¿Qué otras series han tenido sus programas derivados?

Breaking Bad, The Walking Dead y Mentes criminales son los ejemplos más recientes


Los creadores de The Big Bang Theory se encuentran desarrollando una serie derivada (conocidas como spin-offs, en inglés) sobre la infancia de Sheldon Cooper, el personaje interpretado por el actor Jim Parsons.

La iniciativa se sumará a otros ejemplos de ficciones estadounidenses recientes que han generado nuevos programas a raíz de personajes predilectos o con el potencial suficiente para proponer una narrativa diferente a la serie original.

Breaking Bad, The Walking Dead son algunos de los programas que actualmente emiten sus propias series derivadas Better Call Saul y Fear The Walking Dead. Mientras que la primera goza de excelentes críticas y la segunda de una audiencia sostenida de 6 millones de espectadores en Estados Unidos, otros spin-offs de series populares como Friends no han tenido tanto éxito.

Series derivadas al aire

Better Call Saul (2015 en adelante)

Embed

Origen: Breaking Bad.

Premisa: Ambientada seis años antes de que Saul Goodman (Bob Odenkirk) conozca a Walter White en Breaking Bad, la serie presenta a Goodman como Jimmy McGill, un abogado de poca monta en busca de su destino que recurre a pequeños fraudes para sobrevivir.

Dónde verla: Netflix.

Fear The Walking Dead (2015 en adelante)

Embed

Origen: The Walking Dead.

Premisa: La serie se centra en el principio del apocalípsis zombie visto en The Walking Dead. El drama muestra la desintegración de la sociedad a través de los ojos de una familia de Los Ángeles interpretada por los actores Kim Dickens, Cliff Curtis, Frank Fillane, entre otros.

Dónde verla: Fox.

Mentes criminales: sin fronteras (2016 en adelante)

Embed

Origen: Mentes criminales.

Premisa: Se trata de un drama sobre la una división internacional ficcional del FBI que está encargada de impedir crímenes a estadounidenses en territorios extranjeros. Está protagonizada por los actores Gary Sinise y Alana de la Garza.

Dónde verla: AXN.

Un spin-off poco querido

Embed

Entre las series derivadas que no triunfaron más memorables se encuentra Joey, un spin-off de la popular comedia Friends. En ella, el actor Matt LeBlanc llevó a su carismático personaje a Los Ángeles en una comedia familiar que jamás alcanzó ni las risas ni el fanatismo producido por Friends.

En su momento, la serie contó con una recepción más calidad que la actual. Pese a que hoy figura en varias listas de medios como uno de los peores ejemplos de series derivadas, Joey llegó a emitir dos temporadas y LeBlanc fue nominado para un premio Emmy por su interpretación.

En una entrevista en 2015 al programa británico Radio Times, LeBlanc admitió que hoy considera al programa como un fracaso. "Estaba condenado desde el principio. La escritura de las bromas estaba bien pero el conflicto y los obstáculos en las historias no eran lo suficientemente válidas", señaló el actor. "En Friends Joey siempre era el vaso medio lleno. En Joey era el vaso medio vacío. Y eso era triste. En Friends compartía un episodio de 22 minutos con otros seis personajes. En Joey el guión era todo yo. Era mucha responsabilidad", señaló.


Populares de la sección

Acerca del autor