Revelan detalles del accidente del Chapecoense e identifican cuerpos

La falta de combustible en el avión que trasladaba al equipo brasileño es la principal hipótesis
Anoche el pequeño club brasileño de fútbol Chapecoense pensaba jugar la primera final de la Copa Sudamericana en el Atanasio Girardot de Medellín. En cambio, a esa hora el estadio estaba vestido con flores, velas y prendas blancas por las vidas y los sueños destruidos de los jugadores, los dirigentes y los hinchas que viajaban en el avión de la compañía Lamia que se estrelló el lunes a la noche, un accidente en el que casi todos murieron.

Forenses identificaron ayer a las primeras 45 personas de las 71 víctimas fatales, mientras que grabaciones revelaron que el piloto reportó emergencia por falta de combustible y pidió desesperadamente permiso para aterrizar.

La tragedia aérea es la peor en Colombia en más de dos décadas y la más grave en la historia del fútbol brasileño.

Solo seis de los 77 ocupantes –tres jugadores, un periodista y dos miembros de la tripulación– sobrevivieron al accidente, ocurrido en una zona montañosa del noroeste de Colombia camino hacia Medellín.

Una grabación entre el piloto y la torre de control del aeropuerto José María Córdova, divulgada ayer en redes sociales y cuya autenticidad fue confirmada por la aeronáutica colombiana, reveló que el avión se declaró en emergencia por falta de combustible y una falla eléctrica.

Audio Original conversación entre piloto avión de Chapecoense y torre de control

"Tenemos una emergencia de combustible señorita, por eso le pido de una vez curso final. Solicito descenso inmediato. Lamia 2933 está en falla eléctrica total, sin combustible, vectores, vectores", dijo el piloto antes del siniestro, según se escucha en la grabación divulgada en varios medios de comunicación.

Una de las principales hipótesis de las investigaciones en desarrollo es que el avión British Aerospace Avro RJ85 se quedó sin combustible y que la tripulación intentó aterrizar, pero se estrelló a 17 kilómetros de la pista. La aeronave no explotó ni se incendió y en el lugar del impacto no se encontraron residuos de combustible.

El testimonio de Juan Sebastián Upegui sobre el aparato siniestrado en Antioquia

Juan Sebastián Upegüi, miembro de la tripulación de un avión de la aerolínea Avianca que estaba próximo a aterrizar en el momento del siniestro, relató a sus amigos por WhatsApp que el piloto de la aeronave que se estrelló alcanzó a declararse en emergencia por falta de combustible.

"Le dijo a la controladora: 'Solicitamos prioridad para proceder a la pista, solicitamos prioridad para pasar a localizador, tenemos problemas de combustible'", contó en la conversación personal que se hizo viral y cuya autenticidad fue confirmada por Avianca.

Despedida para los héroes

Colombia honra a víctimas de tragedia del Chapecoense

El Chapecoense es un pequeño equipo de fútbol que en 2009 estaba en la Serie D del campeonato brasileño, y hazañosamente llegó a la primera división –primero– y a la final de la Copa Sudamericana –después–.

Luego de años batallando en las ásperas divisiones inferiores del fútbol brasileño –donde no hay cámaras ni gimnasios y los salarios, cuando llegan, son fruto del equilibrio de las ahogadas directivas–, la joven Chape había conseguido conquistar al fin a su gente. La ciudad de Chapecó, en el estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, tiene apenas 200 mil habitantes y a los jugadores del cuadro, sus héroes, era común cruzárselos por la calle.

Chapecó le lloró a sus héroes

Es por ello que el club prepara un velatorio colectivo en el estadio Arena Condá para que unas 100 mil personas puedan despedirse de los ídolos que perdieron en el trágico accidente que ha detenido a la ciudad.

Todo Chapecó iba a estar pegado anoche al televisor para ver el cruce ante el Atlético Nacional, mientras muchos preparaban sus camisas verdinegras para viajar a Curitiba la próxima semana.

Ahora, sin embargo, se preparan para recibir a sus muertos.

A la espera de que los cuerpos sean repatriados de Colombia y transportados por un avión de la Fuerza Aérea Brasileña, el club dijo no poder poner fecha al acto, que dependerá también del deseo de las familias.

Todavía sin entender su desgracia, Chapecó amaneció el miércoles con el silencio del duelo. Pese a las cintas negras que cuelgan de los edificios y estatuas que vertebran la ciudad, nadie quiere creer todavía lo que ocurrió en la lejana Medellín.

De heridos, golero es el que está peor

El golero suplente del Chapecoense, Jakson Follmann, es el que está más grave entre los sobrevivientes del accidente aéreo, con una pierna amputada y la otra con posibilidad de que se le tenga que amputar un pie, informó ayer el club del fútbol brasileño. Seis personas sobrevivieron a la tragedia.

Además de Follmann, los jugadores Alan Ruschel y Helio Neto seguían internados, al igual que un periodista. Neto estaba ayer "en estado crítico, pero estabilizado y con buenas perspectivas de recuperación". Ruschel fue sometido a una cirugía en la columna vertebral. Dos tripulantes bolivianos están fuera de peligro.

Silencio en la Liga

El clásico Barça-Real Madrid que se disputará este sábado en Barcelona, así como los demás partidos del campeonato de fútbol español, tendrán un minuto de silencio en memoria de las víctimas del avión estrellado.

Un venezolano es dueño del avión

avión Chapecoense

El avión que se estrelló el lunes en Colombia con un saldo de 71 muertos es propiedad de un empresario venezolano y lo operaba, en alquiler, una pequeña aerolínea boliviana especializada en el transporte de equipos de fútbol.

La aeronave es la única operativa de Lamia Bolivia, una compañía de vuelos chárter con 12 empleados que hace apenas unas semanas trasladó a la selección de fútbol de Argentina a Brasil. También en esa aeronave viajó la escuadra de Venezuela a Colombia en agosto, confirmó la compañía.

"Hemos hecho muchos vuelos (...) El avión estaba completamente operable, dentro de los parámetros normales y con las inspecciones correctas", dijo Gustavo Vargas, gerente de Lamia Bolivia.

La empresa era propiedad del piloto fallecido, Miguel Quiroga, y de Marco Rocha, capitán retirado de las Fuerzas Armadas de Bolivia, indicó la compañía.

El avión era el único que operaba de tres aeronaves de la flota de Lamia Bolivia, que alquilaba a Ricardo Albacete, un empresario venezolano que antes ejerció funciones políticas.

Albacete alquilaba los aviones luego de fundar una aerolínea que también llamó Lamia en Venezuela en 2010. En una entrevista, Albacete dijo en 2011 que Lamia era iniciativa del exgobernador del estado Mérida Marcos Díaz, un político del Partido Socialista cercano al fallecido Hugo Chávez, quien incluso fue quien sugirió el nombre.

Lamia Bolivia, una entidad corporativa separada, informó que alquiló tres aviones al empresario venezolano, pero dos de ellos están en mantenimiento.

Albacete dijo estar "muy afectado" por el accidente, informó el martes un sitio de medios en español, El Confidencial.

El empresario ejerció hasta fines de la década de 1990 como senador suplente, representando al estado Táchira, postulado por el pequeño partido de izquierda La Causa R, dijo uno de los líderes de esa tienda política, Andrés Velásquez.

13.000

personas de todo Brasil hicieron la solicitud para ser socias del club Chapecoense en las 24 horas posteriores al accidente aéreo.

Fuente: Agencias

Populares de la sección