Presidenta de Anda: "buscamos acompañar a las personas incluso en situaciones complejas"

La presidenta de Anda habló sobre los productos más emblemáticos y los proyectos de la institución
Es ingeniera de sistemas. Hace 19 años ingresó a Anda como especialista técnica en el área de informática, en un momento en que, según contó, muchos de los sistemas estaban a punto de quedar obsoletos. Luego de ocho años fue elegida directora de informática, donde logró estabilizar el centro de cómputos de la empresa. Fueron 15 años dedicados a asuntos técnicos hasta que en 2013 le ofrecieron el cargo de directora comercial. Pasar a un área completamente diferente fue para Facio un desafío al que no pudo negarse. Adquirió los conocimientos complementarios que la ayudaron posteriormente a ejercer la vicepresidencia. En 2015 se retiró el histórico presidente de Anda, Washington Almada, y Facio asumió la presidencia en el último de los cinco años. En 2016 fue elegida al frente de la institución entre 31 personas que se presentaron a las elecciones internas.

¿Cómo define el negocio de Anda?
Atender las necesidades de los afiliados, esa es la misión y la razón de ser. Si tuviera que nombrar dos cosas, una sería el producto más emblemático que es la garantía de alquiler. Tenemos 37 mil contratos vigentes. La persona que consigue resolver su problema de vivienda con nuestra garantía tiene un apego especial con la institución. No es el que da más plata ni el que utilizan más socios pero sí es el producto estrella desde el punto de vista emocional. Además tenemos una presencia muy importante con los créditos y la tarjeta de crédito y eso es lo que nos da mayores ingresos, a pesar de que tenemos un interés muy bajo. Genera los mayores ingresos por el volumen de transacciones. Otros servicios valiosos son el odontológico y el médico con todas las especialidades.

¿Cuál servicio ha crecido más?
En los últimos años ha habido un importante crecimiento del crédito, que muchas veces viene dado de la mano de la tecnología. En 2010 hicimos un acuerdo con Banred y empezamos a dar préstamos en los cajeros automáticos. Con la tarjeta ibas al cajero y podías hacer un préstamo. Se pensó que ésto iba a sustituir el préstamo en efectivo que se daba en los mostradores y en dos meses habíamos duplicado la cantidad de préstamos que otorgábamos. Tuvimos una explosión tremenda de préstamos en los cajeros y de ahí para acá es que damos la mitad de préstamos en los mostradores y la otra mitad en los cajeros. Hoy estamos por encima de los 400 mil créditos mensuales.

¿Cómo resultó el lanzamiento de su primera tarjeta prepaga?
Empezó siendo moderado pero en el último mes tuvimos un crecimiento enorme. Fue algo muy bueno presentarnos en el Banco Central para ser emisores de dinero electrónico.
Lo hicimos pensando en cómo podíamos acompañar a los uruguayos en este proceso de cambio cultural que significa la inclusión financiera. Entendimos que iba a ser una necesidad de nuestros socios y que los teníamos que acompañar en eso; así que nos tiramos al agua y estamos teniendo una respuesta muy buena de nuestros afiliados y de no afiliados, porque no es obligatorio ser afiliado para cobrar el sueldo con una tarjeta prepaga. También se pueden solicitar para comprar en internet o para viajar, no tiene que ser estrictamente para cobrar el sueldo.

¿Qué otros proyectos tiene en mente?
Todos vienen por el lado de la tecnología. Estamos pensando en hacer una aplicación móvil para que los socios puedan acceder a información de sus cuentas a través de los celulares. Firmamos el año pasado un acuerdo con ANTEL y desde hace un mes somos medio de pago en Bits. Esto permite la recarga de celulares y contratar estacionamiento tarifado.
En definitiva, vamos estando cada vez más en todos lados.

Aceptan personas en situación de Clearing. ¿Cómo controlan la morosidad?
La retención de haberes nos permite que en definitiva no dependamos de que la persona venga a pagar sino que le podemos descontar de su sueldo.
Eso lo permite una ley que creó la institución en el año 1934.
De todas maneras esas cosas hay que cuidarlas permanentemente porque la realidad del mercado laboral en el 1934 es otra en el año 2017.
Las modificaciones en la ley de inclusión financiera hicieron que las personas tengan que cobrar sí o sí el 45% o 50% de su sueldo entonces la capacidad de retener es más pequeña y eso hay que vigilarlo.
Pero buscamos la forma de acompañar siempre a las personas incluso en situaciones complejas. l

Populares de la sección

Acerca del autor