Patio Carretas: bienvenidos a casa

El restaurant, ubicado sobre la calle García Cortinas, se adueña de cada rincón de la hermosísima casa donde está instalado, para ofrecerle al comensal espacios tan distintos como acogedores

Cuando teorizo con otros gastrónomos, en charlas que intentan ser filosóficas cuando no son más que meras consideraciones empresariales, siempre recurro a un axioma que entiendo ineludible: el restaurant es una casa.

Considero que todos los buenos restaurantes respetan ese postulado, sean o no conscientes.
Una casa, “mi casa”, donde agasajar al comensal, ser generoso, ser empático, abrir esa botella que tengo reservada para las ocasiones especiales, o cocinar lo mejor que sé hacer. Dar.

Patio Carretas es una casa antes que un restaurant, no sólo porque uno en todo momento percibe que está en una vivienda y no en un local comercial, sino que además conserva esa personalidad que cada rincón de la casa tiene.

El restaurant ofrece la posibilidad de cenar en el living, en el comedor, en el fondo al aire libre, en la barbacoa, o en el parrillero, sin que uno recuerde que está pagando por esa cena, y no está visitando la casa de familiares o amigos.

Tal vez ese entorno explique el raudo éxito que presenta esta nueva opción gastronómica de Punta Carretas, que cuenta con jóvenes cuatro meses de vida.

A LA CARTA
El restaurant regala una oferta gastronómica interesante, variada, y de extensión justa.
Destacan un gran número de entradas y platos para compartir.
Suma ensaladas, pastas y platos de cocina internacional, así como una parrillada completa.
La carta de vinos es corta. Pese a ello, se pueden encontrar etiquetas más que dignas, como los caldos de Bodega Bouza.

Como entrada, pedimos una Picada Vegetariana, compuesta por champignones en salsa roquefort, tempura de verduras y hummus.
El hummus resultó riquísimo y bien alimonado, y las setas y los vegetales muy sabrosos. Como crítica constructiva, consideramos que los vegetales de la tempura cortados más pequeños, o en finos bastones, quedarían más elegantes.
A esto, sumamos unas suaves Croquetitas de Jamón Crudo.

Como principales, ordenamos unos deliciosos Raviolones de Remolacha con salsa de puerros, y un Goulash de Cordero con Spaetzle, en un plato que no acaba de despegar, y por la excesiva cantidad de spaetzles se vuelve un tanto aburrido.

Al momento de los postres, escogimos un Brownie Albino, de chocolate blanco y almendras, correcto.

La cena fue acompañada por un delicioso y equilibrado Merlot 2012 de Bouza, cepa en la que esta bodega de Melilla destaca ampliamente.

SOBREMESA
Patio Carretas ofrece un entorno muy acogedor, con variados ambientes que habitan las distintas partes de una hermosa casa.
La oferta gastronómica es atractiva, con una carta corta y versátil.
El servicio es impecable, dedicado y respetuoso.

MOZO, LA CUENTA
Picada Vegetariana: $ 230; Croquetitas de Jamón: $ 170; Merlot 2012: $ 620; Agua: $ 55; Goulash con Spaetzle: $ 350; Raviolones de Remolacha: $ 320; Albino: $ 160; Cubierto: $ 55 (x2). Total de la mesa para dos: $ 2.015.
Precio por comensal: 1.008 pesos.

Patio Carretas está en García Cortinas 2492 y Guipúzcoa.
Su horario es de Miércoles a Domingo a partir de las 19:30 horas; los Sábados y Domingos también abre para el almuerzo a partir de las 12 horas.
Por reservas se puede llamar al 2 716 81 61.
Para más detalles e información de Patio Carretas, visitar este enlace.


Comentarios

Acerca del autor