¿Por qué el árbol de Navidad se arma los 8 de diciembre?

Una tradición de siglos que se prolonga hoy
Así lo anuncia la tradición: el día 8 de diciembre se arma el árbol de Navidad, y se mantiene en su lugar hasta el 6 de enero, que es el Día de Reyes. La decoración del pino -que es el árbol que se elige para la ocasión- es un rito por el que muchas familias pasan año a año. Pero, ¿por qué en esta fecha y no en otra?

Pues la verdad es que hay varias bibliotecas sobre el asunto. Una de las versiones más conocidas es la teoría de el Divino Idrasil. ¿Qué es eso? Así se llamaba el árbol del que, en la antiguedad, se pensaba que colgaban los planetas y también la Tierra. Sobre este árbol también llamado Árbol del Universo, estaba una copa que simbolizaba el cielo. En sus raíces, por supuesto, el infierno.

Para celebrar el solsticio de invierno, entonces, antiguamente se decoraba un árbol con antorchas de fuego y se bailaba alrededor.

Al momento de la evangelización de estos pueblos, los conversos tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Cristo. Se dice que en el año 740 San Bonifacio -evangelizador de Alemania e Inglaterra- reemplazó el roble (era el tipo de árbol que se usaba en ese entonces- por el pino. Otras versiones señalan que el responsable del cambio fue en realidad Martín Lutero. Quienes optan por la primera versión aseguran que la fórma de triángulo del pino parece aludir también a la Santísima Trinidad y el árbol era adornado con manzanas que simbolizaban la tentación cristiana, y con velas, que simbolizaban la luz del mundo y la gracia divina.

En cuanto a la fecha, muchas son las coincidencias. En 1854, Pío IX advirtió que, al momento de nacer María, la madre de Dios, fue preservada del pecado original. Por ese motivo, la fecha del 8 de diciembre (cuando Pío IX hizo el anuncio) se proclamó como el Día de la Virgen Inmaculada Concepción y también el día del armado del árbol navideño. Por ejemplo, los celtas celebran el nacimiento de Frey, dios del sol y la fertilidad, el 8 de diciembre de cada año.

Pero, ¿cuándo llegaron las famosas guirnaldas y bolas de adorno que hoy se ven en los árboles de Navidad? Se cree que esto sucedió alrededor del año 1605 en Alemania. A Inglaterra llegó en el año 1829, mientas que 1870 fue el año en el que llegó a España, momento en que se expandió a Sudamérica. Sin embargo, otros registros aseguran que desde 1807 ha árboles de Navidad en Argentina, por iniciativa de un ciudadano inglés en el territorio.



Populares de la sección