Parlamento escocés reclama nuevo referéndum independentista

Los legisladores aprobaron una moción que pide a Londres convocar a elecciones en el país

El Parlamento de Escocia aprobó este martes una moción que otorga al gobierno autónomo el mandato de negociar con Londres la convocatoria de un nuevo referéndum sobre su independencia del Reino Unido, un día antes de que el gobierno británico inicie la ruptura con la Unión Europea (UE).

Por 69 votos a favor y 59 en contra, la cámara de Holyrood (Edimburgo) respaldó la propuesta de la primera ministra, la nacionalista Nicola Sturgeon, para promover un plebiscito entre 2018 y 2019.

Sturgeon defendió que los escoceses deben poder "elegir entre el brexit o convertirse en un país independiente". "Escocia, como el resto del Reino Unido, se encuentra en un cruce de caminos", dijo la líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP), que sumó los seis votos del Partido Verde a sus 63 diputados para obtener la mayoría necesaria para aprobar la moción en una cámara con 129 escaños.

El debate en el Parlamento autónomo duró cerca de siete horas, en una sesión que se extendió durante tres días y que se vio suspendida el pasado miércoles por el atentado en Londres que causó cuatro víctimas mortales.

Cuando la primera ministra británica, la conservadora Theresa May, active el miércoles el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que iniciará un periodo de dos años para negociar las condiciones de salida de la UE, el país se dirigirá hacia un cambio "significativo y profundo", dijo Sturgeon.

Por ese motivo, la primera ministra defendió celebrar un plebiscito cuando los términos finales del brexit estén "claros" y los escoceses puedan tomar una "decisión informada".

Hace dos años y medio, el 55,3% de los votantes que participaron en el primer plebiscito optaron por seguir siendo parte del Reino Unido.

Sturgeon se encontrará con la oposición de la primera ministra británica, que estuvo de visita por Escocia el lunes y que argumenta que "no es el momento" de celebrar una consulta.

La dirigente escocesa aspira a mantener un diálogo "racional" y no "de confrontación" con el gobierno británico, que debería ceder temporalmente sus competencias exclusivas para que Escocia pueda celebrar un referéndum legal y vinculante sobre su escisión del Reino Unido.

Desde las bancadas de la oposición, la líder del Partido Conservador en Escocia, Ruth Davidson, lamentó que el SNP haya puesto sobre la mesa un "calendario apresurado" para una nueva consulta.

Para Davidson, los escoceses "tienen derecho a ver cómo funciona en la práctica el proceso del 'brexit" antes de tomar una decisión sobre su independencia.

Kezia Dugdale, responsable del Partido Laborista en Escocia, que también se opuso a la moción de Sturgeon, resaltó por su parte que el 85% de la población escocesa votó en el anterior referéndum y que "la voluntad de los ciudadanos debe ser respetada".


Fuente: Agencias

Populares de la sección