Obama sacó a relucir sus logros y le pegó a los republicanos

El presidente de Estados Unidos brindó su último discurso sobre el Estado de la Unión
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cumplió el martes por la noche su promesa de dar un último discurso sobre el Estado de la Unión "no tradicional", en el que sacó pecho por sus logros, denunció la retórica "del miedo" republicana y urgió a todos los ciudadanos a luchar por un mejor sistema político.

El discurso duró 58 minutos y fue optimista, como ya había anticipado el propio Obama, sobre lo conseguido en sus siete años de mandato y también sobre el "futuro" del país.

Según Obama, es pura "palabrería" hablar de "declive" de la economía estadounidense y también de que los "enemigos" del país se están fortaleciendo. "Estados Unidos es la nación más poderosa de la Tierra", sentenció.

El "progreso" experimentado por la nación en estos últimos años, con la recuperación económica, la reforma del sistema de salud y la legalización del matrimonio entre homosexuales "es el resultado de las elecciones que hacemos juntos", anotó Obama.

"Y nos enfrentamos a este tipo de elecciones en este momento. ¿Vamos a responder a los cambios de nuestro tiempo con miedo, encerrándonos como nación y poniéndonos unos en contra de otros? ¿O vamos a afrontar el futuro con confianza en lo que somos, lo que representamos, y las cosas increíbles que podemos hacer juntos?", se preguntó.

Obama afirmó que "insultar" a los musulmanes no hace "más seguro" al país y "traiciona" la esencia de lo que significa ser estadounidense, en una clara alusión al precandidato presidencial republicano Donald Trump, quien propuso vetar temporalmente la entrada de musulmanes en Estados Unidos como respuesta a la amenaza del terrorismo yihadista.

Por ello, urgió a rechazar cualquier política que ataque a las personas "por motivos de raza o religión" y subrayó que el mundo entero respeta a Estados Unidos por valores como su "diversidad" y apertura.

El presidente señaló también que "demasiados estadounidenses" sienten actualmente que su voz no importa. "Es uno de los pocos pesares de mi presidencia, que el rencor y la desconfianza entre los partidos ha empeorado en lugar de mejorar", reconoció.

"Si queremos una mejor política, no es suficiente con cambiar a un congresista, un senador o incluso al presidente, tenemos que cambiar el sistema para reflejar lo mejor de nosotros mismos", urgió.

En su opinión, es fundamental reducir la "influencia" del dinero en la política para que "un puñado de familias e intereses ocultos" no puedan financiar las elecciones, así como poner fin al "gerrymandering", como se denomina a la manipulación de distritos para favorecer la victoria de un legislador de un partido determinado.

El discurso estuvo diseñado para tratar de convencer a la nación de que debe ser otro demócrata quien le suceda en la Casa Blanca a partir de enero de 2017.

Estado Islámico

El presidente también trató de calmar a quienes ven la lucha contra el Estado Islámico (EI) como "la tercera guerra mundial", al asegurar que ese grupo yihadista "no amenaza la existencia nacional" de Estados Unidos.

No obstante, admitió que tanto Al Qaeda como el EI "suponen una amenaza directa" para el pueblo estadounidense, porque "usan internet para envenenar las mentes de individuos dentro del país y socavan" a sus aliados.

En la defensa de su legado Obama incluyó, como era de esperar, la lucha contra el cambio climático y prometió que presionará para que haya "cambios" en la forma en que EEUU maneja el petróleo y el carbón, redoblando así su apuesta por las energías limpias.

Avanzada contra el cáncer

Obama también aprovechó el discurso –difundido en simultáneo por Snapchat en un nuevo intento de la Casa Blanca por ampliar la audiencia a través de las redes sociales– para anunciar un esfuerzo nacional de investigación científica para desarrollar una cura contra el cáncer "de una vez y para siempre".

Cuando la entonces Unión Soviética puso un satélite en órbita, Estados Unidos "no negó la existencia del Sputnik" sino que el país construyó "un programa espacial casi de la noche a la mañana y doce años más tarde estábamos caminando en la Luna", dijo.

"Pero podemos hacer mucho más", dijo el mandatario, quien resaltó que el año pasado el vicepresidente Joe Biden le mencionó que con un empeño parecido al utilizado para llegar a la Luna "Estados Unidos podría curar el cáncer".

Levantar el embargo a Cuba

El presidente estadounidense reiteró pedidos ya formulados previamente –y sin mucho éxito– al Congreso, como el levantamiento del embargo a Cuba y el cierre del centro de detención de Guantánamo, que calificó como una prisión "cara e innecesaria".

"¿Quieren ustedes consolidar nuestro liderazgo y credibilidad en el hemisferio? Entonces reconozcamos que la guerra fría se terminó. Levanten el embargo a Cuba", expresó Obama.

Cerca de 30 millones de personas se calcula que hayan visto el tradicional discurso, considerado la última gran ocasión para el presidente número 44 de Estados Unidos de dirigirse a sus ciudadanos en horario de máxima audiencia.

Hubo apenas una mención al sistema migratorio pero nada sobre las deportaciones que lo han expuesto a la ira de aliados y la burla de sus detractores.

Una veloz referencia y un asiento vacío marcaron el tema del control de armas y la alarmante cifra de muertes por armas de fuego (más de 30.000 por año).

Fuente: Agencias

Populares de la sección