Reina de un carnaval más inclusivo

Pamela Blanco se impuso en una elección que se despegó de los clásicos concursos de belleza
La nueva Reina del Carnaval es de Santa Catalina, del Cerro, hincha de la murga La Margarita, de la comparsa Cuareim 1080 y de Rampla Juniors. Se llama Pamela Blanco, tiene 25 años, en mayo se recibirá en la Universidad Católica como enfermera y tiene una hija de casi tres años, Emilia Margarita, que apenas su mamá fue electa la llevaron al escenario para que le diera su primer abrazo y beso con la corona puesta.

Próximo a la medianoche del lunes, Pamela fue electa Reina del Carnaval de 2016, en un espectáculo conducido por Tania Tabárez y Noelia Campos que se extendió durante tres horas, con 3.500 personas en el Teatro de Verano.

Pamela es la primera reina electa en el marco de la vigencia de un novedoso reglamento, impuesto por las nuevas autoridades de la Intendencia de Montevideo, que establece cambios muy notorios en relación a las anteriores elecciones.

Entre otras modificaciones, que generaron una elevada dosis de polémica, se permitió la participación de aspirantes transexuales –hubo una candidata a Reina de las Llamadas y otra a Reina de las Escuelas de Samba– y con discapacidades: una joven sorda fue electa Segunda Vice Reina del Carnaval y fue premiada por el intendente Daniel Martínez en una emotiva instancia.

No hubo límite de edad para participar. La Reina de las Llamadas, en otro caso diferencial a lo de años anteriores, tiene 34 años.

Las 37 participantes se fueron presentando a sí mismas ante el público y el jurado, no lo hizo un "maestro de ceremonias", y no lucieron el clásico brazalete con un número identificatorio.

En la emisión por TV Ciudad y ante los espectadores presentes en el Ramón Collazo, expertas en el lenguaje de señas fueron exponiendo todo lo que se expresaba.

Se permitió que exreinas del carnaval volvieran a postularse y no hubo representantes de empresas privadas en el jurado, que tampoco tuvo presidente y fue el mismo para elegir a las tres reinas y no uno para cada corona.

Las aspirantes no realizaron los tradicionales desfiles, al estilo de los concursos de belleza. Bailaron al ritmo clásico de cada reinado (samba, candombe y murga) en participaciones que se alternaron con espectáculos de danzas urbanas, equilibrio y malabarismo y la actuación de Julieta Rada.

Otro detalle es que la cuerda de tambores y la batería de murga que participaron fueron integradas exclusivamente por mujeres. Y ambas candidatas trans se presentaron con el nombre que ellas eligieron, no con el originalmente impuesto.

Las nuevas reinas


Pamela ya había intentando dos veces ser la reina, sin quedar entre las tres mejores. Este año lo logró justo en el que se ha denominado como la primera elección de reinas inclusiva. "Es un orgullo representar a todos los carnavaleros y es especial que me pase en este carnaval, con tantos cambios para mejorar, me encanta todo lo que vivimos con todas las chiquilinas, todos los talleres que hicimos, todo lo que aprendimos y disfrutamos", comentó a El Observador.

Como Primera Vice Reina del Carnaval fue electa Dahiana Romero y como Segunda Vice Reina Danna Báez.

El jurado, mandatado por el reglamento, priorizó a lo estético aspectos tales como el conocimiento en temas carnavaleros, la comunicación con el público y las opiniones en temas como la inclusión y la igualdad de género.

Para la edición de 2017 se profundizarán algunos cambios en el reglamento de la elección de las reinas.

Se seleccionó a Leticia Reyes como Reina de las Llamadas, quien ya había sido Segunda Vice Reina en 2002.

"Lograrlo ahora, con mucho más conocimiento de carnaval que es algo que exige el concurso, es algo que lo disfruté mucho", dijo, a la vez que celebró las modificaciones involucradas en el reglamento: "Es el año del cambio, había que dar este paso para cambiar las cabezas, es un paso bien grande el que se dio y ser parte de esto es muy lindo", manifestó.

Leticia es del barrio Tres de Abril y ha desarrollado actividades teatrales enfocadas en la temática de la inclusión con el grupo La Loca Compañía, fue vedete de Tronar de Tambores de 2009 a 2013 y en los últimos dos años salió en Lumbó, de San José, siendo la mejor vedette de las Llamadas del Interior, en Durazno, en 2014.

Primera Vice Reina fue electa Angie Garín y Segunda Vice Reina de las Llamadas fue Maira Rosas.
Como Reina de las Escuelas de Samba fue elegida Fiorella Saravia, de 23 años y vive en Goes. Trabaja en un call center y estudia medicina. Integra dos escuelas de samba, Liverasamba, de Libertad (San José) y Bambas da Costa de Ouro, de Atlántida (Canelones).

"Ser la reina ya en la primera vez que me presento es especial, sobre todo valoro que me pasó en este elección con tantos cambios", indicó. A propósito, "fue preciosa la experiencia de aprender a comunicarnos con Danna", la chica sorda, "y también pese a toda la polémica que hubo fue realmente muy linda la convivencia con las chicas trans", comentó.

Romina De León fue elegida Primera Vice Reina de las Escuelas de Samba y Florencia Brum como Segunda Vice Reina.

Las aspirantes participaron de talleres que tuvieron por objetivo capacitarlas en diversos aspectos relacionados con la cultura y diversos valores.

A la cancha


Las reinas encabezarán, en una carroza especial, los tres desfiles del carnaval montevideano. Mañana lo harán en el Desfile Inaugural por la 18 de Julio; el viernes 22 en el Desfile de Escuelas de Samba, por la misma avenida; y el jueves 4 y viernes 5 de febrero en el Desfile de Llamadas, en ese caso por las calles Carlos Gardel e Isla de Flores.

Cada Reina recibió, entre otros premios, $ 31.000 de parte de la Intendencia de Montevideo, cada Primera Vice Reina obtuvo $ 28.000 y cada Segunda Vice Reina $ 26.000.

El jurado lo integraron Martín Nessi, Fabiana Goyeneche, Cristhian Di Candia, Beatríz Santos, Niusa Da Silva, Katya Zakarián, Benita Rodríguez, Yaqueline Benedetto y Nora Suárez.

Populares de la sección

Acerca del autor