Once pasos para evitar la acidez

Según la Revista Médica de Harvard, si usted quiere evadir esta molesta sensación debe realizar lo siguiente

La acidez, esa quemazón incómoda que se origina en el estómago, es una de las respuestas más comunes a los problemas digestivos, y puede ocasionar que la jornada se vuelva difícil de sobrellevar. Esta se produce como resultado del llamado reflujo ácido, en el cual los ácidos que se alojan en el estómago se filtran a través del esófago.

Según explica la Revista Médica de Harvard, la acidez no debe ser ignorada y sugiere los siguientes pasos pueden prevenir que se vuelva algo recurrente y/o termine generando problemas mayores:

Coma en pequeñas cantidades, pero más seguido: un estómago muy lleno presiona la parte baja del esófago, generando que la válvula que mantiene los ácidos en el estómago ceda

Coma lento, de manera relajada: Cuando el estómago trabaja más rápido, también genera presión en la válvula del esófago

No acotarse después de las comidas: mantenerse erguido luego de comer mantiene el reflujo a raya

Evite las cenas tardías: trate de cenar por lo menos tres horas antes de acostarse, eso puede prevenir el reflujo ácido y deja tiempo para que el estómago se limpie

No haga ejercicio inmediatamente después de comer: dele un tiempo a su estómago para vaciarse, limpiarse y espere, por lo menos, dos horas para comenzar con cualquier ejercicio

Use un almohadón en la cama: eleve el torso con la ayuda de un almohadón –preferentemente ortopédico- para aliviar la presión sobre la parte baja del esófago. Sin embargo se debe tener cuidado; hacerlo con una almohada común o implemento similar puede terminar siendo contraproducente.

Evite las bebidas carbonatadas: el gas de estas bebidas aumenta el reflujo estomacal.

Evite determinadas comidas que aumentan el reflujo: por ejemplo los alimentos ricos en grasas, los picantes, los tomates, el ajo, la leche, el té, las bebidas colas, la pimienta y el chocolate.

Mastique chicle sin azúcar después de una comida: promueve la salivación, que neutraliza el ácido, calma el esófago y lava el reflujo restante del estómago. Evite la menta, que puede provocar ardor de estómago.

Consulte al médico acerca de las probabilidades de que su medicación le esté provocando acidez. Algunos antidepresivos, por ejemplo, aumentan la presión en la parte baja del esófago.

Pierda peso si lo necesita: el sobrepeso puede aumentar la presión en el estómago.