Paro docente, batalla clave para el macrismo

Gobernadora Vidal enfrenta reclamos docentes
En el marco de una furibunda pelea de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, con los gremios docentes, los educadores de Argentina iniciaron ayer una huelga por 48 horas en reclamo de mejoras salariales que el gobierno no está dispuesto a contemplar.

La medida de los docentes paralizó de hecho el inicio de un nuevo año lectivo en casi todo el país, aunque particularrmente en la estratégica provincia de buenos Aires, la más poblada del país.

Según las estimaciones de los sindicatos, la adhesión al paro fue de alrededor del 85 % en todo el territorio, ya que, incluso aunque en algunas provincias se alcanzaron acuerdos sobre mejoras salariales, los gremios mantienen la huelga en solidaridad con las regiones en las que las negociaciones son conflictivas.

"Los docentes estamos enojados porque conocemos las consecuencias, para el presente y futuro de la educación, de la decisión vergonzosa del gobierno que aspira a golpear de muerte la paritaria (negociación salarial) nacional", afirmó Sergio Romero, secretario general de la Unión Docentes Argentinos (UDA), en un comunicado.

Vidal, que cuenta con el apoyo del presidente Mauricio Macri, enfrentó la decisión de los docentes y se muestra confiada en que recibirá el apoyo de los padres.

La intención del gobierno es evitar el impacto negativo del aumento salarial en la inflación y tratar de controlar el gasto público, ya que el elevado déficit fiscal es uno de los principales caballos de batalla de la administración Macri para este año.

Pero además para Vidal es una batalla clave: en el corto plazo para mantener su buena imagen y con eso el poder electoral en Buenos Aires, el mayor distrito electoral del país de cara a las elecciones parlamentarias de octubre.

El control de Buenos Aires es clave para el gobierno de Macri, y por ende, el fortalecimiento de Vidal también le haría ganar puntos como sucesora política del presidente.

El paro impidió el inicio normal del nuevo curso escolar para unos 12 millones de alumnos, según estimaciones de los medios locales, y afectó a jardines de infantes, primaria y secundaria (si bien en este último caso no todas las provincias comenzaban ayer el ciclo lectivo).

La mayoría se concentra en la capital y la provincia de Buenos Aires, en la que históricamente las negociaciones salariales suelen ser más complejas.

Los docentes reclaman un aumento salarial del 35% anual y alegan que los sueldos están atrasados y no confían en que la inflación se mantenga en el 17% estimado por el gobierno para este año.

Pero el Ejecutivo y las administraciones provinciales ofertaron un incremento de 18% en muchos casos.
Los docentes organizaron marchas y concentraciones en varios puntos del país, una de las cuales cortó las principales avenidas bonaerenses.

Declaran hijos de Cristina


La Justicia argentina avanzó ayer en la investigación de los supuestos delitos de corrupción cometidos en el kirchnerismo (2003-2015) con la declaración como imputados de los hijos de los expresidentes Cristina Fernández y Néstor Kirchner, que negaron los cargos y se declararon víctimas de una persecución.

Al igual que su madre, Florencia y Máximo Kirchner están acusados de presunto lavado de dinero y cohecho cometidos a través de la empresa familiar Los Sauces, que se dedicaba, según la Fiscalía, a recibir millonarias sumas de dinero por el alquiler de inmuebles a empresarios a los que beneficiaba con obras públicas y licencias.

Numerosos militantes se congregaron para apoyar a los imputados con banderas y consignas.


Fuente: EFE

Populares de la sección