Para el agro el ajuste fiscal "no es novedad", dijo presidente de la ARU

Los productores analizan de qué forma impactará en el IRAE

Para los empresarios del campo el reciente ajuste fiscal anunciado por la administración de Tabaré Vázquez no es novedad, porque "el incremento de los impuestos en forma excesiva al sector agropecuario es un proceso que se ha venido concretando en los últimos tiempos", dijo a El Observador el presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), Ricardo Reilly.

Además "habrá que ver cómo impactan los cambios en el IRAE (Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas) propuestos por el Poder Ejecutivo", tema que la ARU está analizando, expresó el dirigente.

El ajuste se debe implementar "a nivel del Estado, recortando el gasto, gestionando y administrando con responsabilidad el dinero de la gente", manifestó Reilly, quien opinó que en una sociedad "el Estado debe estar presente, pero debe invertir de forma productiva y no gastar de manera improductiva como se hizo durante estos años de recaudación fiscal récord". "El problema es que ahora no hay dinero para llevar adelante una economía contracíclica", afirmó el titular de ARU.

Fuimos los primeros en descubrir qué había detrás del juego de palabras no 'habrían nuevos impuestos'


El juego de las palabras

Para el titular de la ARU, los productores agropecuarios fueron "los primeros en descubrir qué había detrás del juego de palabras de que 'no habrían nuevos impuestos'", dicho por Vázquez durante la campaña electoral. "Terminamos con un incremento de más del 30% en la Contribución Inmobiliaria Rural en el peor momento del sector de los últimos 10 años", sostuvo.

El dirigente dijo que se deben sumar además el Impuesto a Primaria y Patrimonio reinstalado hace unos años. Si agregan los aportes patronales al Banco de Previsión Social, con la acumulación de impuestos ciegos a la tierra, "se asemejan a los de las épocas de mayor estancamiento productivo del Uruguay", sostuvo.

Reilly afirmó que desde ARU habían anunciado que, en un escenario adverso y de precios deprimidos, estos gravámenes iban a jugar en contra del desarrollo y la inversión productiva. "Pero no fuimos escuchados. Y esto es justamente lo que está ocurriendo", dijo.

También agregó la incidencia del aumento de las tarifas públicas por encima de la inflación en el mes de enero pasado. "El hecho de pagar un combustible caro cuando el petróleo en el mundo está en niveles bajos históricamente, también es parte de una estrategia recaudadora", expresó Reilly.


Populares de la sección