"Queremos concientizar al productor de acercarse a la gremial no solo en las crisis "

El Observador Agropecuario entrevistó al electo presidente de la Federación Rural

¿Cuál es su orígen gremial?
Hace 30 años que me inicié en el gremialismo, siempre vinculado a la Asociación Agropecuaria de Artigas, institución que llegué a presidir y que sigo integrando. Y en cuya representación soy hasta ahora consejero de la Federación Rural (FR).

Usted planteó mejorar la gestión gremial y profesionalizarla.
Queremos jerarquizar la gestión de la FR porque pretendemos hacer un gremio más fuerte. Queremos estrechar filas entre los productores y hacer un gremio como debe ser. Los que llegan a la FR tienen que ser los más capaces para defender al sector y no los que tienen la posibilidad de concurrir a la gremial. Para ello, debemos contar con una economía importante en la institución. Lo que tratamos es de profesionalizar la gestión del dirigente y facilitarle su capacitación. Además para que la FR pueda contratar los técnicos que nos permitan ir a las reuniones lo más asesorado posible.

¿Hoy es viable la propuesta?
Hoy no es posible por las limitaciones económicas de nuestra institución. El proceso de profesionalización de nuestra gremial ya empezó en los últimos ejercicios, pero ahora queremos consolidarlo. Tenemos delegados ante las instituciones público privadas que cobran viáticos, pero hay otros que no cobran. A estos últimos, por ejemplo, no le podemos pedir que vayan cada 15 días de Rocha a Montevideo o de Artigas a Montevideo a defender a los más de 40 mil productores que tiene el país. Por lo menos tienen que cobrar los viáticos. Por eso queremos concientizar al productor de acercarse a la gremial, no solo en épocas de crisis, porque en las épocas de bonanzas desaparecen los gremialistas.

¿Qué dejó el congreso de Florida?
En la jornada preparatoria, el congreso estuvo muy activo trabajando en las ponencias, pero observé un descontento muy grande sobre cómo está siendo manejado el país. Principalmente en la gestión de gobierno de empresas estatales, como ANCAP, por ejemplo. Por un lado no se aprovechó el período de bonanza y, por otro, cuando el país está en crisis quieren aumentar los impuestos al sector agropecuario y a los trabajadores. Si mejoran la gestión y bajan los costos del Estado, es mejor que seguir tironeado los impuestos.

¿Ustedes perciben una posible suba impositiva para el agro?
Nosotros tenemos que estar preparados para decirle al país que el agro no resiste ni un impuesto más, sobre todo los impuestos ciegos que le hacen mucho mal al sector y al país. Porque el productor frente a esos impuestos que gravan la tierra, se desanima, deja de invertir, produce menos, exportamos menos y es plata que redistribuimos menos en el resto de la sociedad.

¿Qué le pareció el discurso del ministro Tabaré Aguerre?
Destacó algunos puntos en los que se ha trabajado muy bien, sobre todo en la venta de carnes al exterior, con una participación muy activa del Instituto Nacional de Carnes (INAC). Habrá que trabajar mejor en gestionar la baja de los aranceles en algunos países, porque allí hay muchos millones de dólares que, de lograr esas rebajas arancelarias al nivel que tienen otros países, se podrían redistribuir en la sociedad uruguaya.

Aguerre apostó al diálogo.
El ministro prometió diálogo y yo le dije: "Ministro, le tomo la palabra". Porque nosotros entendemos que tenemos que seguir dialogando. Sobre todas las cosas ponemos a disposición del ministro las 53 gremiales, lo cual le posibilita saber en cualquier momento lo que pasa en cualquier lugar de Uruguay.

¿Alcanza con el diálogo?
El diálogo es importante, pero también advierto hacia nuestra interna gremial que necesitamos un gremio fuerte, porque muchas veces el dirigente va para adelante y cuando mira para atrás no tiene a nadie. Por eso primero tenemos que consolidar el cuadro.

Si usted fuera gobierno, ¿qué primera medida adoptaría?
Accionaría con el tipo de cambio, que entiendo nos resta competitividad. Ocurre que el gobierno está más preocupado por la inflación que por el tipo de cambio. Sobre todo nosotros que vivimos en la frontera sabemos bien de qué estamos hablando. Hoy en Artigas se puede observar que la mayoría de los comercios han cerrado y del lado brasileño los comercios florecen como en primavera. Uruguay no está siendo competitivo y, en lugar de exportar, importamos.

Pero el economista Ignacio Munyo dijo que el dólar se valorizó al doble que la inflación.
En la frontera los productos brasileños y argentinos están más baratos que los nuestros. Por lo tanto, tenemos que cuidar la competitividad en Uruguay, sobre todo en los servicios que son muy caros, como también los combustibles y la energía. Nos quitan las ganas de invertir. Si el productor va a regar se encuentra que la electricidad es más cara que en Brasil y pasa lo mismo con el combustible, por ejemplo.


FICHA PERSONAL

Jorge Riani, tiene 56 años, es casado y tiene dos hijas. Es ingeniero agrónomo, administrador de establecimientos agropecuarios y presidente de la Cooperativa CALA de Artigas. Es hincha de Nacional.

Populares de la sección

Acerca del autor