Obama divide sus últimas giras entre la crisis del golfo y el brexit

Presidente de EEUU busca ser un factor clave en ambas situaciones
Barack Obama se encuentra realizando una de sus últimas giras presidenciales como jefe de gobierno de Estados Unidos y con la elección de sus destinos ha intentado abarcar una serie de conflictos que se encuentran activos o que podrían desarrollarse en un futuro próximo. Esto no significa que estos conflictos sean necesariamente militares, ya que uno de los destinos del mandatario es el Reino Unido, que se encuentra a punto de decidir si se queda dentro del bloque de la Unión Europea o si continúa su camino de manera independiente.

Los primeros en recibir a Obama fueron los países del golfo pérsico, en el marco de la cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Esta reunión entre los seis países que componen el organismo (Arabia Saudita, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Catar) había comenzado con ciertas desconfianzas, sobre todo por la apertura de Estados Unidos con Irán tras la firma de un acuerdo nuclear entre ambos.

Los países del golfo, cuyos gobiernos pertenecen a la rama sunita del islam, tienen grandes diferencias con el gobierno chiita de Teherán, sobre todo en temas religiosos, por lo que lo consideran uno de sus principales enemigos.

Obama reconoció que Irán posee "actividades desestabilizadoras" hacia los países del golfo, pero aclaró que el diálogo con el gobierno de Hasán Ruhaní es posible e instó a los miembros del CCG a intentarlo. A su vez, destacó su deseo de que Irán juegue un papel "responsable" en la región, que tome "medidas prácticas y concretas para promover la confianza", que "zanje sus diferencias con sus vecinos por vías pacíficas" y que actúe "conforme a las leyes y las normas internacionales".
Obama aseguró que Estados Unidos se mantendrá vigilante ante eventuales hostilidades de Teherán.

Otro de los asuntos que marcó la reunión fue la lucha contra el Estado Islámico, ya que el presidente estadounidense pretende que los países del golfo, ricos en petróleo, se involucren en mayor medida en el conflicto que arrasa Medio Oriente.

En ese sentido, el secretario de defensa estadounidense, Ashton carter, manifestó el miércoles pasado que la ayuda de los países sunitas era fundamental para lograr terminar con el poder del Estado Islámico y que a su vez será "crucial" para la reconstrucción de las ciudades recuperadas al grupo terrorista.

La permanencia británica

Tras su pasaje por el golfo, Obama continuó su viaje hacia el Reino Unido, donde, entre otras cosas, buscará convertirse en un punto más de apoyo para la campaña por la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea, en el marco del referéndum del próximo 23 de junio. Esta será, con toda probabilidad, su última visita a un gran aliado europeo como presidente.

El referéndum del 23 de junio ha dividido las opiniones en Inglaterra. Por el momento, los partidarios de la permanencia y los de la independencia de la UE se encuentran casi empatados.

El mandatario ofrecerá hoy una conferencia de prensa junto al primer ministro David Cameron, principal abanderado de la permanencia, donde abogará en favor de la causa. Cabe resaltar que de producirse la separación, Estados Unidos perdería el fuerte vínculo con Europa que posee a través del Reino Unido.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección