Obama sale a hacer campaña mientras Clinton está en reposo

El presidente de EEUU encabezó un acto en Filadelfia tras siete semanas fuera del ruedo
En su casa de Chappaqua, en las afueras de la ciudad de Nueva York, Hillary Clinton aprovechó ayer el descanso recetado por sus médicos y miró por televisión cómo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, defendía su candidatura a la Casa Blanca en un acto en Filadelfia (estado de Pensilvania) ante su ausencia temporal de las canchas y luego de siete semanas en que el mandatario no participaba en la campaña política para las elecciones del 8 de noviembre.

Obama viajó ayer a esta ciudad de la costa este de Estados Unidos, a 220 kilómetros de Washington, y allí cambió el "sí, se puede" que lo llevó al triunfo en 2008 por el "tenemos trabajo por hacer", para pedir el voto por la candidata demócrata y exsecretaria de Estado de su gobierno.

El presidente, cuyo nivel de popularidad se encuentra en el nivel más alto según las encuestas, fue recibido como una estrella de pop adolescente a gritos de "te amo" por los asistentes.

"Los pasos tomados en estos años están dando resultados. Hemos demostrado que el progreso es posible (...) Todos sabíamos que el cambio no iba a ser rápido, que no se podría hacer todo en un mandato o una sola presidencia, pero estamos aquí porque tenemos trabajo por hacer", resumió Obama.

El jefe de Estado contrapuso la visión de una presidencia de Clinton, "constante y verdadera" y con experiencia de gobierno, frente a la "rabia y odio" en un "país de unos contra otros" que se rija como un "reality show" con Trump, el candidato republicano.

Las encuestas siguen dando ventaja a Clinton en el estado de Pensilvania, considerado clave y que en las últimas seis elecciones presidenciales se ha inclinado del lado demócrata.

Trump considera que puede ganar los votos electorales de esta plaza aprovechando el descontento de aquellos que han visto cómo la reconversión industrial y la crisis manufacturera ha desplazado a muchas familias de la clase media.

Contra el magnate

Obama se refirió a Trump como "ese otro tipo" que se autodefine el "defensor de la gente trabajadora", pero que "esconde su declaración de impuestos, ha dejado un reguero de demandas y de personas engañadas".

"El Estados Unidos que yo conozco está lleno de coraje, optimismo, generosidad e ideas innovadoras", aseguró Obama.

"La gente no es consciente de las demandas de mi trabajo (...) Cualquiera puede soltar un tuit y criticar, pero eso no significa que puedas manejar una crisis internacional", explicó Obama.

Por el contrario, aseguró que en los cuatro años en los que Clinton trabajó como su secretaria de Estado pudo ser testigo de su "inteligencia", "buen juicio" y "disciplina".

"La vi argumentando a favor de la misión contra (Osama) Bin Laden, la vi abriendo canales diplomáticos y promoviendo la democracia, trabajando sin descanso y volando por todo el mundo", señaló el presidente.

Obama dijo entender las demandas de aquellos que están "frustrados" con la recuperación económica, pero aseguró que Clinton "sabe qué significa el impacto de decisiones políticas para familias trabajadores, jubilados o pequeños empresarios".

En contraposición, expuso, Trump, que dice representar los intereses del estadounidense de a pie "se ha pasado la mayor parte de su vida intentando estar lo más lejos de la gente trabajadora ¿Y ahora va por ahí diciendo que es el adalid de los trabajadores?".

Clinton retomará mañana su campaña electoral tras abandonarla el domingo, cuando se retiró de una ceremonia en Nueva York por el aniversario del 11S y posteriormente su cuerpo médico reveló que dos días antes había sido diagnosticada con una neumonía.

Mientras tanto, su marido y expresidente, Bill Clinton, la suplantó ayer en actos de recaudación de fondos en los que la candidata debía participar en Los Ángeles, Califonia. Lo mismo hará hoy en un encuentro en Las Vegas, en el lindero estado de Nevada.

Salud de candidatos será informada

Después de su malestar, Hillary Clinton prometió dar nueva información sobre su salud y Donald Trump le siguió los pasos, un anuncio bienvenido de los candidatos a la Casa Blanca, hasta ahora muy discretos sobre este tema. Tras el malestar de Clinton el domingo durante la conmemoración de los atentados del 11 de setiembre en Nueva York, su médico reveló que el viernes había sido diagnosticada con neumonía. El incidente advirtió a los estadounidenses que saben poco sobre la salud de sus candidatos, comprometidos en una campaña desenfrenada desde hace más de un año, y que están entre los de mayor edad en la pugna por la presidencia del país.

Fuente: Agencias

Populares de la sección