Posibilidad de consulta popular para subir penas encuentra apoyos y críticas

Colorados manejan la idea de juntar firmas para que la población decida sobre temas de seguridad
El gobierno y la oposición tienen distintos enfoques sobre la seguridad, área que todos reconocen como un problema a resolver.

El presidente Tabaré Vázquez anunció la semana pasada la convocatoria a un diálogo para establecer medidas con amplio acuerdo político.

La invitación aún no llegó a los partidos por lo que tampoco se conoce el método de trabajo que se impulsará, los contenidos y quiénes serán los invitados a la mesa.

Voceros del Poder Ejecutivo y de la oposición dieron a conocer una serie de medidas por las que se debería transitar para enfrentar a la delincuencia. Mientras se procesa esta discusión, el Partido Colorado encontró otra veta por donde presionar: recurrir a la opinión pública.

El senador Germán Coutinho (Vamos Uruguay) informó a El Observador, luego de reunirse el martes con Pedro Bordaberry líder de ese sector, la posibilidad de recurrir a juntas firmas para que la población decida si está de acuerdo con aumentar penas a los adolescentes, como lo propone el senador nacionalista Jorge Larrañaga.

En este período los colorados presentaron 18 proyectos sobre seguridad.

Coutinho dijo que están dispuestos a "aprontar la lapicera" para impulsar subas de penas con respaldo popular.

Larrañaga comentó ayer a El Observador que aún no recibió ese planteo y cuando lo tenga lo analizará con sus compañeros del Partido Nacional.

De todas maneras, opinó que "en principio no rechaza ningún camino".

"La solución, se lo digo claro, es que el delincuente tiene que estar preso", dijo Larrañaga al ser entrevistado por el El Observador el sábado 2 de abril.

Pero la idea de la consulta popular no convence al senador Pablo Mieres (Partido Independiente) uno de los impulsores de establecer un acuerdo en materia de seguridad.

"No está en la agenda juntar firmas, apostamos al diálogo entre el gobierno y la oposición", dijo Mieres a El Observador.

También observó que hoy "predominan más los cuestionamientos que la disposición a la búsqueda franca de soluciones".

La oposición irá al diálogo alertando que si no hay vocación para cambiar la política actual, no valdrá la pena el esfuerzo. Poner el hombro, sí. Ir solo para lo foto, no, resumió el senador Luis Lacalle Pou.
En su audición de ayer, el senador blanco –que le pidió a Vázquez la remoción del ministro Eduardo Bonomi, algo que ya el presidente rechazó– afirmó que la población reclama con angustia que "hagan algo".

"Con respecto a la seguridad pública, insiste el presidente en mantener al equipo, mantener a Bonomi y a su hermano (el subsecretario Jorge Vázquez), creo que es notorio que han fracasado y sobre todo me parece que es una cosa para rever, cuando supuestamente el Poder Ejecutivo está convocando un diálogo por la seguridad pública", afirmó Lacalle Pou.

Para que exista un "diálogo real" tiene que haber "un cambio en la actitud del gobierno, un cambio en las políticas de seguridad pública".

El líder del sector Todos consideró que el gobierno debe cambiar en seguridad porque "está perdiendo por goleada".

Desde el Poder Ejecutivo, el subsecretario del Interior, Jorge Vázquez adelantó que hay ideas presentadas que no serán de recibo.

En diálogo con El Observador adelantó que dos propuestas del senador Larrañaga ya probaron que "fracasaron"

Una es la de sacar a los militares a la calle para patrullar. La otra es la de aumentar las penas a los narcos y adolescentes infractores. "Queremos que la oposición aporte, si hay una idea buena la tomamos", dijo Vázquez a El Observador.

Populares de la sección