Proteccionismo de Trump acerca al Mercosur con la Unión Europea

Con EEUU más ausente, la Unión Europea y los países de la región avanzan en la negociación por un TLC.
El repliegue proteccionista estadounidense que el presidente Donald Trump llevó consigo a la Casa Blanca obligó a sus socios europeos a comenzar la búsqueda de alternativas comerciales y abrió la cancha para otros jugadores que hasta el momento esperaban en el banquillo.

Ese efecto le dio un nuevo impulso a las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea para la concreción de un Tratado de Libre Comercio (TLC), valoró una fuente de la cancillería consultada por El Observador. Los europeos mantienen la decisión política de avanzar en las negociaciones con el Mercosur con una determinación que no habían exhibido en acercamientos anteriores y para este año se espera una agenda cargada de encuentros entre las partes.

En la reunión técnica de la semana pasada en Bruselas se lograron "avances" en algunos temas, informó ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, durante el lanzamiento oficial de lo que será el primer foro de inversiones europeas en Uruguay el 21 y 22 de junio.

El encuentro de las delegaciones en la capital belga fue preparatorio de la reunión extendida que mantendrán en Buenos Aires entre el 20 y 24 de marzo, cuando todos los grupos de trabajo se reúnan en la capital argentina.

Durante la reciente visita de Estado a Alemania, el presidente Tabaré Vázquez y la canciller Angela Merkel manifestaron su intención de que las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea avancen con rapidez ante la política proteccionista estadounidense que congela los vínculos comerciales con el bloque europeo.

Merkel afirmó que si no se llega a un entendimiento con el nuevo gobierno de Estados Unidos, la UE deberá avanzar en forma rápida para lograr acuerdos comerciales con otros países. "Como Unión Europea, quizás si no hacemos progresos, o solo un progreso lento -tendremos que ver- con Estados Unidos, entonces tendremos que negociar otros acuerdos rápidamente", dijo la canciller alemana en conferencia de prensa.

Ayer Nin Novoa volvió a subrayar el papel protagónico de Uruguay para el impulso del TLC que ahora, por primera vez, cuenta con el apoyo de Argentina y Brasil de manera conjunta. "Uruguay ha sido y sigue siendo un ferviente impulsor de las negociaciones Mercosur-Unión Europea, las cuales buscan intensificar los vínculos comerciales y de cooperación entre ambos bloques", dijo Nin Novoa ante los principales representantes de los países que integran el bloque, entre ellos el Reino Unido.

En ese sentido, el canciller fue enfático al remarcar que en un momento en el que el proteccionismo "no le hace bien a nadie" (en referencia a Estados Unidos), Uruguay se ofrece como un espacio de comercio e inversión calificado. "En este contexto internacional complejo, difícil, pautado por amenazas sombrías en el horizonte y con anuncio de prácticas proteccionistas que no le hacen bien a nadie (...) Uruguay tiene la oportunidad de encaminarse y de liderar con mayor firmeza y eficacia un vínculo renovado e intenso con las empresas europeas", señaló el ministro.

Foro de inversiones

Uruguay recibirá a unos 300 empresarios europeos que atenderán un foro de inversiones organizado por Uruguay XXI y financiado por la delegación de la Unión Europea en Uruguay. "Es una oportunidad para escuchar las experiencias de las empresas europeas ya instaladas", resaltó el director de Uruguay XXI, Antonio Carámbula.

El ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, informó que hay más de 400 empresas europeas instaladas en el país que representan más de una cuarta parte del total de compañías extranjeras presentes en Uruguay. El ministro destacó la presencia de compañías de origen finlandés, español, holandés y alemán. "A Uruguay no le ha ido mal hasta ahora en la búsqueda de nuevas inversiones porque ha sabido crear un buen clima de negocios", dijo Astori.

Por su parte, el jefe de la delegación de la Unión Europea en Uruguay, Juan Fernández Trigo, resaltó el compromiso del bloque que representa para la concreción de este tipo de actividades. De hecho, la financiación de este foro le cuesta 300 mil euros a la Unión Europea.

"Hemos tratado durante todos estos años de organizar eventos que pudieran poner de manifiesto aquello que Uruguay hace bien y que hace bien en conjunción con los europeos", dijo el embajador.

Fernández Trigo destacó que el comercio entre el bloque y Uruguay tiene un volumen de 3 mil millones de euros pero que hay margen para seguir ampliando esa cifra. En este sentido, el diplomático se comprometió a hacer todos sus esfuerzos para que la mayor cantidad de inversores potenciales concurran al evento. "Tenemos que hacer un esfuerzo por vendernos todos", concluyó.

Populares de la sección