Pagos con débito crecieron 65% en un año

En el último semestre de 2016 también se expandió el uso de pagos móviles

Entre los consumidores uruguayos se sigue procesando de forma gradual un cambio en la forma de hacer los pagos. Durante el segundo semestre de 2016 la operativa registrada con tarjetas de débito y de dinero electrónico mantuvo su senda de crecimiento.

El Índice de Pagos Electrónicos vs Tradicionales (IPET), que elabora el Banco Central del Uruguay (BCU), mostró que en la segunda parte de 2016 el 26% de los pagos se hicieron por medios electrónicos contado. Así por cada $ 4 que se gastaron a través de medios de pagos tradicionales, algo más de $ 1 se canalizó por vía electrónica.

Un año antes el IPET era de 16%. La referencia anterior a la implementación de los descuentos de IVA a la compra con tarjetas de débito en agosto de 2014, es el primer semestre de ese año, cuando 12,6% de los pagos se realizaban a través de medios electrónicos.

El monto total operado con débito en el segundo semestre de 2016 fue de US$ 1.402 millones, frente a US$ 868 millones en igual período de 2015. En tanto, la cantidad de operaciones con este medio de pago creció 65% y pasó de 20,4 millones a 33,6 millones, de acuerdo al último informe del Sistema de Pagos Minoristas divulgado ayer por el BCU.

Según la autoridad monetaria; esa situación se fundamenta en los beneficios comerciales y fiscales que perciben los usuarios al utilizar el instrumento, así como en las medidas que se han implementado en el último año y "que han reforzado el cambio en el comportamiento de los individuos a favor del uso de instrumentos de pago electrónicos".

Entre ellas se destacan la restricción en el uso del efectivo en las estaciones de servicio, la prohibición para los comercios de fijar un monto mínimo para aceptar medios de pago y la exigencia del Código de Identificación Personal (pin, por su sigla en inglés) como único requisito para poder de pagar con débito o dinero electrónico.

En la actualidad hay algo más de 2,4 millones de tarjetas de débito en circulación en el mercado local, casi 500 mil más que en el primer semestre de 2014, cuando todavía no estaba vigente la ley de Inclusión Financiera. En tanto, hay unos 48.750 aparatos que procesan pagos con tarjetas (POS) en poder de las empresas uruguayas.

Por otro lado, en la comparación de la operativa con tarjetas de débito y de crédito se puede apreciar que si bien el número de operaciones de crédito y los montos corrientes de las mismas casi duplican las realizadas con débito, la brecha disminuyó más de la mitad en los últimos dos años. "No obstante, y dado que se mantuvo la tendencia creciente en el uso de las tarjetas de crédito, se puede interpretar que el aumento en el uso de las tarjetas de débito no fue en sustitución de estos instrumentos, lo cual sugiere un menor uso del efectivo para las compras de bienes y servicios en nuestro país", indicó el BCU.

Pagos móviles

La operativa del último semestre registra una tónica alcista, tanto en montos constantes como en cantidad de operaciones procesadas.

El total de transacciones aumentó 82% en la comparación interanual y 93% a nivel de montos en términos constantes. Eso fue producto de 913.800 operaciones por un monto total de US$ 86 millones.

"Los pagos móviles se proyectan como una modalidad con gran potencial de crecimiento en el país a raíz de la penetración de los dispositivos móviles en la vida cotidiana, sumado a un cambio de hábitos de pago en los usuarios que se asentado en la adaptación gradual a estas nuevas tecnologías y en la familiarización paulatina con el concepto de billetera móvil", indicó el BCU.

Se consideran pagos móviles aquellos que se inician desde un dispositivo móvil, por una instrucción de pago enviada por el titular a la institución donde tiene radicada su cuenta, mediante un mensaje.


Populares de la sección