Productores esperan lluvias que les permitan acceder a mejores valores

Solo para lotes muy puntuales los novillos logran US$ 3 y las vacas US$ 2,70 por kilo en cuarta balanza
Los productores ganaderos aguardan lluvias que les permitan disponer de una mejor oferta de pasturas y retener las haciendas a la espera de precios mejores, tras las bajas en los valores que estableció la industria.


Juan Andrés Dutra, director de Dutra Hermanos, explicó a El Observador que durante la última semana los precios descendieron, "un poco por la falta de agua y porque aumentó la oferta".


Añadió que "hay plantas industriales que compran de una semana para otra y otras están un poco más compradas y dan entradas para dentro de 10 a 15 días".


Todas las plantas pasan los mismos valores, sin demostrar que precisan ganado, en una pulseada donde la industria tiene a favor la acumulación de varios días sin precipitaciones, indicó.


En materia de precios como referencia, para el caso de los mejores novillos se consiguen de US$ 2,95 a US$ 3 el kilo, aunque llegar a esos US$ 3 es muy difícil. En el caso de la vaca, por las mejores se pueden lograr excepcionalmente US$ 2,70 el kilo, pero en el caso de vacas muy buenas y con poco flete, dijo el rematador.

Si las lluvias anunciadas se concretan, enseguida los campos mejorarán la oferta de pasto y se retendrán los ganados.

Mencionó que la reposición "se mantiene firme, hay muy poco ganado ofrecido, estamos en uno de esos momentos en los que recibimos llamadas de colegas que precisan ganado; la industria no va paralela con la reposición".


Las faenas siguen altas, pero con poca oferta de ganado de pastura, "incide demasiado el tema de los encierros, tanto los propios de las industrias como los particulares que tienen contrato".


En lo climático, se esperan las lluvias anunciadas para estos días. De concretarse, "harán que los campos de inmediato revienten, los productores retengan los ganados y los precios suban".


Admitió que hay gente que en muchas zonas ya "está nerviosa" por la falta de agua.


Finalmente, puntualizó que en los lanares "se venía embarcando en forma fluida, pero ahora que están trabajando las cuadrillas kosher se frenó de golpe y se está dificultando la colocación. Esperemos que en diciembre se pueda revertir".

Acerca del autor