Promueven la certificación Kosher como "herramienta de marketing"

Vegetarianos e intolerantes a la lactosa también se interesan por este sello que otorga el Comité Central Israelita

Las normas que definen qué puede ser ingerido y qué está prohibido para la religión judía, el cashrut, son una llave dispuesta a cerrar o abrir mercados internacionales, especialmente en los Estados Unidos e Israel. Por esa razón, cada vez más las empresas adaptan sus procesos productivos para respetar esta tradición que cuenta con una historia de 4.000 años, pero que hoy gana adeptos en terrenos tan insospechados como el público vegetariano, el musulmán o el de los intolerantes a la lactosa.

El pasado miércoles, la Cámara de Comercio Uruguayo Isreaelí y la agencia de promoción Uruguay XXI, realizaron un taller para promover la certificación Kosher en empresas alimenticias uruguayas. Este sello, que en Uruguay otorga el Comité Central Israelita (CCIU), indica que un producto fue elaborado siguiendo las normas judías del cashrut.

Dentro de esta tradición, para que una carne sea admitida para su consumo (kosher) el animal debe ser totalmente sano, y ser faenado siguiendo un proceso que reduce su sufrimiento, como el uso de cuchillos afilados sin imperfecciones. Además, solo pueden ser kosher las carnes de rumiantes con pezuñas partidas y hendidas, y los peces con aletas y escamas, quedando prohibidos los moluscos y mariscos. Las grasas de origen animal, en tanto, no están permitidas, ni tampoco lo está el mezclar carnes con leche.

En la actualidad el mercado de los alimentos kosher (aquellos aptos para el consumo según la tradición judía) mueve más de US$ 20.000 millones anuales y crece a un ritmo de entre un 12% o 15% año tras año desde hace una década, según datos de la Cámara de Comercio Uruguayo Isreaelí.

Para el coordinador rabínico de la Orthodox Union de Estados Unidos, Seth Mandel, este crecimiento no se explica solo por el aumento de la comunidad judía, sino también por la llegada de un tipo de consumidor que ve en esta certificación un "sello de calidad".

El representante de una de las mayores organizaciones que otorga este tipo de certificaciones a nivel mundial, la norma que prohíbe el uso de grasas animales para la elaboración de alimentos atrajo a los vegetarianos y a quienes procuran un estilo de vida más saludable; y el veto al uso de preparaciones con carnes y leche al mismo tiempo, atrajo a los intolerantes a la lactosa.

Cuando una empresa obtiene la certificación kosher, esta debe someterse a una “auditoría” periódica por parte de un grupo de rabinos en la que se controla el estado de los alimentos, las condiciones de higiene de la planta donde se producen y la veracidad sobre los ingredientes que figuran en las etiquetas.

Por eso, para el Gran Rabino del Uruguay, Ben-tzion Spitz, el certificado es un “sello de confianza”, que cobra especial importancia cuando se pretende ingresar a un nuevo mercado.

Según explicó la presidenta de la Cámara de Comercio Uruguay-Israel, Julie Rothschild, esta certificación permitirá a las empresas ampliar el público a aquellas personas que solo consumen productos kosher a nivel local, y fundamentalmente a nivel mundial. “La industria kosher es un mercado muy amplio, y hay lugar para los productos uruguayos”, señaló Rothschild, y agregó que la intención de la cámara es promocionar esta certificación como “herramienta” para entrar en mercados internacionales, fundamentalmente a Israel y Estados Unidos, donde viven 6 millones y 5,7 millones de judíos respectivamente.

En Uruguay, hay cerca de una veintena de empresas locales que ofrecen productos con certificación Kosher para consumo interno y exportación. Entre las más destacadas se encuentra Conaprole, Pagnifique, La Sin Rival, Los Nietitos, entre otros. En el sitio www.kasher.uy se ofrece una lista de productos que fueron producidos según la tradición judía. En ella, se pueden encontrar tanto marcas locales como internacionales.

Uruguay tendrá presencia en la feria Israfood de Tel Aviv

La Cámara de Comercio Uruguayo Isreaelí (CCUI) invitó a empresas de la industria alimenticia local a participar con un stand de Uruguay en la feria de alimentos Israfood en Tel Aviv del 29 de noviembre al 1 de diciembre de 2016 . Será la primera vez que se presentarán empresarios locales en esta feria a la que asisten 20.000 personas, desde chef hasta dueños de grandes superficies e importadores.

El stand contará con la visita del ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, que estará de visita oficial en Israel en esos días, indicó la Cámara en un comunicado.

La presidente de la CCUI, Julie Rothschild, dijo a Café & Negocios, que el objetivo de la cámara para este año es tratar temas de comercio de alimentos y biotecnología, y tanto el fomento de la certificación kosher como la participación en esta feria internacional, por primera vez, es parte de esa planificación anual.

Rothschild apuntó que si bien es posible exportar a Israel sin certificación kosher, es “mucho mayor” el mercado que se abre si se venden productos que respeten las tradiciones judías.


Populares de la sección

Acerca del autor