Proponen que el aeropuerto de Carrasco se llame Jorge Batlle

Recuerdos y anécdotas en homenaje que se realizó este martes al fallecido expresidente colorado

Por unas horas, los senadores dejaron a un lado sus diferencias y no dudaron en aplaudir los discursos de sus rivales políticos en la sesión que este martes rindió homenaje al expresidente Jorge Batlle, fallecido el mes pasado. Fue el último presidente colorado y el primero en morir de los que ocuparon ese cargo desde el retorno de la democracia en 1985.

En las barras estaba Mercedes Menafra, la viuda de Batlle y con quien el exmandatario compartió sus últimas tres décadas; y estaban sus hijos y otros familiares que cada tanto, con discreción, se secaban las lágrimas. También estaba el expresidente Julio María Sanguinetti, su esposa la historiadora Marta Canessa; el exvicepresidente Luis Hierro López con quien Batlle integró la fórmula en 1999 que lo llevó a la primera magistratura, y había exministros y dirigentes colorados de la vieja guardia.

La defensa de la libertad con la que Batlle recorrió su vida política fue el denominador común de los discursos de todas las bancadas.

Los senadores, líderes de sus partidos, no dudaron en engrandecer la figura del expresidente que "cantaba la justa". Todos tenían anécdotas que contar que vivieron con el expresidente a quien que le tocó enfrentar una de las peores crisis financieras del país.

En la pantalla del Parlamento se mostraba una foto de Batlle con los brazos levantados y con la banda presidencial cruzándole el pecho.

Aeropuerto

El primero en hablar fue el senador colorado José Amorín. Contó que la primera vez que habló mano a mano con Batlle fue a fines de 1973 cuando se recibió de bachiller. Batlle lo llamó y le dijo que tenía muchos libros para regalarle. "Jorge nos hablaba de la libertad, de lo que iba a pasar en los próximos años y de lo que podíamos hacer para volver a tener libertad", contó Amorín sobre el período donde a la fuerza entró la dictadura.

"Siempre decía que no debe dar vergüenza tener pocos votos en una elección sino no luchar por las cosas que uno cree", recordó Amorín.

"En 1994 pierde la elección, la peor elección de su vida. Lo fui a visitar. Para muchos una vez más era el fin de su carrera política. Pero ese gigante no se caía. Se levantaba y seguía".

En su quinto intento Batlle logró llegar a la Presidencia en el año 2000. Amorín destacó la visión de estadista con que enfrentó problemas y mencionó que "sería una magnífica idea" que el aeropuerto internacional de Carrasco se pase a llamar Jorge Batlle.

"Tuvimos una enorme discusión por la concesión del aeropuerto de Carrasco, que hoy es un orgullo para Uruguay. Y quiero resaltar el gesto de Tabaré Vázquez, que cuando se inauguró el aeropuerto llamó a Batlle para cortar la cinta inaugural. Y he recibido muchas solicitudes para que el aeropuerto llevara su nombre", afirmó Amorín.

Mensajes

Desde la bancada blanca, el senador nacionalista Luis Lacalle Pou destacó la coherencia de Batlle." Y no era una coherencia silenciosa, era estridente porque siempre decía lo que pensaba. Era un enamorado de la verdad. Verdad que seguramente fue causa de fracasos electorales y quiero pensar que también fue causa de su éxito después de tanto esfuerzo. Conmigo fue particularmente afectivo", afirmó.

Por el Frente Amplio expuso el senador Rafael Michelini. Su padre, Zelmar, asesinado en la dictadura, fue también una figura del Partido Colorado. "Se mezclan la figura de Batlle y la de mi padre en lo que ha sido la vida de todos nosotros. Se mezclan las tristezas y las libertades. Jorge Batlle muy de chico terminó en la Argentina producto de la dictadura de Terra", recordó Michelini. "¿Cuál es la frase que lo pinta de cuerpo entero?. Voy a tomar riesgo porque mis palabras no valdrían nada si no lo hiciera. Voy a comparar, no en su trayectoria ni ideas pero sí en la esencia con lo que fue ese político francés André Malraux, que fue 12 años ministro de cultura de Charles De Gaulle, que cuando se lo tuvo que recordar, se lo recordaba como el hombre de las libertades. ¿Qué fue Jorge Batlle? Fue el hombre de las libertades. Porque la libertad fue su bandera, su esencia, su norte, y es el legado que a todos nos ha dejado", afirmó el senador del Frente Liber Seregni.

