de la región (China, India, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda), se reunieron ayer en la capital de Laos. Rusia y Estados Unidos participaron también en este foro.

De momento, China, representada en la cumbre por el primer ministro, Li Keqiang, no reaccionó a las declaraciones de Obama.

Corea del Norte y sus misiles

Corea del Norte y sus ambiciones nucleares también fueron objeto de discusiones. Pyongyang, en un abierto desafío a las potencias mundiales, llevó a cabo esta semana nuevamente una serie de disparos de misiles balísticos que tensaron los nervios en la región.

Asean y China emitieron un comunicado conjunto en el que reiteraron su compromiso con la elaboración del marco de un código de conducta –que negocian desde 2010– para dirimir los conflictos de forma pacífica y mejorar la comunicación para prevenir incidentes.

Ambas partes acordaron en agosto completar en 2017 el marco del citado código de conducta y crear una línea roja de comunicación para usar en caso de crisis.

Fuente: Agencias

Populares de la sección