Prevén un consumo estancado por el impacto del ajuste fiscal

Gobierno reconoce efecto sobre la economía y privados ya advierten caída de las ventas

La caída de 0,5% que mostró la economía uruguaya en los primeros tres meses del año ratificó la situación de estancamiento que comenzó a gestarse el año pasado. El desempeño negativo fue algo común a la mayoría de los sectores de actividad, entre ellos el consumo privado.

El empeoramiento de las expectativas económicas se refleja en las decisiones de los consumidores que muestran mayor cautela al momento de gastar, de la mano con expectativas crecientes de menores ingresos, mayor desempleo y desaceleración del salario real con probabilidad de retracción en algunos sectores.

Los datos interanuales publicados por el Banco Central (BCU), mostraron una caída del consumo privado de 0,8% durante el primer trimestre, con lo que el sector retomó su trayectoria negativa, luego del leve repunte mostrado en el último cuarto del año pasado que parece haber sido excepcional. El mal desempeño que comenzó a darse en el segundo y tercer trimestre de 2015 con caídas de 1,6% y 0,9% respectivamente, se volvió a repetir en el arranque del año, en línea con la mayor incertidumbre que gira sobre el desempeño futuro de la economía.

Las expectativas para el resto del año no son alentadoras. Para la economista Soledad Castagna de Equipos Consultores, el consumo privado continuará estancado o retrocediendo levemente en los próximos meses, no sólo por descensos en la compra de bienes durables, sino también en otros bienes de consumo discrecional y de consumo habitual, según dijo a El Observador.

La economista también marcó como una posibilidad que las decisiones de consumo de los hogares anticipen parte de los efectos que tendrá la reducción del ingreso disponible a partir del aumento del IRPF previsto para 2017. "Este tipo de comportamientos creemos se estarían profundizando a medida que nos acerquemos a la fecha de puesta en práctica de los anuncios, lo que evidentemente afectará en parte los niveles de consumo para este año y obviamente el que viene", señaló.

Lo que espera el gobierno

El propio gobierno reconoce que las medidas de ajuste fiscal tendrán un efecto negativo sobre el crecimiento económico. El texto presentado junto a la Rendición de Cuentas señala que "el menor crecimiento del gasto público previsto, conjuntamente con el menor nivel de consumo asociado a la caída de los ingresos del primer decil de la población, podrían impactar en el nivel de precios a través de una reducción de la demanda agregada". Esto, señala, "contribuirá al combate de la inflación".

Esto se recoge en las nuevas estimaciones oficiales que muestran un panorama más pesimista para los próximos años. El equipo económico espera que el consumo crezca apenas 0,3% tanto en 2016 y 2017, valores muy por debajo de los que se habían incluido en la ley de Presupuesto que estimaban una expansión de 2,2% y 2,9% respectivamente.

También se espera un menor crecimiento salarial. Mientras que en el Presupuesto Nacional el gobierno esperaba un aumento del salario real de 2,1% para este año, la Rendición de Cuentas rebaja esa proyección a 0,9%. Si se tiene en cuenta los cuatro años que restan del período de gobierno, la proyección de evolución del salario real para todo el período pasó de 8,3% en la Ley de Presupuesto a 5,4% en la Rendición de Cuentas 2015 presentada esta semana al Parlamento.

Menos ventas en shopping

El enlentecimiento de la actividad no escapa a las perspectivas del comercio que tampoco parecen dar señales de un repunte durante 2016.

De hecho, el primer trimestre del año mostró una caída interanual de 4,5% en el sector de comercio, restaurantes y hoteles, cuya actividad con una incidencia negativa de 0,6 puntos porcentuales. De esa forma ese sector completó cuatro trimestres consecutivos a la baja, luego de un leve repunte mostrado en el primer trimestre de 2015.

El enlentecimiento de la actividad comenzó a sentirse, por ejemplo en los shopping que hasta ahora venían eludiendo el estancamiento del consumo. Según comentaron ayer algunos de los centros comerciales consultados, las ventas registradas durante el último fin de descuentos fueron inferiores respecto a junio de 2015.

También los últimos datos publicados por la Cámara Nacional de Comercio y Servicios (CNCS) correspondientes al primer trimestre del año habían consignado una reducción en las ventas de los supermercados de 1,8%, de 0,3% en prendas femeninas y 0,9% en masculinas, de 8,6% en el calzado. En tanto, las ventas de electrodomésticos habían caído 2,4% en casas especializadas y 3,1% en supermercados.

Otros rubros

Por otro lado, las agencias de viaje vendieron más lento pero comercializaron casi todos sus cupos para el receso de invierno, según un relevamiento realizado por El Observador. A modo de ejemplo, el gerente de Siur Viajes, Jorge Valenti, señaló que a sabiendas de la coyuntura económica tomaron alrededor de un 20% menos de cupos para vender en comparación con otros años para vacaciones de julio. En el caso del comercio de automóviles 0 km, en los primeros cinco meses del año la caída fue de 23% en la comparación interanual, de acuerdo a los últimos datos publicados por la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU). Aunque el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) correspondiente a abril logró recuperarse respecto a marzo, luego de dos meses de caída, continúa en la zona de "moderado pesimismo" en la que ingresó en mayo del año pasado.


El dólar cerró por quinta semana a la baja


El dólar cerró su quinta semana consecutiva a la baja en la plaza local con un descenso de 0,61% que lo mantiene por debajo de $ 31. El billete verde cotizó ayer en el promedio de operaciones interbancarias con una leve caída de 0,18% y cerró a $ 30,63. Por su parte, en la pizarra del Banco República la divisa operó sin cambios para la compra a $ 30,1 y registró una caída de 10 centésimos para la venta a $31,2.

La decisión conocida esta semana por la cual la Reserva Federal de Estados Unidos mantendrá temporalmente sin cambios las tasas de interés le saca presión al billete verde, aunque los analistas esperan por el desenlace del Brexit -que determinará si Gran Bretaña sigue en la UE-. Eso puede implicar que en el corto plazo haya una reversión de la desvalorización del dólar vista en las últimas semanas.



Populares de la sección