Plantean eliminar tercerizaciones y pasar los funcionarios al Estado

El presidente de Cofe, candidato a la representación de los trabajadores en ASSE, buscará generar "estabilidad"
Pablo Cabrera, el candidato presentado para ocupar la representación de los trabajadores en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) –cuya confirmación espera sea presentada en los próximos días– habló con El Observador de las carencias del sistema público y de cuáles son las prioridades a llevar adelante durante su gestión. También se refirió a su postura de eliminar la tercerización de servicios.

¿Cuáles son las principales acciones que va a realizar cuando asuma?
Tengo dos objetivos principales muy a corto plazo, uno el poder fomentar el conocimiento de ASSE, ayudar a que se muestre hacia afuera. El otro aspecto es el tema formativo. Empezar a avanzar y profundizar en la formación de los funcionarios. Existen carencias en ese sentido. La academia forma pero después la institución tiene que darle el formato propio y ahí es donde hay carencias. En una dinámica de cambio tan grande como es la salud, el recurso humano tiene que estar constantemente formado.

¿Cuáles serán sus planteos con la tercerización de servicios, que tantos problemas trajeron en el pasado?
Es un gran tema que hay que seguir peleando. En lo personal lo he tenido como prioridad de cómo construimos ASSE y hay que tratar de eliminar la tercerización de servicios por lo que hace a la calidad del trabajo y da al trabajador el recurso que realmente se merece.

¿Cómo sería la operación de la eliminación de tercerizados?
Hay que seguir profundizando en el conocimiento de la situación. Cuando lo planteamos en el departamento de alimentación, concretamente esa posibilidad donde eran servicios tercerizados, en una primera etapa se transforman en contratos públicos y hoy esta ley del presupuesto nacional los incorpora al presupuesto genuino. Y así creo que hay que seguir identificando colectivos que estén atados a esas cosas, por ejemplo los de camilleros. Definir el rol del camillero, cuántos tenemos, para ver si se puede reconvertir esa función. El pedido es desde el sindicato, pero también lo mantiene el PIT-CNT.

¿Los recursos de ASSE lo posibilitarían?
Nosotros comprobamos que la transferencia de recursos que se hacía a las empresas era igual a la posibilidad del Presupuesto nacional. El gasto sería prácticamente el mismo. Estamos hablando de generarle la estabilidad a esas personas que hoy están. La relación laboral es enorme, tener un contrato con una empresa tercerizada significa que la empresa en un determinado tiempo se puede retirar del mercado, siempre está la inestabilidad laboral en el medio. Una presupuestación genuina, si vos cumplís con tu tarea y sos buen funcionario, sabés que tenés permanencia en tu trabajo hasta que te jubiles. Es abismal la dependencia de la tercerización.

¿Cómo puede mejorar ASSE la complementariedad de servicios con los privados?

La complementariedad es una vieja discusión. Tiene que ser real, que los servicios se puedan compartir. Hay que poner una igualdad en la competencia, en el tratamiento de los costos. Históricamente el sector privado nos cobra más que lo que cobramos nosotros por el mismo servicio. Esas tablas de recursos deben ser readaptadas por el Ministerio de Salud Pública (MSP), pero lo que han hecho siempre es que el sector público pague mucho más. El MSP como rector del sistema de salud tiene que darle especial atención para resolver esas inequidades que a priori generan que la competencia sea desleal. En el aspecto económico lo sigue siendo. Tendría que ser una tabla única con los mismos precios para todo el país.

En los datos de tiempo de espera de los centros de salud presentados por el MSP, faltan los de ASSE, cuyos usuarios eran quienes más esperaban para ver a los médicos, según datos del año pasado. También es el que incumplió más metas, ¿cómo se entiende eso?
Pero también es el único que no te cobra un peso para ningún tipo de servicio. Aunque no tengas un mango en el bosillo, sabés que la tomografía la vas a tener, la resonancia la vas a tener y si tenés que estar internado vas a tener todo lo que necesitás. Son contrapartes de una misma situación general del sistema. No solo en ASSE se esperan dos meses para un especialista y hay mal servicio. Los médicos en ASSE, cuando tienen que pensar en un tratamiento, piensan estrictamente en todo lo que va a necesitar y le mandan todo al paciente, en la mutualista muchas veces el tema del costo también está arriba de la mesa y los tratamientos no son iguales.

¿A qué se refiere con que los tratamientos no son iguales?
En las mutualistas los gastos están más medidos. Si entrás a investigar sabés que en las mutualistas a los médicos les dicen "ustedes pueden hacer tanto, cuánto", en ASSE no. Viene un paciente que necesita un abanico de cosas y el médico no anda pidiendo permiso, se las incluye en el diagnóstico y eso se hace. Es un costo que banca ASSE y que en el servicio mutual no se da. Eso es más rápido y en calidad el tiempo es central. Hay servicios que en ASSE son prácticamente únicos, el hospital de ojos por ejemplo: a costo cero se le devuelve la vista a la gente, eso el servicio privado no lo hace.

¿Y qué pasa con el tratamiento a embarazadas y niños, donde los datos muestran que también se incumplen las metas?

Hay que discriminar más, esos son promedios. ASSE tiene más de un millón de usuarios, es el único que tiene llegada nacional. En los promedios a veces es complejo demostrar con claridad que hay lugares donde hay que mejorar mucho y hay otros donde la calidad es muy buena. Sabemos que hay hospitales que están detrás y ciertos servicios son menores con respecto a la demanda.

¿Qué pasará con su rol sindical?

Voy a pedir licencia mientras esté en ASSE, no voy a renunciar. No voy a representar mi cargo de responsabilidad desde la FFSP ni desde COFE.

El caso Silva "fue un peso grande"

Cabrera no se siente cómodo hablando de su predecesor y compañero en el sindicato de funcionarios de la salud, Alfredo Silva, quien fue procesado -al igual que otras personas- por el delito de conjunción de interés público con el privado, luego de que se comprobaran hechos de corrupción en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). El nuevo representante de los trabajadores quiere dejar ese episodio atrás y dar una nueva imagen al cargo que ahora ocupará. Aseguró a El Observador que no tiene contacto alguno con él. "Es momento de hacer un corte. Alfredo Silva no está más, pienso que tenemos posibilidades de hacer las cosas bien. Fue un peso grande, dejó un aprendizaje, y voy a revertir la mala imagen que quedó, trabajando realmente como una representación colectiva de los trabajadores".

Populares de la sección

Acerca del autor