Qué son las calorías vacías

Es un concepto frecuentemente escuchado, pero qué son realmente, en qué alimentos se encuentran y cómo hacer para recortarlas

Los alimentos con calorías vacías son aquellos que aportan una cantidad significativa de energía o calorías, pero pocos o ningún nutriente.

Generalmente se encuentran en productos muy ricos en azúcar, harinas o grasas que, cuando se consumen frecuentemente pueden derivar en problemas de salud como diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer, etc. Las calorías vacías, además, suelen fomentar el apetito, favoreciendo el consumo excesivo y dando lugar a efectos metabólicos adversos.

De acuerdo con la licenciada en nutrición Silvina Tasat, vocal de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Nutrición, el consumo de calorías vacías proviene fundamentalmente del exceso de bebidas y jugos azucarados, bebidas alcohólicas, azúcar agregado a infusiones como el mate, y los snacks.

Las bebidas para deportistas y las estimulantes o energéticas son otra fuente de estas calorías. También lo son la miel, el cacao soluble y la mermelada, las galletitas, las golosinas, los cereales azucarados y los helados.

En el caso del alcohol, una lata de cerveza o una copa de vino tienen entre 85 y 100 calorías. Aunque el vino tiene ciertos efectos positivos en la salud, el consumo en exceso los contrarresta.

Para limitar la ingesta de calorías vacías, algunos factores a tener en cuenta son:

Reducir al máximo las harinas refinadas y alimentos procesados como galletitas, productos de panadería y repostería y snacks.

Reemplazar los jugos envasados por frutas enteras que aportan más saciedad y fibra, o, en su defecto, jugos de frutas frescas.

Incluir en la dieta habitual alimentos proteicos como carnes magras, pollo sin piel, pescado, quesos magros.

Se puede disfrutar de esos alimentos con calorías vacías siempre y cuando no formen parte de la dieta diaria o habitual y se traten de momentos programados de placer, tal como menciona Tasat.

Optar por versiones light o sin azúcar agregada de productos como gaseosas, aguas saborizadas y jugos en polvo.

Reemplazar el azúcar de mesa por edulcorantes no calóricos como stevia, sucralosa o aspartamo, entre otros.


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: La Nación