Presidente de Sindicato médico acusa al gobierno de ceder a presiones empresariales por IMAE en Salto

Julio Trostchansky opinó que el Hospital de Tacuarembó debería ser prioridad

El presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Julio Trostchansky, fustigó con dureza la decisión del Ministerio de Salud Pública (MSP) de dar el visto bueno a un proyecto presentado por el Sanatorio Americano y la Sociedad Médica Quirúrgica de Salto, para la instalación de un institutos de medicina altamente especializada (IMAE) en ese departamento para practicar angioplastias –el procedimiento que se utiliza para desobstruir los vasos sanguíneos en caso de un infarto–. El dirigente cuestionó que se habilite un nuevo IMAE privado, mientras que el Hospital de Tacuarembó –que es público- cuenta con una habilitación para funcionar como tal desde hace tres años, pero la instalación de los materiales necesarios para su puesta en marcha se ha demorado.

Las angioplastias las financia el Fondo Nacional de Recursos (FNR) –cada una sale $ 133.135–

"Hospital de Tacuarembó hace años que tiene habilitado posibilidad de IMAE pero ha visto dificultada instalación. ¿Por qué primero sector privado?", publicó Trostchansky en su cuenta de Twitter. El dirigente opinó a través de la red social que detrás de la decisión del IMAE privado en Salto, primaron los "intereses empresariales".

"Inaudito que se haya cedido a presiones de corporación empresarial del interior y se habilite nuevo IMAE privado. ¿Qué pasa con el Hospital de Tacuarembó?", publicó Trotchansky. ¿Será que hay parlamentarios que defienden intereses empresariales y presentan conflictos de interés no declarados? Hipocresía", agregó.

Embed

Consultado por El Observador, Trostchansky dijo que "no hay una oposición al IIMAE de Salto sino con que se habilite primero en el sector privado cuando hay una autorización y un trámite de habilitación en el Hospital de Tacuarembó desde hace años".

Lea también. Más vale tarde: Salto y el norte tendrán su centro cardiológico

El viernes en una reunión entre el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, y la bancada de diputados del Frente Amplio (FA), se definió que están dadas las condiciones para que Salto tenga su IMAE cardiológico. Hasta ahora los seis centros que están habilitados para practicar angioplastias están en Montevideo, por lo que aquellos que sufren un infarto en el norte del país deben ser trasladados 500 kilómetros para recibir tratamiento, lo que puede generar secuelas e incluso la muerte.

El ministro convocó a una reunión para el próximo martes a directivos del Centro Médico de Salto para tratar la instalación del IMAE. Esa mutualista tiene un angiógrafo que adquirió en 2012 luego de una inversión de US$ 1,5 millones. La máquina es la que se utiliza para operar a los pacientes que sufrieron un infarto y es la única que hay en el interior del país.

Esta decisión dista de lo planteado por las autoridades sanitarias el 21 de febrero en el Parlamento. Durante una interpelación a Basso realizada por el diputado nacionalista Martín Lema, la directora del Fondo Nacional de Recursos (FNR), Alicia Ferreira, había dicho que tener un centro con esas características al norte del país podía llegar a ser deficitario, al tiempo que se anunció un proyecto para crear centros de referencia que sustituyeran a los actuales IMAE.

Para Trostchansky este cambio de opinión hace que "surjan interrogantes". ¿Qué fue lo que se modificó el pensamiento de Basso, cuáles fueron las presiones que recibió? se preguntó el dirigente.



Populares de la sección