Para el impeachment a Trump se necesitan más pruebas

Para que haya delito se necesitan evidencias más fuertes de obstrucción a la Justicia

La pregunta está flotando en el ambiente político de Washington en las últimas semanas y volvió a reflotarse este jueves luego de la comparecencia de James Comey en el Congreso estadounidense.

¿Acaso la probada interferencia del presidente Donald Trump en la investigación realizada por el FBI sobre los nexos entre su equipo de campaña y Rusia configura un delito de obstrucción a la Justicia?
Pero esa pregunta, en caso de que la respuesta fuese afirmativa, lleva invariablemente a plantear la destitución como posible escenario político para el presidente.

Pero para que eso eventualmente suceda falta mucho y antes deberá recorrerse un trecho tan extenso como complejo.

El Código de Estados Unidos, que aglutina todas las leyes federales del país, establece que "cualquiera que intente, de manera corrupta, influenciar, obstaculizar o impedir la buena administración de la justicia debe ser castigado". Ese delito admite una condena de hasta cinco años de cárcel.

Respecto a si Trump efectivamente obstruyó la justicia, eso está directamente vinculado con lo que el presidente pueda haber hecho efectivamente para impedir el curso de una investigación sobre el vínculo entre su equipo de campaña y Rusia.

Según quedó en evidencia en la comparecencia de Comey en el Congreso (ver página 2), el presidente trasmitió al exjefe del FBI que dejara sin efecto la investigación que realizaba al exconsejero de seguridad nacional, Michael Flynn.

Para el profesor de Derecho de la Universidad de Virginia, Brandon Garrett, para que el delito se configure "debe haber una intención" de obstaculizar el funcionamiento del sistema de justicia.

Si bien Joshua Desser, profesor de la Universidad estatal de Ohio, cuestiona el proceder presidencial, cree que para procesarlo por ese delito antes la fiscalía tendrá que reunir pruebas suficientes para "declararlo culpable", un extremo al que aún no se llegó.

En cuanto a una posible inculpación de Trump, hay opiniones contrapuestas. Pero Charles Collier, profesor de la Universidad de Florida, considera que existen "dudas considerables" respecto a si eso es posible "sin hablar de ser condenado".

El otro punto medular en cuestión es si la obstrucción de justicia puede servir de plataforma a un proceso de destitución.

En los hechos, la respuesta es afirmativa. Incluso, hay quienes piensan que esto podría ocurrir aunque Trump no recibiera una acusación de la justicia.

Eso le sucedió al entonces presidente Richard Nixon en 1974. Es el congreso, de mayoría republicana, el que debe destituir al presidente, si considera que es culpable de "traición, corrupción u otros crímenes y delitos mayores".


Populares de la sección