Perú a la caza internacional del expresidente Alejandro Toledo

La justicia emitió una orden de captura y ofrece recompensa de US$ 30 mil por información
Perú espera que el expresidente Alejandro Toledo, buscado por recibir supuestos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, sea detenido en Estados Unidos y no huya a otros países como Israel, que el pasado domingo adelantó que no le permitirá entrar.

Las autoridades peruanas creen que Toledo está en la ciudad estadounidense de San Francisco y el ministro del Interior Carlos Basombrío confirmó que podría viajar a Israel, país del que su esposa Eliane Karp tiene la ciudadanía.

Ayer por la noche, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, pidió a su colega de Estados Unidos, Donald Trump, que evalúe la posibilidad de deportar al exgobernante peruano Alejandro Toledo, buscado por cargos de corrupción y quien se encontraría en la ciudad estadounidense de San Francisco.

Por su parte, el gobierno israelí, a través del portavoz del Ministerio de Exteriores, Emmanuel Nahshon, precisó que "Toledo será autorizado (a ingresar) en Israel únicamente cuando sus asuntos pendientes en Perú estén solucionados".

El vuelo 954 de la compañía United Airlines que cubría la ruta San Francisco-Tel Aviv y en el que las autoridades peruanas pensaron que Toledo podría viajar, aterrizó la noche del domingo en el aeropuerto de Ben Gurion sin el exmandatario a bordo.

"El expresidente peruano Alejandro Toledo no estaba en el avión que aterrizó en Ben Gurion desde San Francisco", escribió Nahshon en Twitter.

La justicia peruana emitió una orden de captura internacional y prisión preventiva de 18 meses para el expresidente, por recibir supuestamente US$ 20 millones de Odebrecht para favorecerla con la construcción de la carretera interoceánica, que une Perú con Brasil. Se le acusa de tráfico de influencias y lavado de activos.

Por ahora, Toledo puede salir de Estados Unidos sin problemas, ya que las autoridades todavía no han aprobado la orden de captura a la espera de documentos que sustenten su pedido, explicó el ministro Basombrío.

Los más buscados

Toledo integra la lista de los más buscados de Perú y, de ser capturado, deberá cumplir una orden de prisión preventiva por 18 meses, mientras duren las investigaciones o se abra un juicio.
La ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, descartó persecución política contra el acusado, una teoría que intentó instalar la defensa, que recomendó a Toledo no volver a Perú.

En una entrevista televisiva, hace unos días, el exgobernante negó los cargos y dijo ser víctima de persecución por combatir a Fujimori.

Para el juez Richard Concepción, quien ordenó la captura y prisión preventiva por 18 meses, "Toledo vendió la carretera interoceánica por pagos de Odebrecht".

Concepción detalló que para ordenar la detención de Toledo "no se exige certeza, sino la existencia de un alto grado de probabilidad sobre los hechos que se imputan".

Detención en Estados Unidos

Perú sospecha que Toledo, profesor visitante de la Universidad de Stanford, está en la ciudad californiana de San Francisco y ofrece US$ 30 mil a quien ayude a capturarlo. Interpol ha lanzado la alerta roja en 190 países pero, según detalló Basombrío, cada uno aplica esa orden de acuerdo a sus leyes.

"Las autoridades de Estados Unidos pidieron a la Fiscalía (peruana) la fundamentación de por qué un juez de Estados Unidos debería dar una orden para detener al expresidente. Ese pedido de captura se encuentra en 'stand by', a la espera de que se complete la información", precisó el ministro.

Una fuente del Ministerio Público explicó que, apenas se supo el viernes que Toledo podía estar en Estados Unidos, el fiscal del caso, Hamilton Castro, envió la solicitud de detención preventiva con fines de extradición al juzgado, que luego envió el requerimiento a Estados Unidos a través de la Cancillería.
Pero el Departamento de Estado reparó que faltaban algunas precisiones para que la solicitud sea aceptada y ejecutada por un tribunal estadounidense. El juez Richard Concepción, que dispuso la orden de detención contra Toledo, deberá resolver ese nuevo requerimiento, según la fuente.

"La recomendación es que (Toledo) concurra al proceso, que venga al país y, junto con sus abogados, tomen las medidas que más les convengan", dijo el presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez. El ministro Basombrío estimó que los nuevos documentos deberían estar listos a partir del lunes. Mientras tanto, reconoció que existe riesgo de fuga.

Explosión del caso Odebrecht en el país incaico

El expresidente Alejandro Toledo admitió que su amigo, el empresario Josef Maiman, le prestó dinero para inmuebles, sin saber su origen, aunque en una primera versión aseguró que los fondos vinieron de un préstamo de su suegra–judío-belga– por una indemnización tras el holocausto nazi, afirmación que fue desmentida.

Odebrecht, que reconoció el pago de coimas en Brasil y Latinoamérica a cambio de obras públicas en el caso "Lava Jato", reconoce que pagó US$ 29 millones en Perú ilegalmente entre 2005-2014, durante los gobiernos de Toledo, Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016). En el caso de Toledo el soborno se pagó en 18 partes, desde junio de 2006 hasta junio de 2010, incluso cuando ya había dejado el cargo.

Mientras tanto, hasta ahora hay tres exfuncionarios del gobierno de García en prisión por supuesto soborno de US$ 7 millones a cambio de favorecer a Odebrecht con la obra de la Línea 1 del Metro de Lima.

Por su parte, Humala y su esposa Nadine Heredia, quienes cuentan con restricciones para salir del país, son investigados por lavado de activos por supuestamente financiar su campaña electoral con dinero procedente de Venezuela y de Brasil. Según documentos de la Policía Federal de Brasil, Odebrecht entregó US$ 3 millones para la campaña presidencial de Humala.


Fuente: AFP

Populares de la sección