El senador por el Partido Independiente, Pablo Mieres, dijo que "Jorge era todo lo contrario a la demagogia" y lo recordó por su honestidad y franqueza. "No hay duda de que sus sentimientos, su forma de actuar en el acierto o en el error, siempre estuvo puesto su acento en pensar que era lo mejor para el país", dijo Mieres.

Los aplausos se sucedían.

El senador Jorge Larrañaga no sólo conocía a Jorge Batlle de la arena política sino también del Hipódromo de Maroñas, a donde ambos iban a ver carreras de caballos. Incluso el senador blanco utilizó expresiones del turf para recordar al expresidente colorado.

"Estaba siempre en el yunque de la construcción nacional".... "Vaya si lo sentimos en el 94 cuando apareció y nos sacó en el disco la victoria de nuestra colectividad", dijo Larrañaga.

En esas elecciones los colorados ganaron con una diferencia de 20 mil votos sobre los blancos.

Larrañaga repasó aspectos de la carrera política de Batlle y mencionó a "extraordinarios ciudadanos" que ocuparon lugares clave en la crisis como los ministros de Economía, Alejandro Atchugarry e Isaac Alfie, y Ariel Davrieux que estaba al frente de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto a la que los intendentes iban a pedirle plata. El senador aliancista recordó que votó a Batlle e hizo campaña por él. "Puedo decir que no me defraudó", afirmó Larrañaga.

Cierre

El senador colorado Germán Coutinho agradeció las expresiones de los demás partidos, y señaló que Batlle "fue el líder de la renovación ideológica", un hombre que era "espontáneo y no se callaba nunca". "Se fue Jorge, el que te cantaba la justa, el que peleó y luchó en las más difíciles, el que nunca se entregaba, el que con viento en contra duplicaba todo su esfuerzo. Se nos fue Jorge que dedicó su vida al país y a su partido" dijo Coutinho.

El último en hablar fue el último candidato presidencial colorado, Pedro Bordaberry quién fue ministro de Batlle.

. El valor de la libertad para Batlle "fue el centro de su vida". "El fue esencialmente un hombre libre, vivió en libertad. Y por eso no se privaba de decir lo que pensaba". "Decir la verdad le costó elecciones", afirmó Bordaberry.

Recordó anécdotas como cuando fueron juntos a Bella Unión y le dijo a los cañeros que "la caña de azúcar no se puede plantar acá". "En Bella Unión se los dijo", y les sugirió transformarse y plantar tomates cherry. O cuando estando en Estados Unidos con Jeb Bush, hermano del presidente George Bush, les recomendó que insistieran con el ALCA que estaba fracasando.

Bordaberry contó que Batlle tomó una hoja del hotel y dibujó a Estados Unidos con flechas hacia dónde tenía o debía tener Tratados de Libre Comercio. Esas flechas iban a Canadá, a México, a Centroamérica, Colombia y otras dos llegaban a Argentina y Uruguay. "Ustedes tienen que seguir negociando TLC. Llévele esto a su hermano", le dijo Batlle a quien era el gobernador de Florida.

Bordaberry, como otras veces lo ha hecho en el Senado, recurrió al escritor Jorge Luis Borges para cerrar su intervención. " La muerte es una vida vivida", escribió el poeta argentino..."y eso fue Jorge Batlle", afirmó el líder de Vamos Uruguay.

Los aplausos volvieron a resonar y varios senadores saludaron con un leve movimiento de cabeza a la familia Batlle.


Populares de la sección

Acerca del autor