Reclamo de tarifas que acompañen el esfuerzo productivo

Los productores se preguntan para qué están trabajando si no logran una rentabilidad adecuada
Es posible que las tarifas públicas, tomando como base 100 desde el año 2005 hayan bajado en términos reales, según lo ha difundido el subsecretario de Economía Pablo Ferreri, pero las expectativas que tienen los productores con el crecimiento alcanzado es que con las tarifas más bajas la rentabilidad entonces tendría que ser mayor y no es así, destacó a El Observador el secretario de la Cámara Uruguaya de Productores de Leche (CUPL), Darío Jorcin.

Explicó que su rentabilidad como productor frente al patrimonio y el capital que dispone es menor que en el 2005. ¿Por qué se da entonces esa situación a la inversa?, se preguntó. Ocurre que un campo en el 2005 valía cerca de US$ 2.000 la hectárea y luego de una década ese campo tiene un precio de US$ 6.000 a US$ 7.000, pero la rentabilidad que se logra con ese patrimonio menor. Por lo tanto, "estamos luchando por tener una rentabilidad frente a lo que invierte para producir".

Jorcin opinó que a lo mejor ese valor del patrimonio hace al productor más rico, porque lo que tiene vale más, pero ningún productor vende su capital para poder sobrevivir. Lo que quiere es hacer trabajar ese capital, pero si ese capital tiene una rentabilidad negativa o de 1% , cuando en el banco se obtiene también esa rentabilidad o parecida y sin trabajar, ¿para qué trabajamos entonces?", enfatizó.

Sostuvo que, por lo tanto, es necesario que las tarifas públicas acompañen el esfuerzo productivo. Es claro que a esta altura las rentabilidades son más bajas y en el caso de la lechería son negativas. Y con rentabilidad negativa el productor no puede soportar mucho tiempo, lo que trae aparejado desempleo y cierre de tambos.

"Solo en mi zona de Colonia cerraron tres tambos que ordeñaban cada uno 1.000 litros por día y generó que quedaran desempleadas unas 10 personas", sostuvo.

En la misma línea, el productor Andrés Camy mencionó solo dos datos a El Observador frente a lo mencionado por Ferreri: "en diciembre de 2014 cobraba por la leche que remitía $ 11 y en este 2016 cobra $ 7,80; que cada uno saque sus cuentas", sostuvo.

Acerca del autor