Oposición no se rinde y vuelve a salir a las calles contra Maduro

Hoy habrá una nueva marcha contra para presionar al régimen chavista y exigir elecciones
Pese a la incontrolable espiral de violencia en los últimos tiempos en Venezuela, que desde principios de mes causó un saldo de 26 muertos en las protestas callejeras contra el presidente Nicolás Maduro, la oposición volverá a desafiar hoy al régimen chavista con una nueva marcha hasta el centro de la capital Caracas.

Sus principales dirigentes no se rinden y pese a la represión de que han sido objeto sus partidarios seguirán reclamando por la plena vigencia de los derechos democráticos y la convocatoria anticipada a elecciones.

Todo ello con un propósito subyacente: presionar a que Maduro abandone el gobierno.
La oposición observa como única solución a la grave crisis política y económica del país petrolero una salida de Maduro, según sus dirigentes a través de la vía electoral, aunque el gobierno los acusa de querer impulsar un golpe de Estado.

Las movilizaciones que realiza la oposición derivaron la mayoría de las veces en choques entre policías y manifestantes radicales, disturbios y hasta saqueos, que dejaron además 437 lesionados y 1.289 detenidos.

"Vamos avanzando. No nos rindamos. Si logramos mantener esta presión, vamos a lograr el cambio. El miércoles volvemos a la calle", subrayó el diputado Freddy Guevara, vicepresidente del Parlamento, que controla la oposición.

La oposición pretende marchar hacia la Defensoría del Pueblo, el Consejo Nacional Electoral o al Tribunal Supremo de Justicia, a los que acusa de servir a los intereses del chavismo.

Pero hasta ahora las manifestaciones hacia el centro de Caracas, bastión del chavismo y donde están los poderes públicos, fueron bloqueadas por las fuerzas de seguridad, que las dispersan con bombas lacrimógenas, chorros de agua y balas de goma.

"Esto es una marcha sin retorno hasta que logremos que los venezolanos decidan cómo salir de la crisis", manifestó Julio Borges, presidente del Parlamento.

Elecciones, la clave

Siete de cada diez venezolanos reprueba la gestión de Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019, hastiados de la escasez de alimentos y medicinas, y una inflación que según el FMI llegará al 720,5% este año, la más elevada del mundo.

Para el analista Luis Vicente León, Venezuela está frente a dos escenarios: que la presión opositora continúe creciendo y el gobierno reprima pese al repudio y sanción internacional o que llegue al máximo nivel y logre fracturar al chavismo y al sector militar, aliado clave al que Maduro dio gran poder económico y político.

Según la consultora Eurasia Group, las manifestaciones muestran que la oposición está "más unida" en torno a la estrategia callejera y se muestra "revigorizada" en momentos en que el apoyo de la comunidad internacional continúa en aumento.

Analistas estiman que para disminuir la presión el poder electoral podría convocar cuanto antes a elecciones de gobernadores, que debieron haberse realizado en diciembre de 2016 y fueron pospuestas, así como las de alcaldes, previstas para este año.

Aunque la oposición quiere adelantar las elecciones presidenciales, previstas para diciembre de 2018, el gobierno descartó esa posibilidad. Maduro dice estar ansioso por ir a elecciones para "derrotar" a la oposición, pero se refiere a las regionales.

Salida "democrática"

El presidente del Parlamento, Julio Borges, dijo que el único diálogo que quiere el país "es el voto". Mientras, la fiscal general, Luisa Ortega, pidió retomar el diálogo para permitir una "salida" democrática.

Fiscal denuncia anomalías en detenciones

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, denunció ayer que tribunales desconocieron la solicitud de liberar a personas detenidas en manifestaciones opositoras sin seguir el debido proceso.
"Ni en los estados de excepción se puede suspender el debido proceso; yo estoy obligada a garantizar el debido proceso, este tipo de situaciones deben ser revisadas.

El país necesita seguridad jurídica", lanzó Ortega en su primera declaración a la prensa desde que comenzaron las protestas el pasado 1 de abril.

La fiscal usó como ejemplo una "situación anómala" en el estado Nueva Esparta (noreste), donde el organismo que dirige solicitó la libertad de un grupo de personas detenidas por la militarizada Guardia Nacional en una manifestación.

El acta de detención "no narra la circunstancia de tiempo, modo y lugar en que fueron aprehendidas las personas. ¿Qué estaban haciendo? ¿Cuál era la conducta que desarrolló la persona para aprehenderla? Porque eso es importante en un acta policial. Esto impide imputar delito por carencia absoluta de la más mínima información para hacerlo", precisó.

"Apegados al ordenamiento jurídico solicitamos la nulidad de tal detención. Eso no fue acogido por el tribunal que optó por mantenerlos detenidos hasta la presentación de fiadores. Es probable que estas personas sí hayan cometido delitos, pero no hay nada que lo sustente", siguió.

La fiscal informó que hasta el momento 1.289 personas fueron detenidas durante casi un mes de manifestaciones opositoras contra el gobierno del chavista Nicolás Maduro.

Al hablar sobre la situación del país, Ortega pidió volver al diálogo con "interlocutores válidos para permitir una agenda que permita salidas democráticas" (Ver recuadro).

La fiscal dijo no desear un escenario de "confrontación bélica, una guerra civil y, mucho menos, una injerencia extranjera".

Populares de la sección