Otros tres kirchneristas son investigados por la Justicia

Son sospechosos de aceptar dádivas y de abuso de autoridad contra el Grupo Clarín
Abuso de autoridad y dádivas. Esos son los delitos que la Justicia sospecha que cometieron tres antiguos altos mandos de la política argentina vinculados al kirchnerismo. Los implicados son el expresidente Amado Boudou, el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno y el expresidente del Banco Central del país Alejandro Vanoli.

Las causas en las que figuran estos nombres son dos distintas, y solo el calendario hizo que se vincularan ambos casos. En uno está el vicemandatario (que es investigado en otras dos causas) y en el otro están Moreno y Vanoli.

El apellido de Boudou figura en un escrito que está en manos del juez Norberto Oyarbide. Lo acusa por el supuesto uso de un helicóptero y de un avión, de las empresas privadas Ecodyma y Alas del Fin del Mundo, respectivamente, para acudir a un acto político en la ciudad costera de Necochea, en la provincia de Buenos Aires, en 2011.

El pasado 1º de febrero el fiscal Carlos Rívolo pidió al magistrado el procesamiento, pues consideró que los dos vuelos fueron "dádivas encubiertas".

Rívolo pidió procesar también al exalcalde de Necochea Héctor Tellechea, acompañante de Boudou en uno de los viajes investigados, y a los empresarios Nazareno Natale, de la empresa Alas del Fin del Mundo, y Marcelo Scaramellini, de Ecodyma.

"Teniendo en cuenta que fue un viaje institucional y que la invitación de parte de Tellechea a Boudou había sido efectuada con dos meses de antelación, resulta incomprensible la no utilización de alguna aeronave de la flota del Estado o, al menos, de algún servicio rentado prestado", entendió Rívolo, según la petición de procesamiento.

Además, la compañía Alas del Fin del Mundo por entonces no contaba con habilitación para realizar viajes comerciales y ofreció vuelos promocionales.

Tras llegar al aeródromo de Necochea, el entonces vicepresidente argentino se desplazó hasta un parque de la ciudad en un helicóptero de la empresa Ecodyma.

Boudou es investigado en otras dos causas desde 2014, por supuesto cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con su cargo en una caso que investiga la presunta compra irregular de una imprenta de papel moneda cuando era ministro de Economía (2009-2011) y por la supuesta falsificación de la documentación de un automóvil de su propiedad.

Según la prensa argentina, el exvicepresidente se encontraba ayer en México. El hombre no puede abandonar el país sin autorización expresa de la Justicia, debido a los procedimientos judiciales abiertos en su contra.

Abuso de autoridad

Los apellidos de los otros dos funcionarios están en una carpeta del magistrado Claudio Bonadio, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 11. Los acusa, junto a varios funcionarios más, de haber "ideado y desplegado una serie de maniobras tendientes a perjudicar a distintas empresas del Grupo Clarín SA", el mayor conglomerado mediático del país, frecuentemente criticado tanto por Néstor Kirchner como por su esposa Cristina Fernández cuando estuvieron en el poder.

A ambos se les aplica un embargo económico de bienes y dinero hasta cubrir la suma de 100.000 pesos argentinos, unos US$ 7.000.

Según comunicó el Centro de Información Judicial (CIJ), el juez advierte "un plan contra ese grupo" que se corresponde "con el dictado de resoluciones arbitrarias que afectaron a Papel Prensa y a Arte Gráfico Editorial Argentino SA", la única fabricante de papel para periódicos del país, propiedad de Clarín (49 %), del diario La Nación (22,5 %) y del Estado.

Entre las medidas injustificadas citadas por Bonadio figuran multas, reiteradas aperturas de sumarios contra miembros del directorio e invalidación de acciones adoptadas por la cúpula de Papel Prensa por supuestas irregularidades de forma.

En la etapa en la que se cometió el presunto abuso de autoridad contra Papel Prensa, Vanoli estaba a cargo de la Comisión Nacional de Valores, mientras que Moreno era una de las figuras fuertes y más polémicas dentro del equipo económico de Cristina Fernández.

Larga nómina

Vanoli, Boudou y Moreno se suman a una nómina de cerca de 25 kirchneristas que están en la mira de la Justicia por diversas causas. Algunos de ellos son poco conocidos, pero otros están entre sus máximos exponentes.

Por ejemplo, la expresidenta Cristina Fernández es investigada en dos causas: una es la de la empresa Hotesur –propietaria de sus hoteles en Calafate, sospechosa de lavado de dinero- y la otra es la de encubrimiento de Irán en el atentado a la AMIA. Archivaron otro caso en el que la investigaban, una denuncia por aparente enriquecimiento ilícito.

Máximo y Florencia Kirchner, hijos de los expresidentes, también están en la carpeta de Hotesur.

Además están los exministros: Héctor Timmerman, por la causa AMIA, Julio de Vido por enriquecimiento ilícito. Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, secretarios de Estado cuando ocurrió el choque de tren en Once, también son investigados por su responsabilidad en ese incidente.

La gestión de Aerolíneas Argentinas también arrastró a kirchneristas como el exministro Julio Alak y el expresidente de la estatal Mariano Recalde, ambos por abuso de funciones.

Fuente: Agencias

Populares de la sección