Protestas y violencia en las calles de Francia por reforma laboral

Casi 30 personas heridas tras enfrentamientos con las fuerzas de choque
La polémica reforma laboral del gobierno francés, denominada ley El Khomri por la ministra de Trabajo que la impulsó, volvió a generar huelgas y protestas en Francia, al paralizar parte de los servicios del país, entre los que se encontraron algunos aeropuertos. París fue uno de los epicentros de las manifestaciones, que en total convocaron a más de 170 mil personas en toda Francia, según fuentes oficiales. Además, en la ciudad de Nantes se registraron varios enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los manifestantes.

Pero los enfrentamientos también involucraron a la capital del país, donde pese a los fuertes operativos policiales, varios coches y paradas de ómnibus fueron destrozados por algunas de las 15 mil personas que se hicieron presentes en las calles. Además, 28 miembros de las fuerzas de choque resultaron heridos, tres de ellos de gravedad y también 124 manifestantes fueron detenidos.

Los números provistos por el principal sindicato del país, la CGT, establecen, sin embargo, que en total cerca de 500 mil personas participaron de las manifestaciones.

Dado que la mayoría de los manifestantes eran estudiantes, el principal sindicato estudiantil condenó el "uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía", y recordó que "manifestar es un derecho".
La jornada de protesta funcionó como una prueba para medir la determinación de los opositores a esta nueva reforma del gobierno, que ya se había enfrentado a la resistencia de la población francesa el pasado 31 de marzo, cuando se movilizaron cerca de 400 mil personas en todo el país. A falta de un año para las próximas elecciones, el descontento generalizado por la propuesta de la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri, puede marcar el rumbo de esos comicios.

Esta nueva ley propone, entre otras cosas, medidas que otorgan más flexibilidad a las empresas a la hora de contratar y despedir a sus empleados, y busca funcionar como una estrategia para paliar el índice de desempleo, que ronda el 10%, y que afecta sobre todo a los jóvenes franceses.

Precisamente, este sector de la población es el más reticente a la reforma laboral, porque considera que es demasiado favorable para las empresas y un factor que aumentará la precariedad laboral de los trabajadores.

Los manifestantes pretenden volver a las calles durante la tradicional manifestación del 1º de Mayo, así como el 3 de mayo durante el inicio de los debates en el Parlamento para la aprobación de la ley.
Según una encuesta reciente, 78% de los franceses consideran que existe "un alto riesgo de explosión social" en Francia en las próximas semanas.

Además de las manifestaciones en todo el país, varios sectores realizaron huelgas parciales. Uno de ellos fue el transporte aéreo, que provocó la anulación de 20% de los vuelos en el aeropuerto parisino de Orly y el retraso de varios en el aeropuerto Charles de Gaulle, el principal del país.

A los opositores a la reforma laboral se unieron también los llamados "intermitentes del espectáculo" –profesionales de este sector en Francia que trabajan de manera discontinua– que actualmente mantienen negociaciones sobre sus subsidios de desempleo.

El movimiento Nuit Debout

El 31 de marzo no solo fue la primera de las manifestaciones contra la reforma laboral que ocurrieron en Francia, sino que fue el nacimiento del movimiento Nuit Debout. Los miembros de este movimiento concurren todas las noches a la plaza de la República, famosa por ser epicentro de las principales protestas sociales en París, principalmente para expresar su oposición a la política tradicional llevada a cabo por el presidente François Hollande.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección