Persiste la fuerte presión sobre precios del ganado

Las lluvias no aparecen y se incrementó la oferta, la faena de vacunos acumuló otra semana en las 40 mil reses y los valores del novillo siguen en el eje de US$ 3 por kilo
Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Las previsiones de un enero con lluvias regulares, que en un principio se podían manejar, no se cumplen y el factor climático juega en la formación de las cotizaciones. La falta de agua acentuó el incremento de oferta que tradicionalmente se da a partir de la segunda quincena de enero. Desde hace más de una semana la industria presiona hacia abajo y marca los precios a los que pretende comprar el ganado.

Según comentaron operadores consultados, los valores del novillo se mantienen en el eje de US$ 3 por kilo a la carne. El consignatario Guillermo Rodiño, de la firma Blanco y Rodiño, dijo en el programa Tiempo de Cambio de radio Rural que algunas plantas pasan precios inferiores a dicha referencia en tanto otras no ofrecen cotizaciones apoyadas en la falta de precipitaciones y entradas a planta largas que superan los 15 días. En vacas las referencias se alinean en US$ 2,70. Agregó que actualmente hay productores con necesidades de caja y producción que deben ir vendiendo, ajustando las cargas para enfrentar el mes de febrero.

En ovinos se registra un mercado más dinámico y firme con una demanda que supera a la oferta, la cual es escasa. Se comentaron operaciones en borregos a US$ 3,30 y a US$ 2,70 en ovejas.

La Asociación de Consignatarios de Ganado disminuyó su referencia para el novillo gordo a US$ 3,09 desde US$ 3,17 por kilo a la carne. La de la vaca cayó a US$ 2,74 desde US$ 2,82. En ovinos la cotización promedio del cordero subió dos centavos a US$ 3,30 y el capón uno hasta US$ 3,04. El cordero pesado quedó sin cambios en US$ 3,33, el borrego en US$ 3,28 y la oveja en 2,73.

Por tercera semana consecutiva la faena de vacunos se mantuvo en el eje de las 40 mil reses. En la última semana se faenaron 43.713 vacunos, 3.461 cabezas más que en la anterior, pero 1.166 menos en la comparación interanual. La faena de vacas tuvo un avance semanal de 1.114 animales y llegó a 23.282. Incluso 2.392 más que un año atrás. En lo que va de 2016 la faena de vacas mantiene el fuerte ritmo que arrastra desde el año pasado, por más que en muchas plantas operan cuadrillas kosher. Está muy ofertada la vaca y comienza a aparecer la de campo buena. La faena de novillos totalizó 18.974 animales, 1.998 más pero 4.231 menos, según las comparaciones respectivas.

La faena ovina se ubicó en 15.866 animales con un descenso de 2.539 cabezas respecto a la anterior y de 9.999 en la comparación interanual. La mitad fueron corderos, nivel que se posicionó 2.351 y 3.650 por debajo en las comparaciones realizadas. La faena de ovejas avanzó 942 animales en la semana hasta 4.604 animales si bien estuvo 4.571 por debajo de la faena equivalente de 2015.

En lo que respecta a los precios INAC, en la semana pasada la cotización del kilo de novillo subió a US$ 3,346 desde US$ 3,333 y siguió distanciándose de la referencia ACG. Se ubicó 5% por debajo del valor de un año atrás. El kilo de vaca bajó a US$ 2,889 desde US$ 2,91 (-9,4%). En el cordero el precio también cayó y lo hizo hasta US$ 3,392 desde los US$ 3,417 de la semana pasada (-23%).

Los ingresos por exportación de carne bovina y ovina tuvieron movimientos contrarios. En la vacuna la tonelada promedió en US$ 3.567, US$ 310 menos que una semana antes. El promedio de cuatro semanas móviles bajó levemente a US$ 3.656, nivel 9% inferior al del mismo momento en 2015. En la ovina el ingreso semanal subió US$ 520 a US$ 4.511 y el promedio se ubicó en US$ 4.208, 13% menos que un año atrás.

A pesar de la baja en el gordo, el mercado de reposición se mantiene firme. Se destaca la participación activa de los exportadores en pie sobre la demanda por terneros enteros. Algunos operadores manifestaron que se concretan algunos negocios por novillos pesados castrados para dicho destino en forma puntual. El miércoles pasado Pantalla Uruguay llevó a cabo su primer remate del año, con una venta de casi el 95% de la oferta en forma ágil. Los terneros promediaron en US$ 2,07 –lo mismo que en diciembre–, con mínimo y máximo de US$ 2,05 y US$ 2,11, respectivamente, en un momento donde su oferta es limitada y se espera que aumente con los animales la primavera pasada después del período de vacunación contra la aftosa que comienza el próximo lunes. Al igual que en el mes pasado la vaca de invernada promedió en US$ 1,27, con valores entre US$ 1,25 y US$ 1,30.