Pastillas adulteradas podrían ser la causa de la muerte de Prince

El músico murió por una sobredosis de fentanilo, un poderoso opioide
Cuando los resultados de la autopsia de Prince salieron a la luz en junio, se reveló que el músico había muerto de una dosis letal de un poderoso opioide llamado fentanilo. Ahora los investigadores tienen razones para creer que el icono musical no sabía lo que estaba tomando.

Durante una búsqueda realizada en la propiedad de Minnesota del músico tras su muerte en abril, las autoridades encontraron una botella de Aleve –una droga antiinflamatoria- con dos docenas de pastillas. Su análisis dio positivo como fentanilo, una droga que puede ser 100 veces más poderosa que la morfina. Pero la botella no indicaba que esa era la droga principal. Según reportó The Associated Press, las pastillas estaban marcadas como "Watson 385", una etiqueta encontrada en analgésicos genéricos que contienen paracetamol e hidrocodona, ingredientes comúnmente encontrados en analgésicos de prescripción, como Vicodin.

En la superficie, las pastillas lucían como analgésicos estándar, para un dolor moderado a severo. Pero en realidad contenían una droga tan poderosa que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos la cataloga como una "amenaza para la seguridad y la salud pública".
Si bien no es claro que esas pastillas en particular hayan causado la muerte a Prince, el diario Star Tribune de Minneapolis, reportó que este hallazgo ha conducido a los investigadores a inclinarse sobre la teoría de que el músico no sabía que las pastillas que tomó contenían fentanilo. El artista podría ser una víctima de un negocio de pastillas adulteradas, que las autoridades afirman que está afectando a todo el país y alimentando un aumento en la adicción a los opioides.

Fentanilo, cuando está apropiadamente prescribida por un médico, es una droga aprobada y utilizada para tratar dolores crónicos y severos. A medida que el uso de la heroína fue en aumento, también ascendió la manufactura ilegal de fentanilo, que es de 25 a 50 veces más fuerte. El fentanilo ilegal es mezclado con otras drogas y vendido en dosis potentes, y en ocasiones adquiere la forma de pastillas.

Así como las pastillas que fueron encontradas en la casa de Prince, las pastillas con fentanilo que la Administración para el Control de Drogas (DEA) ha encontrado lucen como comprimidos comunes.
"Las pastillas adulteradas a menudo se asemejan muy cercanamente a los medicamentos auténticos que tratan de imitar, y la presencia de fentanilo es solo detectable en análisis de laboratorio", advertía un reporte realizado por la DEA un mes atrás.

Las autoridades creen que fentanilo manufacturado ilegalmente está siendo producido en China, y luego vendido a narcotraficantes en Estados Unidos, Canadá y México. Un kilogramo de fentanilo en polvo cuesta solo algunos miles de dólares. Utilizando prensas para realizar tabletas (que son fáciles de comprar online), se puede transformar un kilogramo de fentanilo en 600.000 pastillas. A U$S 10 cada una, significan ganancias a millones para los traficantes. Y se venden a personas que están buscando analgésicos, que a menudo no tienen idea de lo que están a punto de consumir.

Esta maniobra criminal es similar a la que sucedió en 2006, durante una crisis económica, donde el fentanilo comenzó a aparecer mezclada con heroína y matando a los usuarios desprevenidos. Ese brote comenzó a reducirse cuando el laboratorio mexicano donde la heroína adulterada con fentanilo fue cerrada. Ahora, la habilidad de transformar fentanilo en pastillas, que son mucho más atractivas para los usuarios más casuales, ha llevado a una crisis mucho más peligrosa.

Mientras los investigadores están trabajando para saber cómo esas pastillas adulteradas llegaron a Prince, la DEA predice: sobredosis y muertes por drogas falsas con fentanilo como ingrediente, van a seguir en aumento.

Fuente: The Washington Post

Populares de la sección