Putin admite retroceso en las relaciones entre Rusia y EEUU

Presidente ruso recibió a Tillerson; conflicto sirio fue eje del encuentro
Lo que era un secreto a voces fue admitido ayer por el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en la antesala de su encuentro con el secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson. Con el telón de fondo del conflicto sirio, que en los últimos días exacerbó el distanciamiento entre Washington y Moscú, el gobernante ruso reconoció el deterioro en las relaciones entre ambas administraciones.

Putin recibió ayer en el Kremlin al jefe de la diplomacia estadounidense tras lamentar un retroceso de las relaciones entre las dos potencias desde la llegada del republicano Donald Trump a la Casa Blanca.

El encuentro, que no estaba previsto en la visita del secretario de Estado norteamericano, tuvo lugar en presencia del ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, con quien Tillerson ya se había reunido durante algunas horas para hablar sobre Siria y otros temas candentes.

La reunión se produjo después de que el presidente ruso declarara que las relaciones entre ambas potencias estaban en peor situación que en la época de la presidencia de Barack Obama.

"Se puede decir que el grado de confianza en nuestras relaciones de trabajo, especialmente en el área militar, no ha mejorado sino que, al contrario, se ha deteriorado", declaró el dirigente ruso al canal Mir 24 en una entrevista difundida ayer.

Los responsables de ambos países se enfrentaron en declaraciones en los últimos días sobre el ataque químico en la ciudad siria de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib y tras el cambio de posición del presidente estadounidense al ordenar el primer bombardeo contra el ejército sirio desde el inicio del conflicto, hace ya seis años.

Intenciones y diálogo

La visita de Tillerson a Rusia debería servir de base para la "normalización" de las relaciones entre ambos países, prometida por Trump durante su campaña electoral. Pero el ataque químico en Jan Sheijun y el bombardeo estadounidense posterior acrecentaron las tensiones entre ambas potencias.

Al inicio de la reunión, Lavrov afirmó que Rusia quiere comprender "las verdaderas intenciones" de Estados Unidos, para evitar una "repetición" del bombardeo estadounidense en Siria y trabajar en la creación de un "frente común contra el terrorismo", agregó. Además, el canciller ruso dijo que ambos países se comprometieron a luchar de manera "implacable" contra el terrorismo.

Por su parte, Tillerson, dijo querer un diálogo "abierto, franco y sincero" destinado a "aclarar más los objetivos e intereses comunes".

En tanto, Estados Unidos, Francia y Reino Unido presentaron en el Consejo de Seguridad de la ONU un nuevo proyecto de resolución, que pide la cooperación del régimen sirio en una investigación sobre el ataque y que fue vetado por Rusia.

Moscú ya había anticipado que consideraba "inaceptable" el actual proyecto y que votaría en contra.

Trump y el fin de una guerra "brutal"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer que "llegó el momento" de poner fin a la "brutal" guerra civil en Siria. Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, acompañado por el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg, Trump insistió en que resulta necesario "trabajar juntos" para resolver "el desastre que está ocurriendo" en Siria.

Trump calificó incluso al presidente sirio, Bachar Al Asad, como "un carnicero".


Fuente: Agencias

Populares de la sección